POLÍTICA
20/12/2017 16:22 CET | Actualizado 20/12/2017 16:22 CET

Barcelona reflexiona (y trabaja)

Lo que piensan los votantes horas antes del 21-D: "Estamos en un lío".

EFE
Calle de Barcelona

Miércoles, 20 de diciembre. Otro extraño día en esta extraña época que vive Cataluña. Una jornada de reflexión en día laboral. Algo atípico impuesto por el calendario (mínimo) electoral fijado por Mariano Rajoy en virtud del 155. Y en estas 24 horas los catalanes piensan a quién van a votar.

El centro de Barcelona es un hervidero este miércoles. Se mezclan las maletas de los turistas, con las mochilas de los estudiantes y los maletines de los ejecutivos. A partir de mañana empezará un nuevo capítulo de esta embrollada novela. Y no hay vaticinios. Muchos vecinos lo repiten: volverá el lío. Eso sí, se percibe que irá mucha gente a votar. Todos reconocen que se tomarán las cuatro horas recogidas en la ley que justifican ausentarse del trabajo para acercarse a las urnas. Luego, todos a estar pendientes de la televisión.

"Es una jornada atípica, pero esperemos que haya un récord de participación". Esto confiesa Carmen, dueña de un puesto de frutas en el mercado de La Concepció, que dice que el mayor problema lo tendrán este jueves los autónomos para ir al colegio electoral.

ANTONIO RUIZ VALDIVIA

En las paredes brillan ya las luces de Navidad, una imagen que contrasta con la sensación de "angustia" que asevera que vivió durante el 1-O. Relata que los clientes comentan posiciones enfrentadas mientras hacen la compra, pero ella y su ayudante intentan cortar esas conversaciones lo más pronto posible.

¿Y a quién va a votar? "Por supuesto lo tengo decidido, a ERC, que es más afín conmigo". Además, exculpa a los independentistas del bajón económico de este mes: "Esto ya viene de hace tiempo, las cosas flojeaban ya antes". Suena un villancico de fondo en el mercado, y suelta un deseo: "Esperemos que se solucione bien, para el bien de los catalanes, que somos los que vivimos aquí".

"MI EMPRESA ES ESPAÑOLA, SE IRÍA"

Muy cerca en la calle Pau Claris descarga Jesús, de 26 años, un camión. Entre caja y caja, avanza que mañana irá a las urnas, pero que todavía no tiene decidido a quién le dará su voto (la mitad de los jóvenes están indecisos según el CIS).

Vive con normalidad este día de reflexión, no tiene mucho tiempo para pensar en una jornada de doce horas. Pero insiste en que "conviene" que vaya mucha gente a las urnas este 21-D porque el futuro dependerá de lo que "se elija mañana". Y habla claro: "Yo trabajo para una empresa española y si se declara la independencia, se iría".

ANTONIO RUIZ VALDIVIA

"PITO, PITO, GORGORITO"

La indecisión sobre a quién votar también cunde entre muchos independentistas: Carles Puigdemont u Oriol Junqueras. Antonia acaba de salir del banco y verbaliza esta sensación: "Estoy entre los dos y mañana haré pito, pito, gorgorito".

"Antes se hablaba más de las elecciones", dice sobre cómo ha evolucionado la campaña y apostilla entre risas: "Pero somos optimistas, ya sabemos que no vamos a lograr nada, que no seremos independientes, pero esperaremos. Hemos esperado 300 años... no vamos a decaer".

Esta jubilada reparte, sin embargo, críticas a partes iguales al hablar de las pensiones: "Unos dicen 'no votéis' a esos que os quitarán la pensión, otros te dicen que si les votas, tendrás la pensión. Eso es ir contra los sentimientos de la gente mayor desde un lado y otro".

ANTONIO RUIZ VALDIVIA

"ESTAMOS EN UN LÍO"

Al bloque constitucionalista votará Manuel, que roza los sesenta años. Está de gestiones por el centro y dice que es una "cosa inédita" esta jornada de reflexión. "Estamos en un lío, no sabemos cómo saldrá todo esto", comenta. Pide no salir en la foto, no quiere que lo vean sus vecinos, comenta. "Yo soy mayor, quiero calma", agrega.

El pronóstico de Manuel: "Quedará todo muy igualado. Estos días han sido muy duros, de los nervios, estamos así por los políticos".

Las encuestas de los periódicos y de los centros de investigación dan casi un empate entre ERC y Ciudadanos. ¿Y qué opinan en los taxis los barceloneses? Antonio, de 63 años, da sus impresiones a la espera de clientes: "Creo que saldrá mucha gente a votar. Hay de todo. Se habla mucho dentro, pero hay muchas mentiras sueltas. Los que vienen de fuera dicen una cosa, y los de aquí otra totalmente diferente".

¿Y cree la gente que se puede arreglar? "Depende lo que salga, para mí que se va a liar. Esta mañana he recogido a uno que no paraba de decir 'esto no tiene arreglo, esto no tiene arreglo, esto no tiene arreglo'. Otro, en cambio, me ha dicho que podremos tirar hacia adelante", describe este taxista.

ANTONIO RUIZ VALDIVIA

"SALGA LO QUE SALGA, VA IR TODO A PEOR"

Martí charla con una clienta de toda la vida, ella se lleva el Diez Minutos. En su quiosco también se producen muchas charlas sobre lo que pasa en Cataluña. "Yo iré a votar y creo que mucha gente lo hará. Creo que se va a repetir la jugada de las elecciones de hace dos años", aunque comenta que sería "muy bestia" si Ciudadanos logra ser la primera fuerza en votos. "Tendremos entonces un sarao de puta madre", añade.

Y se muestra pesimista en general: "Salga lo que salga, va a ir todo a peor, ahora tenemos el 155. El Gobierno español respetará lo que salga, pero no dejará la autonomía como estaba, Interior y Economía no los devolverá".

Afirma que todos estos días han sido "tristes y desagradables" y recuerda la "fuerte" sensación que dejó el 1-O, "independientemente del signo político". "Pasó algo muy gordo, y eso mucha gente no lo perdona", añade.

ANTONIO RUIZ VALDIVIA

"NO CONFIARÍA TANTO EN LAS ENCUESTAS"

Menos trascendente se muestra Juan, un herrero de Sabadell que tiene trabajo hoy en el centro de Barcelona. Antes de marcharse resta importancia a la jornada de reflexión: "No es nada especial, yo lo tengo ya decidido". ¿Irá mucha gente a votar? Se ríe y suelta: "Claro, pagan cuatro horas. Y saldrá lo que saldrá".

Tampoco tiene sensación de reflexión María José: "Es como si no fuéramos mañana a votar. Un día normal como otro. Se vive con tranquilidad. Yo ya hace mucho tiempo que he reflexionado, aunque no voy a decir a quién voy a votar. Puede que vaya mucha gente, pero también habrá gente que no está de acuerdo con el 155 y no irá. Yo no confiaría tanto en las encuestas".

El día después y las dificultades de los pactos están en la mente de todos. María José piensa que si salen los independentistas "estaremos en la misma situación", pero si ganan los constitucionalistas "no creo que se acepte, la gente se expresará en las calles".

Precisamente los que no han tenido que trabajar hoy han sido los políticos. No pueden pedir hoy el voto, así que algunos se han dedicado a estar con su familia, pasear, estar con amigos... incluso alguno se escapará a ver la última película de Star Wars. Y otro ejemplo de esta extraña campaña: no habrá la tradicional foto de candidatos el día antes al estar Carles Puigdemont en Bruselas y Oriol Junqueras en la cárcel de Estremera (Madrid).

Barcelona reflexiona y trabaja este miércoles. Mañana también trabaja... y vota.

ANTONIO RUIZ VALDIVIA

NOTICIA PATROCINADA