POLÍTICA
25/10/2015 20:33 CET | Actualizado 25/10/2015 20:44 CET

Morenés: "Vamos a ir a por todas las hipótesis"

EFE

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha comparecido este domingo por la tarde desde la base aérea de Gando (Gran Canaria) para confirmar que aún no se ha localizado a los tres militares desaparecidos tras el siniestro de su helicóptero, el pasado jueves. Su comparecencia ha estado limitada por el secreto de las actuaciones que ha decretado el juez togado militar número 52 de Las Palmas, que se ha hecho cargo del caso.

Defensa reconocía esta misma mañana que maneja todas las hipótesis, incluyendo la de un secuestro, y el ministro lo ha corroborado. Ha reconocido que hay personal de Inteligencia español trabajando en esa línea. "Pero no voy a ir más allá", ha rechazado, a preguntas de la prensa, ante la que se ha mostrado muy tenso. El político vasco ha matizado luego que hay varias líneas de trabajo abiertas y que van a ir "a por todas ellas". Ha citado expresamente la posibilidad de una desaparición en el mar o "que estén... no lo sabemos". Ha evitado acabar la frase.

Sostiene que, secuestro aparte, hay otras tesis "sensibles" que se están revisando, y que la del secuestro no tiene por qué ser "la más plausible". "Estamos trabajando en otras también", insistía. Cuando la prensa le pedía más información sobre estas tesis y el trabajo del Centro Nacional de Inteligencia, Morenés ha contestado con un "siguiente pregunta".

CÓMO SE ESTÁ TRABAJANDO

El ministro ha defendido que se está haciendo el "máximo esfuerzo" para dar con los tres militares, con "todos los medios disponibles" y en colaboración con distintas administraciones. Ha agradecido especialmente la colaboración con Marruecos, que está aportando, dice, "capacidades importantísimas" en el despliegue, que "potencian la capacidad de rastreo" de España y que incluye también personal de Inteligencia. "Hay un excelente nivel de cooperación", ha repetido.

Se han delimitado dos zonas básicas de trabajo, una en el punto donde se cree que está la cabina del Superpuma -que aún no se ha localizado-, de unos 20 por 20 kilómetros, y otra mayor, de 400 por 60, que es donde se están examinando todos los pesqueros y barcos, por si los miembros del Ejército del Aire estuvieran retenidos en uno de ellos.

El operativo, ha garantizado el miembro del PP, será "ininterrumpido". "Hasta que los encontremos". Se están encontrando problemas por los vientos y las corrientes y de escasa visibilidad, por lo turbio del agua, pero "se sigue intentando todo".

LA MALA INFORMACIÓN DE RABAT

Más allá de los aplausos a la "extraordinaria" colaboración de Marruecos, Morenés ha tenido que contestar a por qué y cómo llegó mal la información en la noche del jueves, la que él mismo reconoce que llevó "de la alegría grande a la decepción", porque primero Rabat dijo que los militares estaban vivos y a salvo y, al día siguiente, se desdijo.

El ministro ha explicado que las noticias se canalizaron por un conducto oficial marroquí y eso llegó a un conducto oficial español, en la embajada en Marruecos. Se le dio "un grado de feaciencia importante". Repreguntado por los informadores, ha ampliado que primero recabó datos la Gendarmería marroquí, luego pasó a la Marina Real y de ahí, a España. Asume que entonces creyó que la información, por esa cadena, "era buena y teníamos elementos de juicio para creer que era así".

Ha acabado por calificar de "decepcionante" este "asunto" de la información falsa, porque "lo que parecía inminente no se confirmaba", pero ha defendido que eso hoy "no es tan importante" como dar con los soldados. Sostiene que se lo ha contado así a las familias y que ellas les han transmitido que ese fiasco no es ahora lo esencial. Los allegados a los desaparecidos, por cierto, están "ejemplarmente enteros", ha dicho Morenés.

Y ADEMÁS...

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'