NOTICIAS
11/12/2017 08:22 CET | Actualizado 11/12/2017 20:25 CET

Las 44 obras de Sijena llegan a Aragón desde el Museo de Lleida

El plazo dado por el juez para devolver los 44 bienes de Sijena finalizaba este lunes.

Sepulcros del siglo XV únicos en el mundo, esculturas de alabastro de Gabriel Joly o tablas policromadas con más de tres siglos de antigüedad son parte de la historia de Aragón que guardaba el Monasterio de Sijena y fueron vendidos a Cataluña y que este lunes 11 de diciembre han vuelto a su lugar de origen.

El conflicto se remonta a los años 80 y 90 del siglo pasado, cuando las hermanas sanjuanistas de la Orden de Malta, propietarias del cenobio, vendieron 97 obras de arte religioso del Monasterio de Sijena a la Generalitat de Cataluña.

La Generalitat entregó en julio de 2016 una parte de esos objetos y hoy ha comenzado la devolución de las 44 piezas del patrimonio del Monasterio de Sijena (Huesca) depositadas en el Museo de Lleida a Aragón, en cumplimiento de la providencia del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca.

LAS AUTORIDADES HAN CARGADO CONTRA LOS MANIFESTANTES

Técnicos del Gobierno de Aragón se encuentran, desde las 4.00 horas de este lunes, en el Museu de Lleida procediendo al embalaje de los 44 bienes de Sijena para su traslado al Monasterio del municipio oscense, en cumplimiento de mandato judicial. Las autoridades han cargado contra los manifestantes que allí se concentraban.

El magistrado del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Huesca, Antonio Martín, dio como plazo este lunes, 11 de diciembre, a la Generalitat para devolver los 44 bienes del Real Monasterio de Villanueva de Sijena que se encuentran en el Museu de Lleida.

"Todo el operativo del Gobierno de Aragón, compuesto por técnicos, la perito y por una empresa especializada, ha entrado en el Museo y está procediendo al embalaje de todas y cada una de las piezas, de las 44, para su posterior traslado al Monasterio de Sijena", ha relatado el director general de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón, Nacho Escartín.

Ha incidido en que con esta actuación se cumple el mandato judicial: "En todo momento habíamos requerido que, en caso de que no se produjera la devolución, poder venir nosotros a recoger los bienes, tal y como está sucediendo, y se está cumpliendo escrupulosamente el plan de trabajo que había planificado el Gobierno de Aragón".

AUTORIZÓ A LA EMPRESA CONTRATADA PARA ACCEDER A LAS INSTALACIONES

Así, el juez autorizó a la empresa contratada por el Gobierno aragonés para acceder a las instalaciones del Museo de Lleida, donde se encuentran depositadas las piezas para la realización de las mediciones y demás operaciones necesarias para la entrega y traslado de las mismas.

También autorizó al personal de la Administración autonómica aragonesa, y a la técnico Ana Armillas Molinos, a acceder al Museo para realizar estas tareas. La Guardia Civil y los demás miembros de las Fuerzas de Seguridad podrían entrar en el Museo para "proporcionar seguridad y el adecuado desarrollo de las labores necesarias para el cumplimiento de lo que viene acordado en la presente causa".

El juez Antonio Martín advirtió a las partes de que por la realización de actos contrarios a lo señalado "podrán ser acusados de delitos de desobediencia a la autoridad y de delitos contra la Administración de Justicia". El Museo de Lleida deberá prestar "la necesaria colaboración para llevar a buen fin lo acordado".

LA GENERALITAT RECURRIÓ EL 7 DE DICIEMBRE

La Audiencia Provincial de Huesca confirmó, el 30 de noviembre pasado, la sentencia por la que el juez de primera instancia acuerda ordenar la devolución de las obras. Tras conocer esta decisión, el Gobierno de Aragón subrayó que tiene todo el dispositivo organizado para proceder a la retirada de los bienes de Sijena.

Mientras, la Conselleria de Presidencia de la Generalitat recurrió este jueves, 7 de diciembre, la providencia del magistrado del Juzgado número 1 de Huesca que fija el plazo de devolución. Ese mismo día, el Juzgado número 1 de Primera Instancia e Instrucción de Huesca dictó una providencia autorizando a la Guardia Civil a usar la fuerza para entrar en el Museo de Lleida a partir de las 00.00 horas del lunes 11 de diciembre.

Desde el 27 de octubre pasado, el Gobierno de España ostenta las competencias de la Generalitat de Cataluña, en aplicación del artículo 155 de la Constitución. Por lo que es el titular del Ministerio de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, quien tiene que ordenar el cumplimiento de la sentencia.

La Delegación del Gobierno en Aragón ha matizado este fin de semana que aunque el Ministerio ha dado las instrucciones pertinentes a los funcionarios de la Generalitat, y del Museo de Lérida, para que procedan a cumplir las resoluciones judiciales, "este hecho no es incompatible con que se permita a la Generalitat ejercitar un recurso de reposición que, por definición, no suspende el cumplimiento de la providencia que ordena la entrega de los bienes".

Manifestantes concentrados ante el Museo de Lleida han cargas policiales por parte de los Mossos, que querían ampliar el cordón para garantizar la seguridad del traslado de las 44 obras de Sijena a Aragón, según ha constatado Europa Press.

Las cargas se han producido sobre las 8.45 horas de este lunes en la Rambla d'Aragó de la capital del Segrià, cuando la policía catalana ha tratado de ampliar el cordón delante de la fachada principal del museo y, ante la negativa de los manifestantes, ha iniciado cargas en el lugar, donde se concentran 200 personas.

Los servicios médicos atienden sobre las 8.55 horas a un hombre que ha explicado a Europa Press haber recibido un golpe de porra y que es atendido por una taquicardia.

44 BIENES DATADOS ENTRE LOS SIGLOS XV Y XVIII

Los 44 bienes del Monasterio de Sijena que la Generalitat de Cataluña debía devolver a Aragón, tras una primera entrega de 51 piezas realizada en julio de 2016, están datados entre los siglos XV y el XVIII.

Entre ellas, se encuentran tres cajas sepulcrales de madera pintada de tres prioras del monasterio, una de ellas datada en torno a 1434 y las otras dos en la segunda mitad del siglo XV. Igualmente, se halla un banco de madera pintada y un remate con escudo en madera tallada y pintada, ambos del retablo de la Piedad y del siglo XVI.

También hay tablas policromadas del siglo XVIII de Santa Rosa de Lima, Santa Ubaldesca o Gertrudis, Santa Teresa de Jesús y Santa Clara. Entre las piezas se encuentran, asimismo, siete pinturas sobre tela de una serie sobre la Historia del rey David, del siglo XVIII, una pintura sobre tela de un Ecce Homo, del siglo XVII, y otra de una Crucifixión, de la misma época.

Además de otras pinturas sobre tela de los siglos XVII-XVIII, están catalogados cinco altorrelieves en alabastro atribuidos a Gabriel Joly, datados en torno a 1529-1530, con escenas de la vida de la Virgen María y de Jesucristo, y un fragmento de altorrelieve.

Asimismo, hay dos figuras talladas en el mismo material atribuidas al mismo autor y de la misma época, que se encuentran calcinadas y mutiladas, la de San Jerónimo y San Juan Bautista, y fragmentos del mismo material en el mismo estado, como el torso de San Juan Evangelista, la cabeza de San Cristóbal y un conjunto tallado en alabastro, muy calcinado, de la Piedad con otras figuras o Llanto por Cristo muerto.

ESPACIO ECO