POLÍTICA
07/12/2014 17:41 CET | Actualizado 30/12/2014 05:30 CET

Besada gay en un Burger King de Madrid que expulsó a dos homosexuales (FOTOS)

Cerca de cien personas se reunieron este sábado en el Burger King de la madrileña Plaza de los Cubos para protestar tras una denuncia de la asociación Arcópli. La organización afirma que un vigilante de seguridad de ese local expulsó hace unos días a dos jóvenes gays por besarse tras la queja de un matrimonio con hijos.

La protesta consistió en una besada entre personas del mismo sexo dentro del Burger King. Los empleados del local respondieron a la acción con aplausos. La empresa afirma que la expulsión de los jóvenes del local fue "un evento aislado que no refleja la larga historia dedicada a la diversidad de Burger King Corporation”.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 30 de noviembre. Las víctimas contaron que el vigilante de seguridad de Burger King, tras atender las quejas de una familia con hijos a quienes les molestaba que se hubieran besado, les exigió que abandonasen el establecimiento.

(Sigue leyendo después de las fotos...)

Pese a que hubo otros clientes que les pidieron que no lo abandonasen, finalmente hicieron caso al vigilante y se marcharon molestos y dolidos.

Arcópoli contactó con las víctimas y les ofreció su apoyo legal y psicológico y acudió a la hamburguesería para exigir explicaciones. El encargado les comentó que su cadena respeta la diversidad y en ningún caso iba a respaldar ninguna acción homófoba de ningún trabajador suyo.

LES PIDIÓ QUE "SE MODERASEN"

Y explicó que el vigilante de seguridad, sin su consentimiento, pidió a la pareja gay que "se moderasen" puesto que un matrimonio con hijos se había molestado al verles besarse. Asimismo, rogó que las víctimas acudieran al establecimiento para que se pudiera disculpar en persona.

La asociación ha exigido que el Gobierno regioinal legisle una ley contra la homofobia, bifobia y transfobia antes de acabar la legislatura "porque las agresiones e incidentes homófobos han crecido alarmantemente en el centro de Madrid en los últimos meses".

"Necesitamos dotarnos de herramientas para luchar contra estos comportamientos así como para animar a las víctimas a que denuncien, puesto que el porcentaje de agresiones que se denuncian no supera el 10 por ciento de las que suceden. Las víctimas se niegan a denunciar porque tienen miedo y porque lo consideran ineficaz", ha añadido.

Amanda Rodríguez, coordinadora de Arcópoli, ha manifestado que este tipo de actitudes son "inadmisibles" en Madrid y esperan que la cadena de hamburguesas "tome medidas lo suficientemente contundentes para que no puedan volver a suceder".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

NUEVOS TIEMPOS