POLÍTICA
25/09/2015 14:49 CEST | Actualizado 25/09/2015 17:33 CEST

Raül Romeva: "Rajoy nos ayuda muchísimo a ganar votos con sus meteduras de pata"

EFE

El 12 de marzo de 1971 nacía en Madrid Raül Romeva. 44 años después, este exeurodiputado de ICV pretende llevar el próximo 27 de septiembre a Cataluña a la independencia liderando la lista por Barcelona de Junts pel Sí -integrada por CDC, ERC, activistas independentistas y personalidades de la sociedad civil-.

Como muchos catalanes, ha experimentado el camino hacia el independentismo durante los últimos años. El pasado mes de marzo abandonó ICV, su formación de siempre, al discrepar sobre su postura respecto al soberanismo. Dijo entonces que no iría en otra lista electoral tras su “dolorosa marcha”. Pero el 15 de julio de este año se reveló su ‘fichaje’ por la lista independentista. ‘Número uno’, pero no presidenciable -en teoría-. ERC y CDC pactaron que a la investidura se presentará el actual president, Artur Mas. Ese capítulo todavía está por escribir.

Licenciado en Ciencias Económicas y doctor en Relaciones Internacionales, trabajó intensamente en Bosnia en los noventa y fue un hiperactivo eurodiputado entre 2004 y 2014. Le gusta observar, leer, escribir, nadar y los castells.

En el último día de la campaña, a menos de 48 horas para que los catalanes vayan a las urnas, Romeva contesta a El Huffington Post. Es hora de hablar.

¿Por qué cree que Cataluña debe independizarse?

Lo que creo, sobre todo, es que Cataluña tiene el derecho a decidir su futuro político mediante una votación democrática. En este sentido, no me importa que los catalanes elijan ser independientes o formar parte del Estado Español. En segundo lugar, yo personalmente creo que Cataluña debe ser independiente para contar con un Estado amigo y no con un Estado hostil, que es lo que tenemos ahora. Formar parte del Estado español perjudica hoy a la economía, a las clases menos favorecidas y a la lengua y la cultura catalanas. Por tanto, creo que es necesario cambiar de Estado para que podamos vivir tranquilos y con un Estado que nos ayude, del mismo modo que el Estado danés hace la vida más fácil a los daneses.

Cataluña debe ser independiente para contar con un Estado amigo y no con un Estado hostil

¿Qué resultado vaticina el 27-S? Haga una apuesta.

Confío en que los catalanes van a dar un apoyo muy mayoritario a la coalición que tengo el honor de encabezar que demostrará, al gobierno del Estado y a Europa, que lo que sucede en Cataluña ni es coyuntural ni responde a los caprichos de nadie: es un movimiento cívico enorme que no puede ser menospreciado.

Se presenta como ‘número uno’ por una candidatura que previsiblemente propondrá a Artur Mas como president. Sus rivales políticos le acusan de servir como tapadera del president. ¿Por qué lo hace?

No sirvo de tapadera a nadie, vaya eso por delante. Junts pel Sí es una coalición o plataforma de partidos y personas procedentes de la sociedad civil con el objetivo de llevar a Cataluña a una situación mejor. Nadie sirve de tapadera a nadie en esta lista. Hemos aparcado nuestras diferencias ideológicas, que todo el mundo conoce, porque hay un objetivo mayor a conseguir. Una vez conseguido, las elecciones en Cataluña volverán a ser normales y ordinarias, donde las diferentes opciones ideológicas y de modelo de sociedad competirán para gobernar.

¿Descarta totalmente ser presidente? Si la CUP no accede a investir a Mas, ¿se propondría usted para liderar la Generalitat?

Descarto ser presidente porque el acuerdo que tenemos en Junts pel Sí es proponer a Artur Mas como presidente de la Generalitat. No tiene sentido, por tanto, plantear ningún otro escenario. Será Junts pel Sí, y nadie más, quien presente a su candidato a presidir la Generalitat, como no puede ser de otra manera.

Descarto ser presidente porque el acuerdo que tenemos en Junts pel Sí es proponer a Artur Mas

El Gobierno central asegura que una Cataluña independiente quedaría fuera de la UE. Usted conoce las tripas de Europa tras dos legislaturas en el Parlamento Europeo. ¿Puede asegurar que Cataluña permanecería en la Unión Europea?

Estoy más que convencido de que un Estado catalán formará parte de la UE, y lo digo con conocimiento de causa porque, como bien dice usted, conozco las tripas de Europa. La UE es una máquina política que se adapta extremadamente bien a la política real y busca soluciones políticas a los problemas políticos. Fíjese: desde 2004 la UE se ha ampliado con 13 nuevos socios, de los cuales 7 no eran Estados independientes en 1990. Cataluña, por tanto, no está haciendo nada que en la UE no conozcan. Ya tienen experiencia acumulada en la resolución de situaciones como la nuestra y siempre las resuelven de manera positiva para todas las partes. Nadie gana con la exclusión de Cataluña de la UE: ni Cataluña, ni España, ni la UE. Por tanto, ¿qué sentido tiene hacerlo? ¿La venganza? No creo que eso vaya a pasar y España será el primer país interesado en que Cataluña entre en la UE.

¿No ha fracturado este proceso a la sociedad catalana? ¿Se puede curar la división que hoy muestra la comunidad?

Ese es un tópico gastadísimo y no voy a perder mucho tiempo en responder. ¿Cree que la sociedad catalana, si no se le pregunta por la independencia, deja de estar dividida en dos visiones diferentes? ¿Especialmente si resulta que la parte que quiere la independencia es, como creo, mayoritaria? Dicho de otro modo: si se pregunta algo en unas elecciones, ¿eso es dividir una sociedad? ¿Alguien cree que Escocia es una sociedad dividida por el referéndum que hicieron? No. Unos perdieron y otros ganaron, como en cualquier elección en cualquier país europeo. Si todos somos demócratas nadie pierde. Y como demócratas, todos vamos a respetar el resultado de las urnas.

Si tuviera a Mariano Rajoy frente a usted, ¿qué le diría? ¿Qué le pediría?

Le pediría que viniera más a Cataluña y hablase más, porque nos ayuda muchísimo a ganar votos con sus errores, meteduras de pata y contradicciones.

¿Perderían los ciudadanos su nacionalidad española en una Cataluña independiente?

No. Eso es imposible porque la Constitución Española, como la mayoría de constituciones del mundo occidental, impiden quitar la nacionalidad a nadie que la tenga de origen. Por tanto, sólo la perderían aquellos ciudadanos que lo pidieran expresamente y por eso nadie va a perder la nacionalidad española si no quiere perderla. Eso no es opinable y el PP lo sabe muy bien.

Rajoy nos ayuda muchísimo a ganar votos con sus errores, meteduras de pata y contradicciones

Las élites económicas como la CEOE o el Círculo de Empresarios han advertido de los riesgos económicos que comportaría la secesión. ¿Por qué cree que le iría mejor a Cataluña si se separa?

Yo sé perfectamente cómo le va a Cataluña hoy por el mero hecho de formar parte de España. Le pondré un ejemplo: hace unos meses, Daimler descartó el puerto de Tarragona para exportar centenares de miles de coches porque no está hecho el ancho de vía europeo, con la consecuente pérdida de la inversión y los puestos de trabajo que conllevaba. Eso es una negligencia del Estado español. Cataluña tiene el 16% de la población española, supone el 20% del PIB y generamos la cuarta parte de las exportaciones de España. Y hemos logrado eso con un déficit fiscal de 15.000 millones de euros en 2011, por ejemplo. Muchos estudios independientes aseguran que una Cataluña independiente es económicamente viable. Nadie lo pone en duda. Estamos convencidos de que un país independiente, sin la carga de un Estado incompetente y sin el déficit fiscal, sería no sólo un país viable económicamente, sino una de las economías punteras en el sur de Europa.

¿No le choca liderar una lista con miembros de Convergencia que han aprobado grandes recortes sociales durante esta legislatura? ¿No se siente incómodo tras los casos de corrupción que han aparecido en el seno de ese partido?

Los recortes no son fruto del capricho de Artur Mas. Son fruto de un sistema fiscal que condena a Cataluña, sistemáticamente, a generar una enorme cantidad de recursos de los que no puede disponer nunca. Es por eso que Artur Mas pidió una reforma del sistema fiscal. Ante la negativa tajante del PP, que ni siquiera aceptó hablar de ello, hemos optado por la única vía que tenemos para dar a nuestros ciudadanos el Estado que merecen.

En relación a los casos de corrupción, es evidente que no me gustan, pero también debo añadir que sorprende la lentitud de la justicia en aclarar estos casos, dado que parece que nunca llegan a juicio y las diligencias judiciales se eternizan. Se podría pensar que alguien ralentiza estos procesos para sacar el máximo partido político. Alguien puede pensar que el Estado hace política partidista con esos casos, existan o no, y a muchos catalanes no les gusta vivir bajo un Estado que hace este tipo de cosas. Lo que le puedo garantizar que en esta lista no hay nadie encausado por corrupción y que si, algún día, alguien de la lista lo estuviera, seré expeditivo en la reacción.

¿Se siente solo catalán? ¿Por qué no se siente español?

Yo nací en Madrid y me siento catalán, por supuesto. Y no tengo nada en contra de España ni de nadie que se sienta español. Es más, durante muchos años pensé que otra España podría ser una solución a un problema que dura demasiado. Ahora veo que eso no es posible o, quizás, España sólo cambiará cuando no tenga más remedio, por ejemplo con la independencia de Cataluña. Debo decir, también, que en la lista de Junts pel Sí llevamos a gente que se siente catalana y española a la vez. No hay que dejar de sentirse español para ser independentista. Uno puede sentirse español pero pensar que lo mejor para él y su familia es vivir en un Estado catalán independiente.

No hay que dejar de sentirse español para ser independentista

¿Estaría dispuesto a llegar a una declaración unilateral de independencia? ¿Cuántos escaños y votos son necesarios para proclamar la independencia?

Nuestro objetivo es negociar la independencia con el Estado español, pero no descartamos ningún escenario si el Estado español se niega a negociar. No vamos a esperar eternamente, como es lógico. En relación a los votos, empezaremos el proceso de desconexión si tenemos la mayoría absoluta de escaños. Esas son las reglas de juego en unas elecciones parlamentarias. ¡Qué más quisiéramos, que haber podido hacer un referéndum! Es más: cambio ahora mismo las elecciones plebiscitarias por un referéndum legal y acordado, como en Escocia o Quebec. Lo que no es de recibo es que los mismos que no impiden hacer un referéndum nos exijan las mismas reglas de juego de los referéndums. Si quieren esas reglas que nos dejen hacer un referéndum y nosotros estaremos encantados.

TE PUEDE INTERESAR...

Photo gallery Raül Romeva See Gallery

EL HUFFPOST PARA AQUARIUS