ECONOMÍA
17/05/2018 16:15 CEST | Actualizado 17/05/2018 18:50 CEST

¿Por qué la luz no deja de subir pese a lo mucho que ha llovido?

En 15 días, la electricidad ha subido un 13%.

AntonioGuillem via Getty Images

El precio de la electricidad se disparó a finales del año pasado. Las miradas se fijaron entonces en la sequía. La falta de lluvias era el principal motivo de la escalada. Los embalses se situaban al 38% de su capacidad en octubre, un 10% menos que un año antes. Esto obligó a usar tecnologías más caras para producir electricidad, como el gas natural y el carbón.

La subida del 31% del precio en 2017 despertó una alarma social. Incluso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se conjuró a la lluvia. "Va a llover y eso va a dar lugar a una bajada (...) No todo depende del Gobierno", señaló en una entrevista a Onda Cero.

Finalmente, la lluvia llegó y la situación se revirtió. Los embalses se encuentran ahora al 71,73% de su capacidad, un 14% más que a mediados de mayo de 2017, según la última actualización del portal oficial Embalses.net.

"Las precipitaciones de los últimos meses han recuperado las reservas de agua tras la alarmante situación de finales del año pasado. El húmedo y lluvioso invierno de 2018 ha permitido mejorar el estado de los embalses hasta el 71,73%, a menos de un punto de la media de los últimos 10 años", señalan los meteorólogos de ElTiempo.es.

ElTiempo.es

El precio sigue al alza

A pesar de los lamentos, las ansiadas precipitaciones no se han traducido en los esperados descensos en el recibo de luz. El precio medio en el mercado mayorista se ha situado en los 42,67 euros por megavatio hora en abril, un 6,2% más caro que en marzo (40,18 euros), cuando suele ser el mes más barato del año. Y en la primera quincena de mayo, se ha aupado otro 13% hasta los 48,25 euros.

Este incremento afecta directamente al bolsillo de los más de 11 millones de clientes que tienen la tarifa regulada, llamada Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC). Una subida en el precio del mercado eléctrico conlleva automáticamente un alza en sus recibos.

Los precios del mercado suponen el 35% del importe del recibo de la luz. El resto se corresponde a los peajes (45%) y a los impuestos (20%). Un incremento también afecta al resto de consumidores que tienen contratos de luz en el mercado libre, aunque más a largo plazo.

"La formación del precio de energía todos los días depende de la cantidad de la oferta de energía que hay en cada hora. Cuanta más oferta hay, menor es el precio. Quien marca el precio final será la energía más cara, que suele ser la producida por los ciclos combinados de gas", explica Juan Antonio Martínez, analista de Grupo ASE.

El parón nuclear afecta a los precios

Los expertos señalan que los precios suben porque hay menos participación de la energía nuclear. Esta, al igual que las renovables, abarata el recibo.

¿De dónde proviene la energía que se produce en España? Las tres principales fuentes de generación de energía en abril fueron la hidráulica (24% del total), la eólica (22,6%) y la nuclear (19,5%).

Red Eléctrica de España

La parada de dos reactores nucleares, Vandellós II y Almaraz, durante varios meses ha supuesto una reducción de la generación nuclear del 22%, cuentan desde Grupo ASE. Este último reactor se conectó de nuevo a la red el 11 de mayo. Sin embargo, está prevista la desconexión de Trillo para recargar combustible.

"La falta de energía nuclear y la poca producción eólica en las dos últimas semanas está reduciendo la oferta de energía barata en el mercado. Eso permite a otras energías subir el precio", afirma Martínez.

Los analistas culpan a la energía hidráulica

Los expertos consideran que las centrales hidráulicas producen mucha menos energía de la que pudieran. Les acusan de "jugar con el precio" de la electricidad.

"La hidráulica tiene capacidad de regularse, de almacenamiento, así que aprovecha la posibilidad de producir más o menos para quedarse donde el precio sea más alto. Si yo tengo un embalse de agua y veo que en vez de producir 500 megavatios, voy a conseguir la misma rentabilidad con 200, pues me quedo en 200 para que finalmente entre un ciclo combinado de gas y que lo que yo oferte pueda pagarse caro", apunta Martínez.

"La energía hidráulica que se ha producido este miércoles es la misma que la que se produjo hace un año en estas fechas, cuando hay un 55% más de reservas", añade. "Lógicamente, todas las empresas privadas utilizan sus recursos para buscar la máxima rentabilidad. Ellos no van a echar el agua por echarla, sino cuando les sea interesante".

Al igual opina el ingeniero industrial Jorge Morales de Labra. "Una central hidroeléctrica cuando está al 80% venden la energía procedente del agua muy barata, mientras que cuando están bajas, la vende muy cara, porque calcula el precio de oportunidad", aseguraba este experto en energía a este medio.

El futuro que espera

La situación no parece que vaya a mejorar en los próximos dos meses. "El panorama no debería cambiar mucho. Si seguimos con anticiclón, las temperaturas suben y la eólica y la nuclear siguen sin entrar, seguiremos viendo precios del entorno de 50 o 55 euros megavatio. Todo va a depender de la producción eólica en las próximas semanas. Una vez entre la nuclear a plena carga, a partir de verano, veremos bajadas de precio", señala Martínez.

"La tendencia lo que queda de mes es a registrar precipitaciones por debajo de lo normal en toda la mitad norte peninsular, especialmente en el Cantábrico. Las temperaturas tenderían a estar por encima de la media en el interior y norte peninsular pero por debajo en el sur", explica Mar Gómez, meteoróloga de Eltiempo.es, a El HuffPost.

La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía, que agrupa a 26 compañías cuyo consumo de electricidad supone el 11% de la demanda anual de la Península, estima en su barómetro que el precio medio del mercado eléctrico español de este año será de 55,1 euros el megavatio hora.

Los mercados de futuros de la electricidad anticipan que los precios se mantendrán elevados. El megavatio hora superará los 60 euros de media en el tercer y cuarto trimestre de 2018, según los datos de European Energy Exchange.

"Los precios están tan altos en el mercado de futuros porque los inversores se están dejando llevar por otros mercados europeos donde el precio del carbón y del gas están al alza, aunque no tienen que ver con nuestro mercado", asegura Martínez. "Con una producción eólica e hidráulica importantes, los precios no deberían ser una locura como reflejan estos precios del mercado de futuros".

Los precios no deberían ser una locura como reflejan estos precios del mercado de futuros"Juan Antonio Martínez, analista de Grupo ASE

LA NATURALEZA SÍ QUE SABE