NOTICIAS
11/06/2018 21:03 CEST | Actualizado 11/06/2018 21:20 CEST

Los desgarradores testimonios desde el interior del 'Aquarius': "Un hombre ha tratado de tirarse por la borda debido al miedo"

El doctor David Beversluis y el coordinador de MSF Aloys Vimard, a bordo del barco, cuentan la delicada situación en su interior.

EFE

El doctor David Beversluis, que se encuentra a bordo del barco Aquarius, ha advertido del riesgo de que empeoren las condiciones de salud de los 629 migrantes recogidos por el buque si las condiciones empeoran, por el estrés y el hacinamiento. La escasez de comida y agua se ha solucionado por el momento al recibir esta tarde 950 botellas de agua, 800 paquetes de fideos instantáneos y refrigerios que les ha entregado un buque de la marina maltesa.

Médicos Sin Fronteras avisa de que los migrantes están cada vez más "nerviosos y preguntan cuándo llegarán a tierra" y uno de ellos incluso ha amenazado con tirarse por la borda porque temía ser devuelto a Libia.

Beversluis había explicado que en el barco apenas disponían de comida. Esto, sumado a las deficientes condiciones, hacía difícil que aguantaran muchos días más. Por ello, ha insistido en que necesitan "un puerto de seguridad". "Sin eso, corremos el riesgo de tener muchos más pacientes graves", ha alertado.

La mayoría de los migrantes, según ha indicado en declaraciones recogidas por Europa Press, presentan síntomas generalizados como fatiga, deshidratación, dolores musculares y mareos y aunque la situación médica actual es "estable", advierte del riesgo de que empeore durante la noche sin una mayor capacidad médica y unas mejores condiciones.

"Podemos tratar a muchos de estos pacientes pero si las personas permanecen bajo condiciones como esta, con estrés y hacinamiento, mucho más tiempo, anticipamos que muchas más personas presentarán síntomas similares", ha precisado.

Según ha indicado, a bordo del Aquarius hay siete mujeres embarazadas "en buenas condiciones" pero recuerda que son "vulnerables" ante el empeoramiento de las condiciones.

También ha recordado que hubo varios pacientes "críticos" con hipotermia, síntomas de ahogamiento, que fueron "resucitados con éxito" y ahora están monitorizados, aunque precisa que existe la posibilidad de que desarrollen problemas pulmonares.

Asimismo, tienen unos 15 pacientes con quemaduras químicas, provocadas por la mezcla de agua salada y el combustible acumulado en el fondo de los botes de goma. En el caso de estos migrantes, puntualiza que su situación es "estable" pero apunta que precisan de un cuidado continuo de las heridas que sobrepasa las capacidades del equipo médico.

Igualmente, varios de los migrantes a bordo del buque presentan, según explica el doctor, "casos graves de ortopedia con infecciones" que necesitan ser evaluados "rápidamente" e incluso posiblemente, ser intervenidos quirúrgicamente.

Beversluis ha indicado que actualmente están a la espera de poner rumbo hacia un puerto de seguridad donde puedan atracar pero aún desconocen hacia dónde va a dirigirse el barco porque no han recibido instrucciones.

El barco está abarrotado

Por su parte, el coordinador de Médicos Sin Fronteras (MSF) a bordo del Aquarius, Aloys Vimard, ha declarado que el barco "está abarrotado" y "por encima de su capacidad". "Tenemos personas muy vulnerables a bordo y la mayoría de ellas están agotadas", ha sentenciado.

"La situación médica es actualmente estable, pero algunos pacientes pueden deteriorarse sin atención médica avanzada", ha avisado en declaraciones recogidas por Europa Press, para después apuntar que algunos de los migrantes estuvieron a punto de ahogarse durante el rescate por lo que "podrían desarrollar complicaciones pulmonares rápidamente".

"Estas personas deben ser llevadas a un puerto de seguridad de inmediato", ha dicho, apuntando eso sí que "no hay pacientes críticos". Además, ha precisado que en el buque hay un médicos, tres enfermeras y una matrona.

El coordinador de MSF ha confesado que están "preocupados por el golpe de calor y la deshidratación", al tiempo que ha incidido en que solamente tienen "suficiente comida" para esta tarde, por lo que están a la espera del suministro procedente de Malta. Asimismo, ha afirmado que los migrantes "están ansiosos" porque el barco lleva 12 horas sin moverse.

LA NATURALEZA SÍ QUE SABE