VIRALES
16/04/2018 10:17 CEST | Actualizado 16/04/2018 10:25 CEST

Se vuelve loca con el físico de su cita de 'First Dates', un modelo georgiano, pero la cosa acaba como acaba por sus celos

"Me dio la impresión de que es un poco golfo, sí, no sé por qué".

CUATRO

A Tamara, una dependienta viguesa de 22 años, le gustó (y mucho) físicamente su cita, un modelo georgiano también de 22 llamado Beka. Ambos afrontaron su cita de First Dates con sinceridad, sin cortarse un pelo y con un tema estrella: la fidelidad.

"¿Eres celosa?", le preguntó el chaval, ante la cara de póker de la chica. La respuesta de Tamara no dejó lugar a la duda: un "sí" rotundo".

Pincha aquí para ver el vídeo en la web de Cuatro

"Eso me echa para atrás porque es algo de nacimiento y va a peor", reconoció ante la cámara el chico, quien para su cita parecía llevar pegada en la frente una pegatina que ponía "yo soy infiel".

A partir de ese momento, la charla giró en torno a la defensa de Beka de su inocencia y a la falta de confianza de la chica. ¡Mal empezábamos!

- Tamara. ¿Y en ti podría confiar?

- Beka. En mí podrías confiar. Siempre que están conmigo se ponen celosas y nunca he hecho nada.

- Tamara. ¿Y nunca fuiste infiel?

- Beka. No, aunque te diga lo que te diga no me vas a creer.

Lo cierto es que los argumentos de Berka no terminaron de convencer a la chavala, quien no dudó en afirmar ante la cámara que "a mí me dio la impresión de que es un poco golfo, sí, no sé por qué".

Por su parte, Beka seguía a lo suyo, dando muestras de una gran autoestima: "Soy muy sincero y tengo mucha personalidad. Si eres infiel no valoras lo que tienes, así que puerta. Tranquila que yo tengo cola".

CUATRO

Tras el examen realizado por la chica a su cita en torno al tema fidelidad, Tamara se relajó un poco y, directamente, soltó una indirecta la mar de directa a Beka para hacerle ver que le gustaba... mucho.

"A mí me gusta vacilar. Cuando me gusta alguien le digo "cuándo nos casamos", aunque es mentira, no quiero casarme ahora... ¿cuándo nos casamos?", bromeó Tamara, ante la sonrisa picara del chaval, quien se hizo un poco el loco afirmando que "a mí me gustan los vaciles".

Sin embargo, la suerte ya estaba echada. A Beka no le había gustado lo que había visto y, por si fuera poco, Tamara no era lo suficientemente alta para él: "Esperaba alguien más alta, esperaba algo...".

Así que la sentencia final no podía ser otra:

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST