INTERNACIONAL
16/10/2014 10:53 CEST | Actualizado 17/10/2014 11:52 CEST

El hambre en el mundo, en 10 datos

GTRES

En el mundo hay 805 millones de personas que pasan hambre, 17,5 veces la población total de España. Son 37 millones menos que el año pasado pero muy lejos de la meta de "hambre cero" que se marcó en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), cuyo plazo vence a finales de 2015. El Índice Global del Hambre (GHI) 2014 ha puesto de manifiesto que, aunque desde 1990 el número de personas hambrientas se ha reducido en un 39%, el nivel sigue siendo "serio".

Los niveles más altos de hambre se dan en el África subsahariana y en el sur de Asia, que también han registrado las mejoras absolutas más fuertes desde 2005. Por contra, los niveles de hambre son "extremadamente alarmantes" o "alarmantes" en 16 países, la mayoría de ellos subsaharianos, con Burundi y Eritrea a la cabeza.

Según los datos de la ONU, 63 países en todo el mundo han logrado la meta de "hambre cero" en sus territorios. Este jueves se celebra el Día Mundial de la Alimentación y el Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU ha resaltado los beneficios que conllevaría acabar con el hambre en todo el globo.

"Mientras que el hambre crónica impide a la gente alcanzar su pleno potencial, el hambre cero lo cambia todo. Con ella, los niños pueden permitirse soñar, las comunidades pueden lograr su autosuficiencia y los países en vías de desarrollo pueden hacer inversiones a largo plazo que beneficiarán a generaciones"

Para poder alcanzar este objetivo hay que tener en cuenta una serie de datos clave:

1. AFECTA A UNO DE CADA NUEVE HUMANOS

Unos 805 millones de personas en todo el mundo no tienen alimentos suficientes para llevar una vida activa saludable, lo que representa aproximadamente a una de cada nueve personas a nivel mundial.

2. LOS GRANDES AFECTADOS

La gran mayoría de las personas que pasan hambre viven en países en vías de desarrollo, donde el 13,5% de la población está desnutrida.

3. DOS TERCIOS DE LOS ASIATICOS LA PADECEN

Asia es el continente con más personas hambrientas, dos tercios del total. Aunque el porcentaje en el sur del continente ha caído en los últimos años, en la parte occidental se ha incrementado ligeramente.

4. UNO DE CADA CUATRO SUBSAHARIANOS PASA HAMBRE

El África subsahariana es la región con el porcentaje superior de población hambrienta. Aquí, una de cada cuatro personas está desnutrida.

5. MÁS DE TRES MILLONES DE NIÑOS MUERTOS

Una mala nutrición provoca casi la mitad (45%) de muertes en menores de 5 años, unos 3,1 millones cada año.

6. 100 MILLONES DE NIÑOS NO PESAN LO QUE DEBERÍAN

Uno de cada seis niños, unos 100 millones, en los países en vías de desarrollo están por debajo de su peso.

7. NIÑOS RAQUÍTICOS

Uno de cada cuatro niños en el mundo está raquítico, una proporción que en los países en desarrollo puede llegar a uno de cada tres.

8. SE CEBA CON LAS MUJERES

Si las mujeres agricultoras tuvieran el mismo acceso a recursos que los hombres, el número de hambrientos en el mundo podría reducirse en hasta 150 millones.

9. AL COLE CON HAMBRE

Cerca de 66 millones de niños en edad escolar de primaria asisten a clase con hambre en los países en vías de desarrollo, 23 millones de ellos en África.

10. HACEN FALTA MÁS DE 2.500 MILLONES

El PAM calcula que hacen falta 3.200 millones de dólares (más de 2.507 millones de euros) para atender a los 66 millones de niños que van a clase con hambre.

Ocho cosas que el hambre cero puede hacer por el mundo, según la PAM

  1. Salvar las vidas de 3,1 millones de niños al año.
  2. Madres bien alimentadas tienen hijos más sanos con sistemas inmunes más fuertes.
  3. Acabar con la desnutrición infantil podría incrementar el PIB de los países en vías de desarrollo un 16,5%.
  4. Un dólar invertido en la prevención del hambre podría generar de vuelta entre 15 y 139 dólares en beneficios.
  5. Una nutrición adecuada en las primeras etapas del desarrollo podría significar un 46% más de ingresos durante la vida.
  6. Eliminar el déficit de hierro en la población podría incrementar la productividad laboral un 20%.
  7. Acabar con la mortalidad infantil relacionada con la nutrición podría incrementar la mano de obra en un 9,4%.
  8. El hambre cero puede ayudar a construir un mundo más seguro y próspero para todos.

ADEMÁS: