POLÍTICA
09/04/2018 04:06 CEST | Actualizado 09/04/2018 06:20 CEST

González, partidario de que los líderes independentistas "estén en la calle hasta que haya sentencia firme"

Y dice que muchos en el PSOE piensan como él.

AOL

El expresidente del Gobierno Felipe González se ha mostrado este domingo partidario de que los políticos independentistas que se encuentran en prisión provisional "estén en la calle hasta que sean condenados a una sentencia firme".

En una entrevista en el programa Salvados de La Sexta recogida por Europa Press, González ha señalado que, "ante las rupturas reiteradas de la legalidad" por parte de los líderes separatistas, "la respuesta del Estado de derecho tiene que ser garantista".

"Ese garantismo me lleva a decir que prefiero que los líderes que han vulnerado la legalidad, hasta que no sean condenados a una sentencia firme, estén en la calle", ha defendido el expresidente, para después añadir: "Algunos magistrados están en la misma magnitud de onda que yo".

Algunos magistrados están en la misma magnitud de onda que yo.Felipe González

En este sentido, ha señalado que el líder del PSC, Miquel Iceta, ya sostuvo esta idea "en los mismos términos" y que en el PSOE "hay mucha gente que piensa" así. Con todo, el mismo González ha dejado claro que no quiere "comprometer al partido" y que no reclama un cambio en el discurso socialista.

González ha afeado a Mariano Rajoy la gestión de la crisis catalana por no haber llevado a cabo la política "que se tenía que haber hecho". A su juicio, hubiese sido "infinitamente menos costoso" que el artículo 155 se hubiese aplicado "después de un intento de diálogo que falló".

Es más, cree que el Ejecutivo debió actuar cuando el expresidente catalán Artur Mas convocó la consulta del 9 de noviembre de 2014: "Así se hubieran evitado todas las derivas que estamos viviendo ahora".

Puigdemont, culpable de sedición pero no de rebelión

Preguntado sobre la posible extradición a España del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, González ha señalado que sería "lógico" que el país germano lo entregase. Con todo, no cree que la imagen de España fuese a quedar perjudicada si no se produce la entrega.

Para el expresidente socialista, existe un "claro delito de sedición y malversación" pero no de rebelión, ya que "faltan algunos componentes". "Equivalentemente en Alemania el delito es alta traición, penado con cadena perpetua. Allí se lo toman en serio", ha explicado.

Además, ha negado que Puigdemont sea un exiliado político sino más bien "el capitán del Costa Concordia, que ve el barco embarrancado y se va a la costa", a diferencia del exvicepresidente Oriol Junqueras, que "no abandonó el barco".

NOTICIA PATROCINADA