INTERNACIONAL
26/04/2018 21:33 CEST | Actualizado 26/04/2018 21:39 CEST

El combate contra el terrorismo pone su foco en su financiación

Macron encabeza una reunión de 72 países y 18 organizaciones en la que se estudia cómo cerrar el grifo al ISIS o Al Qaeda.

POOL New / Reuters
Emmanuel Macron, el presidente de Francia, durante su discurso de hoy en París.

El combate internacional contra el Estado Islámico (EI) y Al Qaeda apostó hoy por una mayor coordinación en la vigilancia prestada a la financiación de esos grupos terroristas como medida clave para anticipar y controlar los movimientos de sus integrantes y sus actividades.

Reunidos en París a iniciativa del presidente de Francia, Emmanuel Macron, 72 países y 18 organizaciones internacionales se comprometieron a reforzar sus marcos jurídicos y operativos internos de cara a la colecta, el análisis y el intercambio de información por parte de sus respectivas autoridades nacionales.

La declaración final, no vinculante, coincidió en la necesidad de luchar contra las transacciones anónimas, con una mejora de la trazabilidad y la transparencia de los flujos, incluidos los dirigidos a organizaciones sin fines lucrativos y a obras caritativas.

En esa línea, el ministro de Finanzas de Qatar, Ali Shareef al Emadi, avanzó en el diario Le Figaro que su país prevé reforzar el control al que somete a las organizaciones caritativas, acusadas en ocasiones de financiación terrorista.

Bajo el título de "No money for terror" (Nada de dinero para el terrorismo), este encuentro en la sede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) buscaba ante todo mejorar la cooperación para minimizar los riesgos, por encima de los diferentes intereses geoestratégicos de los actores participantes.

Todo ello ante la constatación de que la victoria militar contra el EI, según las autoridades francesas, no evita un eventual resurgir de la banda terrorista, de la que se calcula que desde 2014 ha recaudado más de 3.000 millones de dólares (unos 2.460 millones de euros).

Aunque los últimos atentados destacan por su bajo coste, ese tesoro de guerra sirve para mantener a flote su estructura, el coste de la formación de sus combatientes o la difusión de su propaganda.

Desde Francia se advirtió así de que la información financiera es una pieza clave en el combate contra el terrorismo, porque permite detectar señales de partida o regreso de individuos radicalizados hacia zonas de guerra, o la colecta de fondos para apoyar a combatientes sobre el terreno.

La cita contó en su jornada inaugural del miércoles con casi medio millar de expertos, incluidos magistrados, representantes de los servicios de inteligencia interior y exterior o jefes de células de inteligencia financiera, a los que tomaron el relevo hoy unos 80 ministros de diferentes áreas implicadas en la materia.

Hay que cortar a nuestro enemigo desde la raíz, acabar con su capacidad de financiarseEmmanuel Macron, presidente de Francia

El formato, inédito, según Francia, comprometió a sus participantes a anticipar y prevenir el riesgo de desvío de fondos en el uso de nuevos instrumentos financieros como las criptomonedas, con la aplicación efectiva de las normas de entidades como el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), dependiente de la OCDE.

"Hay que cortar a nuestro enemigo desde la raíz, acabar con su capacidad de financiarse", dijo Macron, recién llegado de su viaje oficial a Estados Unidos, con un discurso en el que evidenció que el terrorismo se nutre del tráfico de seres humanos, de drogas o de armas, y requiere para hacerle frente "transparencia y cooperación".

El encuentro animó a sumar a su lucha a las empresas del sector privado, en particular del mundo digital, promoviendo una mayor cooperación entre las principales plataformas de internet y las redes sociales, especialmente estadounidenses, y los servicios de policía o de justicia.

Igualmente abogó por aplicar con eficacia los mecanismos de congelación de bienes y por ayudar con expertos y formación a aquellos Estados que no disponen de la capacidad necesaria para emprender un combate efectivo, en un momento en que, según Francia, la amenaza es global y ha evolucionado.

Irán y Siria, no invitados, fueron los grandes ausentes en una convocatoria que sí agrupó a representantes de España, Turquía, Arabia Saudí, Bahrein o Kuwait, y de organismos como Interpol, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o la Liga Árabe.

Macron avanzó que la "coalición" lanzada hoy tendrá su primera reunión de seguimiento el próximo septiembre en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, y una nueva cita en 2019, auspiciada esta vez por Australia.

QUERRÁS VER ESTO

Entrevista con Jerôme Ferret, sociólogo especializado en radicalización.

NOTICIA PATROCINADA