INTERNACIONAL
10/10/2015 11:06 CEST | Actualizado 10/10/2015 21:27 CEST

Un atentado contra una marcha pacifista deja 97 muertos en Ankara

Turquía no es una balsa de aceite sino una tierra convulsa pero, aún así, la tragedia terrorista de hoy ha superado todas que hasta ahora habían azotado al país. Dos explosiones casi simultáneas, a todas luces causadas por terroristas suicidas, convirtieron este sábado una marcha por la paz en Ankara, la capital, en un escenario de guerra pura. Las agencias internacionales, a falta de datos oficiales, informan de al menos 97 muertos y 186 heridos, entre ellos 28 en estado grave.

Miles de personas se estaban congregando ante la estación de trenes de la capital turca, el lugar habitual para iniciar manifestaciones en esta ciudad. La de hoy era una marcha pacifista. En medio de cánticos, bailes y bromas en una soleada mañana de sábado dos potentes explosiones sucesivas desataron el pánico entre los congregados, incluidos numerosos periodistas.

Las detonaciones fueron tan fuertes que hicieron estallar las gruesas ventanas del edificio ferroviario y, en segundos, cientos de personas, entre ellos este corresponsal, quedaban salpicadas por una lluvia de restos de cuerpos humanos.

Era obvio que se trataba de un atentado suicida, posiblemente perpetrado por dos personas con cinturones explosivos.

El pánico se apoderó de la muchedumbre en cuestión de segundos, aunque muchos participantes en la marcha intentaban calmar la situación para evitar una estampida, que hubiera causado aún más víctimas.

Dogan Tiliç, corresponsal de la Agencia EFE, situado a solo 10 metros de las detonaciones, pudo contar entre 30 y 35 cuerpos inmóviles, aunque no era fácil distinguir entre heridos y muertos.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Heridos en el ataque se asisten, a las espera de la llegada de las ambulancias.

De las dos bombas, una fue detonada en medio de un grupo de ciudadanos sin identificación política, y la otra, cercana a un punto donde ondeaban banderas y pancartas del HDP, el partido de la izquierda kurda, y de varias agrupaciones marxistas.

La marcha había sido convocada por el Colegio de Ingenieros, el Colegio de Arquitectos, el sindicato de funcionarios KESK y el sindicato izquierdista DISK.

Sin embargo, la marcha contaba también con el apoyo de otros grupos, entre ellos las mayores asociaciones de prensa, que la respaldaban en protesta por recientes detenciones de periodistas.

Hasta el momento de las explosiones no se había observado presencia policial ni medidas de seguridad en el lugar, algo poco habitual en manifestaciones de este tipo en la capital turca.

Tras la detonación, algunos manifestantes enfurecidos patearon un coche de la policía de tráfico que pasaba por el lugar.

En respuesta, los agentes dispararon al aire y lanzaron gases lacrimógenos contra la multitud, aumentando el pánico y la furia entre los supervivientes del ataque.

Poco después, sin embargo, el mismo coche policial, con las ventanillas rotas, ayudó a llevar a numerosos heridos al hospital.

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

Las ambulancias empezaron a evacuar a los heridos, aunque ante la enorme cantidad de víctimas, muchas personas intentaron alejarse del lugar y acudir a un hospital por su propio pie, cubiertos de sangre o con el brazo roto.

Otros, mientras tanto, usaban las pancartas como camillas improvisadas o colocaban a los cadáveres en el césped y los rodeaban para vigilarlos hasta su traslado al hospital, ante la ausencia de las fuerzas de seguridad.

El horror se había apoderado de una multitud compuesta por estudiantes, jubilados, profesores, médicos, ingenieros, periodistas e incluso muchos pasajeros que al salir de la estación del tren se habían sumado a lo que entonces era una alegre marcha por la paz.

La manifestación fue cancelada tras el atentado y han empezado las labores de identificación de las víctimas, cuyo número, se teme, puede seguir aumentando en las próximas horas.

ACABAR CON LA PAZ

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha condenado este atentado ocurrido en el centro de Ankara y ha denunciado que el objetivo ha sido "la paz de nuestro país". Ha llamado a la "solidaridad y la determinación en respuesta al terrorismo" y ha asegurado que los que están detrás lo que buscan es sembrar la división en la sociedad turca.

La campaña electoral ante los comicios del 1 de noviembre también ha sido suspendida.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, condenó el atentado en un mensaje de condolencias a su colega turco. "En el mensaje, el jefe del Estado ruso expresó su esperanza de que quien encargaron y perpetraron este cínico crimen recibirán su merecido castigo y confirmó la disposición (de Rusia) a cooperar de la manera más estrecha con las autoridades turcas en la lucha contra la amenaza terrorista", señala la nota de prensa.

EL PKK ANUNCIA UNA TREGUA

La cúpula del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda, anunció por su parte que respetará un alto el fuego unilateral hasta la fecha de las elecciones en Turquía.

Un comunicado del PKK, señala que sus militantes "suspenderán las acciones previstas" y, si bien mantendrán sus posiciones, "evitarán todo movimiento, salvo en defensa propia".

El PKK justificó esta decisión al señalar que busca refutar las "mentiras" del AKP, el partido islamista en el poder en Turquía desde 2002, para el que los ataques de la guerrilla kurda ponen en peligro la seguridad de los votantes en los comicios del 1 de noviembre.

"Nuestras fuerzas no intentarán obstaculizar el ejercicio de unas elecciones justas y equitativas", promete el comunicado, en el agrega que la decisión se toma en respuesta a numerosos llamamientos dentro y fuera de Turquía.

Con los ojos sobre ellos tras el atentado, han aclarado que la decisión de declarar un alto el fuego fue debatida desde hace días en la cúpula del PKK, según confirmaron a Efe personas cercanas al activismo kurdo.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Protesta contra el Gobierno en Estambul.

INTENTO DE CENSURA

El Consejo Supremo de Radio y Televisión de Turquía (RTÜK) ha decretado una "medida temporal" que prohíbe a todos los medios de comunicación difundir información relacionada con el atentado de Ankara. La institución toma esta decisión para prevenir "daños a la seguridad nacional o graves perturbaciones del orden público", según el comunicado reproducido por la agencia semipública Anadolu.

Los medios hacen caso omiso de esta orden, dado que todos los canales de noticias, incluida la televisión pública TRT, siguen emitiendo información relacionada con el atentado, entrevistas con figuras públicas o análisis sobre la posible responsabilidad, aún no atribuida.

Momentos después de difundirse la orden de bloqueo informativo, tres ministros del Gobierno informaron sobre el atentado en una rueda de prensa transmitida en directo por numerosas televisiones turcas.

RTÜK ha impuestos durante el año en curso varios bloqueos informativos respecto a atentados terroristas, con un seguimiento desigual.

Además, más de 10.000 personas se dieron cita en Estambul para protestar por las políticas del Gobierno, en sintonía con los grupos de izquierda hoy atacados por el terror, contrarios entre otras cosas a los bombardeos sobre los kurdos.

ADVERTENCIA: ESTA GALERÍA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS, QUE PUEDEN HERIR TU SENSIBILIDAD.

Photo gallery Doble atentado en Ankara (Turquía) See Gallery

ESPACIO ECO