INTERNACIONAL
21/06/2015 17:16 CEST | Actualizado 21/06/2015 17:16 CEST

Aznar defiende las fábricas israelíes en suelo ocupado palestino

GPO

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, fue uno de los fundadores, hace cinco años, de la organización Amigos de Israel. Esta clave sirve para entender lo que vas a leer a continuación: el líder popular ha concedido una entrevista en la prensa israelí en la que defiende que haya factorías en suelo ocupado palestino, porque "proporcionan empleos y oportunidades", denuncia la campaña de boicot-desinversión-sanciones como "antisemita" y pide que Israel entre en la Unión Europea y en la OTAN.

Su postura sobre las colonias choca con la del actual Gobierno de Mariano Rajoy, su sucesor, y los constantes comunicados del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Según ha recogido el diario en inglés The Jerusalem Post, Aznar ha hablado con su publicación hermana en hebreo, Maariv-Hashavua, un sucedáneo a su plan inicial de viajar a Israel para participar como orador principal en Herzliya, una ciudad costera al norte de Tel Aviv donde se celebra cada año una de las conferencias de seguridad más importantes del mundo. En dicha entrevista avala por completo a su amigo, el primer ministro Benjamín Netanyahu.

Sostiene que el movimiento BDS (boicot-desinversión-sanciones, promovido por más de 200 organismos palestinos para acabar con lo que denominan "política de apartheid") es "injusto, discriminatorio, basado en una doble moral que es, en última instancia, antisemita". Denuncia que sólo busca "ejercer presión sobre el Gobierno de Israel", "tratando de perjudicar a todos los ciudadanos" y no sólo a Netanyahu. "Quiere hacer la vida intolerable en Israel, por lo que la nación judía no será capaz de mantener una existencia normal en su estado. No sólo quiere cambiar la política del Gobierno, quiere vaciar el país de judíos", arremete.

La Unión Europea mantiene un constante debate sobre si aprobar normas que marquen con etiquetas los productos que proceden de colonias ilegales en suelo palestino, en las que ya residen casi 600.000 israelíes, entre Cisjordania y el este de Jerusalén, e incluso se piensa en imponer sanciones. Aznar, ante estas críticas, carga contra Bruselas. "La gente, incluyendo los burócratas de la UE, tienen que entender que las empresas que invierten en Cisjordania proporcionan empleos y oportunidades para la nación palestina", justifica la ocupación. Que esas firmas salgan de una zona que, según la legislación internacional, no les pertenece, no tendrá un impacto positivo, "sino todo lo contrario". "La única manera de crear una clase media palestina es a través de inversiones y comercio", abunda.

Pide que todos los gobiernos condenen "toda política que discrimina injustamente a Israel", políticas que no sólo son "injustas" sino "idiotas". Defiende que en Israel se logran avances tecnológicos y sanitarios de los que se beneficia todo el mundo y "dañar" por ejemplo las conexiones israelíes con otras universidades puede repercutir en esos avances.

DENTRO DE LOS LÍMITES DEL DERECHO INTERNACIONAL

La asociación de Aznar formó parte de una comisión internacional pero afín a Israel que dijo recientemente que Netanyahu actuó "dentro de los límites del derecho internacional" en el ataque a Gaza del verano pasado, recuerda el Post.

De hecho, defiende que Israel entre en la UE y en la OTAN, ya que desea que se convierta en "parte integral del mundo occidental" y para ello requiere de la doble alianza, política y de seguridad. "Creo que un Israel fuerte en la región es la única muestra de esperanza (en Oriente Medio)", concluye el ex presidente.

Y ADEMÁS...

SOMOS LO QUE HACEMOS