TENDENCIAS
13/11/2015 07:32 CET | Actualizado 13/11/2015 13:16 CET

Relojes de alta gama: más que una cuestión de dinero, son una cuestión de tiempo

GTRESONLINE

De los 20 millones de relojes que se producen en Suiza cada año, sólo 24.000 llevan el sello de Ginebra (Poinçon de Genève). Cuando hablamos de lujo, uno de los artículos por antonomasia que nos viene instantáneamente a la cabeza son los relojes. Realizar una sola pieza supone invierte gran cantidad de tiempo en el diseño y en la fabricación artesanal de sus piezas, así como en la ingeniería de sus mecanismos y complicaciones. Así se logran instrumentos de altísima precisión, complejidad y belleza que aportan un gran valor a quien los luce.

"El lujo se compone de tiempo encapsulado. El tiempo es el mayor lujo de todos. Cientos de miles de horas concentradas en un solo producto" me asegura Francisco Trigueros Romero, probablemente uno de los consultores en materia de marcas y productos de alta gama más respetado de nuestro país.

Hablamos de relojes porque acabo de llegar la tienda de Apple de Madison Avenue. He tenido en mis manos el Apple Watch con correa de Hermès, y francamente el lujo y ese reloj son conceptos antagónicos. No me ha gustado el Apple Watch, ni creo que vaya a ser una sensación de ventas el smartwatch que prepara Swatch para el año 2016.

"Si alguien cree que las grandes marcas relojeras suizas y alemanas tienen miedo de la incursión de Apple en el mundo de la relojería con su watch, desconocen la filosofía y la historia que corre por las venas de quienes gestionan dichas marcas", apunta Trigueros.

Hace unos meses era Enrique Loewe quien aseguraba que el lujo es "una forma de hacer" que "entiende de tiempo, de tradición, de esmero... y que tiene su precio, pero sobre todo que transmite la necesidad de disfrutar de un producto que ha sido fabricado artesanalmente". Enrique Loewe, como la mayoría de los expertos y empresarios del sector, no entienden de prisas ni de modas, porque los productos que diseña tienen la cualidad de sobrevivir al tiempo.

Trigueros asegura que lo que define a las marcas de lujo "no es el precio de sus artículos o la exclusividad de sus productos", sino "el nivel de sus hazañas y el encomiable esfuerzo de superación de las mismas", de manera que "estos logros repercutan en el valor de todos sus productos, así como en el prestigio y el orgullo de quienes portan sus productos en sus muñecas, en el caso de los relojes".

De este modo, se podría decir que el lujo se compone básicamente de tres elementos: excelencia, exclusividad y atemporalidad. Un artículo de lujo no dejará de serlo a los dos años, porque entonces será moda.

Cuando hablamos de hazañas hablamos por ejemplo del Grandmaster Chime 5175 de Patek Phillipe. Este reloj se lanzó a mediados del mes de octubre de 2014 para conmemorar el 175 aniversario de la marca. Un proyecto en el que la firma invirtió nueve años, siete de los cuales fueron para el diseño y planificación del proceso productivo, y dos para la fabricación de los seis únicos relojes que se crearon. Realizado en oro rosa, su precio de partida fue de 2,5 millones de dólares (2,3 millones de euros) pero con los años podría alcanzar cifras desorbitadas en las subastas.

Un artículo de lujo no dejará de serlo a los dos años, porque entonces será moda.

Sin embargo, hay otras marcas que sin llegar a ser centenarias, ya tienen claro cómo destacar y están invirtiendo gran cantidad de tiempo hasta lograr ejemplares espectaculares. Roger Dubuis es uno de los casos de empresas de relativa "nueva creación" que fabrican relojes extraordinarios. Como espectaculares son los relojes-joya de Cartier, Graff o Harry Winston con colecciones numeradas cuyos modelos están realizados por artesanos relojeros y orfebres y que se tardan meses en fabricar.

"El lujo está en la mentalidad y visión de los líderes de las marcas que son conscientes de la importancia que tiene el tiempo como ingrediente imprescindible para catapultarlas hacia la eternidad gracias a esas hazañas", concluye Trigueros. "No hay nada que pueda acabar con la belleza de llevar un reloj de lujo que será —en el peor de los casos— el complemento imprescindible de grandes ocasiones".

RECOMENDACIONES DE LA SEMANA

1. REVLON, PAROLE, PAROLE

El pasado 4 de noviembre conocíamos los resultados del tercer trimestre del año fiscal 2015 de la compañía de cosmética americana Revlon. Tras haber centrado su política de 2014 en la reestructuración de costes y la integración de la española Colomer dentro del grupo, con unos buenos resultados que hicieron parecía que la empresa presidida por Lorenzo Delpani había encontrado el camino del éxito empresarial, los resultados de estos nuevos meses últimos no son los esperados. A juicio del analista independiente de The Luxonomist Miguel Angel Abad-Chamón, "además de resultados decepcionantes, lo surrealista ha sido la comparecencia de D. Lorenzo Delpani, CEO de la empresa de cosméticos, cuando ha catalogado los resultados de 'fuertes' y confirmadores 'del crecimiento de la marca' y se han mostrado satisfechos con los mismos resultados. Si el único problema de la compañía que se le ocurre al bueno de Delpani es el tipo de cambio (recuerden que en EEUU solo han crecido un 2,30%) o que el EBITDA en Venezuela ha sido cero, me genera, como en la historieta del inicio, un sopor postquirúrgico económico, de magnitud insospechada".

Las ventas netas ascendieron a 1.392,4 millones de dólares (1.298,1 millones de euros), lo que representa una disminución del -3,31%, en los nueve primeros meses del año. Por tercer trimestre consecutivo, la compañía ha visto como caían sus ventas tanto en el segmento profesional como el de consumidores. Las ventas en EEUU se han incrementado en un 2,30%, mientras que en el resto del mundo, la caída fue del -9,38%.

2. BMW FORTALECE SU POSICIÓN EN CHINA

BMW Group ha cerrado ésta semana la compra de Herald International Financial Leasing Co., Ltd. uno de los proveedores de leasing más importantes de China. Con este movimiento, la compañía responde a la creciente importancia del negocio de renting en el mercado de vehículos más grande del mundo y asegura que así sienta las bases para un mayor crecimiento. No se ha desvelado el montante de la operación. Herald Leasing ya está presente en 58 ciudades chinas y ofrece coches en alquiler en todos estos lugares, algo que permite a BMW expandir su negocio de alquiler. Herald Leasing es uno de los mayores proveedores de leasing en China. La compañía, que fue fundada en 2009, emplea a unas 250 personas y registró unos ingresos de 208 millones de RMB en el ejercicio 2014. China es el mayor mercado para BMW Group en todo el mundo. Como principal fabricante de vehículos premium, la compañía ha entregado alrededor de 343.000 BMW, MINI y Rolls-Royce a clientes en los nueve primeros meses de 2015.

3. RALPH LAUREN Y SU COMPLICADA CUENTA DE RESULTADOS

La cadena textil estadounidense Ralph Lauren obtuvo en su segundo trimestre fiscal un beneficio neto de 160 millones de dólares (147,2 millones de euros), un 23,8% menos que los 201 millones de dólares (185 millones de euros) que ganó el año anterior, según informó la empresa, que destaca que estos resultados son "mejores de lo esperado".

Las ventas netas de la firma de moda en el segundo trimestre, que concluyó el pasado 26 de septiembre fueron un 1,33% inferiores a las registradas un año antes. El mes pasado Ralph Lauren anunció su retirada de la primera línea de la multinacional que fundó hace medio siglo, y el nombramiento de Stefan Larsson como su sucesor. Larsson proviene de OLD Navy, una tienda de alto conumo que pertenece a GAP, y en donde ha sido capaz de multiplicar las ventas en los últimos años.

4. AMERICAN APPAREL NO ENCUENTRA EL SUELO

La compañía estadounidense, que entró en concurso de acreedores el pasado octubre, concluyó los nueve primeros meses de su ejercicio con unas pérdidas netas de 64,54 millones de dólares (61 millones de euros), un 57% más que en el mismo periodo del año anterior. Sólo en el tercer trimestre, el grupo estima que sus ventas se han desplomado un 19%. Estos son resultados estimados y sin auditar, ya que la compañía ha comunicado al regulador bursátil estadounidense, que es incapaz de presentar a tiempo sus resultados para el tercer trimestre, concluido el pasado 30 de septiembre. Además los empleados de la firma se han puesto en huelga, lo que amenaza aún más al ya futuro incierto de la compañía. Con una red de alrededor de 230 establecimientos, American Apparel acumula una deuda de 300 millones de dólares.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: