INTERNACIONAL
24/10/2014 18:49 CEST | Actualizado 27/02/2015 14:41 CET

Vacunas contra el ébola: la OMS anuncia que comenzaran los ensayos clínicos en diciembre en África

Ahora mismo no hay ninguna vacuna ni fármaco contra el ébola, mientras la epidemia continúa su expansión en África y de ahí, al resto del mundo. Hoy, sin embargo, ha habido buenas noticias: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado que en diciembre empezará en África la segunda fase de ensayos clínicos en humanos de dos vacunas.

Será en Liberia, con unos 30.000 voluntarios, según ha explicado la OMS en rueda de prensa. Si los ensayos van bien, hay capacidad para producir millones de dosis en 2015.

El anunció siguió a una reunión de alto nivel convocada por la OMS y en la que participaron representantes de la industria farmacéutica, de países desarrollados y de las naciones afectadas por la epidemia del ébola para discutir los próximos pasos en el desarrollo de las vacunas y la financiación de su producción.

EL PROCESO SE ADELANTA UN MES

Los ensayos con la vacuna NIAID/GSK, desarrollada por la farmacéutica GlaxoSmithKline, están en marcha en Estados Unidos, Reino Unido, Mali y dentro de algunos días empezarán en Suiza.

Las pruebas de la vacuna VSV-EBOV, producida por la Agencia de Salud Pública de Canadá, empezarán dentro de muy poco en Alemania, Gabón, Kenia y también en Suiza, con resultados que se esperan -en ambos casos- para diciembre.

"Sin esperar los resultados de la fase uno de los ensayos clínicos, que se realizan ahora, todo se está poniendo en marcha para empezar las pruebas de eficacia en los países afectados en diciembre", dijo la directora general adjunta de la OMS, Marie Paule Kieny.

"Los protocolos serán adaptados para tomar en consideración los resultados de inocuidad e inmunogenecidad (capacidad de generar una respuesta inmunológica del organismo) apenas estén disponibles", explicó.

OTRAS CINCO VACUNAS EN PREPARACIÓN

Esas dos no son las únicas que están en preparación y "al menos otras cinco vacunas siguen de cerca y estarán en ensayos clínicos en los primeros meses de 2015", confirmó la responsable.

La utilidad de la vacuna resulta evidente si contiene la epidemia del ébola, que ha sembrado temor en todo el mundo, pero Kieny recalcó que incluso si la curva epidémica declina, contar con una o más vacunas reducirá más rápidamente la propagación del virus y permitirá tener la enfermedad totalmente bajo control.

A pocos días de que Senegal y Nigeria fueran declaradas libres de ébola, Mali informó ayer del primer caso en su territorio, mientras que en Nueva York se ha confirmado igualmente la aparición de un caso, con el que suman cuatro en Estados Unidos.

PRODUCCIÓN MASIVA

Mientras esto ocurre, las farmacéuticas que han desarrollado las dos vacunas candidatas informaron en la reunión convocada por la OMS que están en capacidad de producir varios cientos de miles de dosis durante la primera mitad del próximo año.

"Puede tratarse de 200.000 o 300.000, dependiendo de la situación", calculó Kieny, quien destacó que estos planes revelan la magnitud de la movilización internacional para detener el ébola. A lo largo de todo el próximo año, la capacidad podría aumentar hasta algunos "millones de dosis", agregó la responsable en la OMS.

Las compañías -añadió- se han comprometido a ofrecer las vacunas a precios abordables, con una producción que -una vez que la actual epidemia termine- puede servir para crear reservas para un futuro brote que, más tarde o más temprano, ocurrirá.

Mientras la vacunación masiva para probar la eficacia de las vacunas empezará en Liberia, Kieny indicó que también se han abierto discusiones con Sierra Leona y Guinea para realizar ensayos similares.

QUIÉN LO PAGA

Sobre la financiación de los millones de dosis de las que hablan, países donantes, el Banco Mundial y la alianza global de vacunas público-privada Gavi han indicado a la OMS su voluntad de contribuir.

Por su parte, Reino Unido se refirió a la necesidad de crear un fondo especial que permita pagar compensaciones en el supuesto caso de que en los ensayos clínicos algunos voluntarios sufran efectos adversos graves.

A pesar de que tiene el pie puesto en el acelerador, al intentar reducir de años a meses el proceso de producción de una vacuna, la OMS sostuvo que su prioridad absoluta es la seguridad.

Bajo este entendido, el plan más optimista que está ahora sobre la mesa es el de lanzar campañas masivas de vacunación sólo a partir de junio de 2015, "si hay una vacuna eficaz, en cantidades suficientes y si la curva epidémica lo justifica", adelantó Kieny.