POLÍTICA
13/10/2015 16:23 CEST | Actualizado 13/10/2015 17:54 CEST

El tribunal superior andaluz propone que Alaya deje de investigar los ERE

GTRES

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha acordado este martes, por unanimidad, que la juez Mercedes Alaya no instruya el caso de los ERE una vez que logró la plaza de la Audiencia de Sevilla que había solicitado.

En su acuerdo, el TSJA considera que la medida de apoyo al juzgado de instrucción 6 de Sevilla, que instruye los ERE y cuya titular desde junio es María Núñez, quede limitada a la comisión de servicio que ya viene desarrollando el magistrado de refuerzo Álvaro Martín.

La propuesta del TSJA se somete "a la consideración del Consejo General del Poder Judicial", el órgano que tiene la última palabra sobre las comisiones de servicio judiciales.

En junio pasado, el Consejo concedió a Alaya una comisión de servicio para instruir los ERE y el delito societario de Mercasevilla, pero a la magistrada le pareció insuficiente y pidió que le dieran también los cursos de formación y los avales de la Junta a empresas, aunque finalmente no instruirá ningún caso.

263 IMPUTADOS

La instrucción de los ERE la empezó Alaya en enero del 2011 y acumula 263 imputados, entre ellos los expresidentes socialistas andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán junto a varias decenas de altos cargos de la Junta de Andalucía, comisionistas de aseguradoras y trabajadores que cobraron ayudas sin cumplir los requisitos.

Para hacer valer su idoneidad como instructora en todas las macrocausas, Alaya remitió un escrito al Consejo General del Poder Judicial en el que descalificaba a su sucesora por su "estrecha amistad" con el consejero andaluz de Justicia, Emilio de Llera, y dudaba de sus conocimientos para la instrucción penal.

Tras ese escrito, el TSJA le pidió al Poder Judicial que valorara la "falta de voluntad de colaborar" de Alaya con Núñez, aunque no propuso un cambio en la comisión de servicio que se había aprobado, lo que se ha pospuesto hasta octubre y para lo que se ha esgrimido que la causa de los ERE se dividió en julio pasado.

En otro escrito, Alaya también criticaba al juez que tenía de apoyo, Álvaro Martín, que sigue ocupándose del funcionamiento ordinario del juzgado, y reprochaba al TSJA que tomara las medidas de refuerzo "sin tener el menor conocimiento" de la situación del juzgado ni de las macrocausas que instruía.

Esos escritos, según han señalado fuentes judiciales, han sido los que han provocado el retraso en la decisión sobre el destino de Alaya, que, mientras tanto, trabaja en la sección séptima de la Audiencia, la que resuelve los recursos de los ERE.

La juez Núñez, por su parte, remitió otro escrito en el que aseguraba que no necesitaba a Alaya en el juzgado y que sí requería más funcionarios para las numerosas macrocausas que se tramitan.

TE PUEDE INTERESAR...

ESPACIO ECO