NOTICIAS
21/04/2018 23:17 CEST | Actualizado 21/04/2018 23:59 CEST

El Barça gana la Copa del Rey tras golear al Sevilla (0-5)

Los culés logran su trigésima copa en un partido en el que no tuvieron rival.

AFP

No hubo rival. El Barça volvió a ganar la Copa del Rey y lo hizo con gran contundencia. 0-5 ante un Sevilla flojísimo en defensa que apenas aportó nada desde el principio y que se vio con el marcador en contra muy pronto.

Fue la noche de Andrés Iniesta, en la que es, previsiblemente, su última final con el Barcelona. Y no faltó a la cita con la clase y con el gol. Marcó el cuarto, insignificante en el resultado final, pero muy revelador de lo que ha supuesto este jugador para el Barça y para el fútbol español.

Una jugada llena de clase en la que trazó una pared con Messi y, ante el portero rival, detuvo el tiempo para hacer correr la pelota lo suficiente para quebrar al arquero con la cintura y resolver a puerta vacía.

Antes, el Barça había sentenciado el partido en la primera mitad. Un primer tramo del encuentro en el que fue muy superior a su rival.

Diferencia futbolística que comenzó a trasladarse al electrónico a los 14 minutos, cuando la endeble defensa sevillista se tragó un saque largo de Cillessen que Coutinho aprovechó para ganar la espalda a la zaga y centrar a Luis Suárez para que rematara a placer.

A los 30 minutos el resultado ya reflejaba un 0-2 a favor de los blaugrana gracias a una buena jugada de Jordi Alba por la banda izquierda, que cedió de tacón hacia Messi para que, de un potente zurdazo, rematara el segundo del Barça.

Precisamente Messi fue el autor del pase del tercero, nueve minutos después, también obra de Luis Suárez. El uruguayo trenzó una pared con su compañero argentino y, tras aguantar con el cuerpo la carga del defensa, resolver con la derecha pegado al palo izquierdo.

El último gol, el que cerró la manita barcelonista, fue obra de Coutinho de penalti. El brasileño había sido el autor de la jugada que forzó la pena máxima tras una mano de Lenglet dentro del área.

Una noche histórica para un Barça histórico, que logra su Copa del Rey número 30 y que despide esta noche a un jugador de época: Andrés Iniesta.

EL HUFFPOST PARA ENDESA