INTERNACIONAL
02/12/2016 17:54 CET | Actualizado 02/12/2016 17:54 CET

Sorpresa en Gambia: pierde el presidente tras 22 años en el poder

AP

El presidente de Gambia, Yahya Jammeh, ha perdido las elecciones tras 22 años en el poder frente al candidato la coalición opositora del Partido Democrático Unido (UDP), Adama Barrow, según ha informado este viernes la comisión electoral.

El presidente de la misma, Alieu Momar Njie, ha dicho que Jammeh va a reconocer su "derrota" en los comicios, celebrados el jueves en una jornada en que las autoridades cortaron las comunicaciones telefónicas y el acceso a internet.

Yammeh, que ha gobernado con mano de hierro el pequeño país africano desde 1994, ha obtenido el 40,4% de los votos, frente al 43,9% logrado por el líder opositor.

El tercer candidato, el líder del partido Congreso Democrático Gambiano (CDG), Mammah Kandeh, se ha hecho con el 17% de los sufragios, según los resultados divulgados por el presidente de la Comisión Electoral Independiente (CEI) en una comparecencia emitida por la televisión estatal.

Momar Njie ha avanzado que el autoritario presidente de Gambia prevé hacer una declaración pública para reconocer "su derrota", a una hora que todavía no se ha concretado.

Unos 900.000 electores estaban llamados ayer a las urnas, en una jornada electoral que transcurrió con normalidad, pese a la decisión de las autoridades de suspender las comunicaciones con el exterior.

RESULTADO SORPRESA

La victoria de Barrow pondría fin a 22 años de poder autoritario de Jammeh, de 51 años, que derrocó a Dawda Jawara tras liderar un golpe de Estado militar contra él.

El mandatario gambiano ha sido acusado con frecuencia de ejercer una violenta represión política, de restringir la libertad de la prensa y de atentar contra los derechos humanos, especialmente en relación a colectivos como los homosexuales.

Jammeh llegó al poder con la promesa de mejorar el futuro de los gambianos y poner fin a la injusticia social y la corrupción, pero no ha alcanzado sus objetivos.

No en vano, Gambia se ha hundido aun más en la pobreza, y más de la mitad de su población vive con menos de dos dólares al día.

El nuevo presidente electo, Adama Barrow, un empresario de 51 años que hereda un país sumido en una grave crisis, anunció durante la campaña que una de las prioridades de su mandato de cinco años sería sanear la economía del país.

EL HUFFPOST PARA ENDESA