TENDENCIAS
01/01/2015 17:53 CET | Actualizado 01/01/2015 17:55 CET

'Crossfit' con Annie Thorisdottir: el deporte más intenso para quemar las calorías de la Navidad

CORTESÍA DE REEBOK

Una de las palabras que más repite Annie Thorisdottir es beautiful, bonito. En su perfecto inglés (debe ser cosa de los nórdicos), la islandesa no dice good, ni perfect: ella dice beautiful. Cada vez que corrige a un alumno, cuando explica cómo adoptar una postura o lanzar correctamente una bola de ocho kilos de peso: sonrisa y un beautiful. A Annie La hija de Thor, como se traduce su apellido, el ejercicio le parece bonito, hermoso. Para ella la belleza no se basa en la delgadez, en un cuerpo de 90-60-90, sino en la salud.

Annie Thorisdottir ha ganado dos veces los campeonatos del mundo de crossfit, los Reebok CrossFit Games, en 2011 y 2012. En 2010 quedó segunda, al igual que en 2014 (el año anterior no había podido competir por una lesión), y espera seguir al más alto nivel también en 2015. Es una deportista nata: había hecho gimnasia y ballet en Islandia. El crossfit es una disciplina deportiva muy dura, pero con una gran aceptación en España, donde ha multiplicado su presencia en gimnasios y lugares de práctica deportiva; en solo tres años ha pasado de tener apenas tres boxes (como se denominan los lugares para hacer este deporte) en España a más de 40 en solo tres años.

La competidora, rubia y de una piel tan nívea como se espera de su nacionalidad, ha venido a España para celebrar la apertura de un nuevo centro de esta práctica deportiva, el CrossFit Serrano dentro del Reebok Sports Club de Madrid, al borde del Paseo de la Castellana de Madrid. El crossfit se practica en estos boxes específicos porque es una disciplina dura, que requiere de pocos aparatos pero sí de algo de espacio para poder realizar el entrenamiento. En la rutina se combinan (a una intensidad generalmente elevada) carreras, lanzamiento de peso, saltos... para desarrollar la forma física y la fuerza. Un buen método para los que quieran quemar el turrón y ponerse en forma en 2015.

Thorisdottir ha charlado con El HuffPost en el estreno de este nuevo centro deportivo. Pese a las dificultades que pueda entrañar este deporte, para ella queda lejos del infierno como el que muchos lo pintan: "¡Es divertido!". "Es fácil ver cómo vas progresando. Sientes y ves los resultados, vas cada vez a más, conociendo tu cuerpo cada vez mejor", asegura desde sus brazos cincelados a base de kettlebell, unas pesadas bolas de hierro con asa a modo de tetera que se lanzan para ganar fuerza. Sin embargo, asegura que esta es una modalidad en la que se puede ir con distintos ritmos, avanzar poco a poco: "¡Lo hago con mi madre!", ríe.

La joven, de apenas 25 años, decidió cambiar de deporte hace cinco años y asegura no haberse equivocado: "Estaba cansada de hacer gimnasia. Esto me parecía emocionante, y aún me lo sigue pareciendo". De ahí que la atleta haya abierto su propio centro de esta modalidad en Reikiavik y enseñe a practicar crossfit, para el que entrena cuatro horas al día, seis días a la semana.

¿Y cuáles son para ella las ventajas de este método? Una de las cosas que más le gusta es lo social que puede resultar: "Todo el mundo sudando a la vez, y todo el mundo contento". Además, "se puede practicar en cualquier parte, en Islandia, en España... Es fácil y abierto, y muy funcional", cuenta, lista para enfrentarse a una sesión de 40 minutos sin perder la sonrisa.

Para los que quieran iniciarse poco a poco en el mundo del crossfit aquí hay unos cuantos ejercicios que se pueden practicar en casa o en el gimnasio. Este no es un deporte sencillo, así que siempre es mejor dejarse guiar por los profesionales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: