INTERNACIONAL
14/06/2018 08:12 CEST | Actualizado 14/06/2018 15:51 CEST

Pompeo confía en que gran parte del desarme de Corea del Norte se complete en el mandato de Trump

El secretario de Estado estadounidense advierte que las sanciones contra Pyongyang sólo serán levantadas cuando este proceso sea concluido.

El dirigente norcoreano Kim Jong-Un "entiende" que el proceso de desnuclearización debe ser "rápido", ha declarado este jueves en Seúl el secretario de Estado estadounidense advirtiendo que las sanciones contra Pyongyang sólo serán levantadas cuando este proceso sea concluido.

"Pensamos que Kim Jong-Un entiende la urgencia de la situación y que debemos hacerlo rápidamente", ha dicho Mike Pompeo, tras la histórica cumbre de esta semana en Singapur entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano.

"Estados Unidos sigue comprometido en lograr una desnuclearización completa, verificable e irreversible de Corea del Norte", ha dicho Pompeo en una rueda de prensa en Seúl con la ministra de Relaciones Exteriores surcoreana, Kang Kyung-wha y con el jefe de la diplomacia de Japón, Taro Kono.

El encuentro del martes, el primero entre un dirigente norcoreano y un presidente estadounidense en ejercicio, ha tenido un gran impacto mediático, pero sus resultados tangibles, en particular sobre la desnuclearización de Corea del Norte, aún generan interrogantes.

En la declaración firmada por Kim y Trump, Pyongyang se compromete con una "desnuclearización completa de la península coreana", aunque esta fórmula está lejos de las exigencias de Estados Unidos, que lleva tiempo reclamando que Corea del Norte abandone su arsenal atómico no sólo de forma completa, sino también de modo "verificable" e "irreversible".

Tras el encuentro, Trump dijo el miércoles que su "acuerdo" con Kim evitó una "una catástrofe nuclear" y que ya no existe más esta amenaza desde Corea del Norte. "No más lanzamientos de cohetes, ensayos o investigaciones nucleares", ha escrito en Twitter desde Washington Trump.

Pero pese al optimismo de Trump, los expertos en el tema de Corea del Norte siguen preocupados de que Kim no entregó garantías específicas en la cumbre, que si le sirvió como una plataforma de publicidad.

Y estas preocupaciones también parecían compartirse en Corea del Sur y en Japón.

El miércoles Pompeo, que dirigirá las negociaciones ulteriores con los norcoreanos, ha dicho que Estados Unidos espera que "la mayor parte" del desarme nuclear norcoreano haya terminado al final de la presidencia de Trump en 2020.

En este sentido, Pompeo ha afirmado que las sanciones contra Corea del Norte sólo serán levantadas tras una "desnuclearización completa".

UNA ALIANZA "MÁS FUERTE QUE NUNCA"

Por su parte, la jefa de la diplomacia surcoreana ha dicho que "la alianza entre Corea del Sur y Estados Unidos es más fuerte que nunca", después de que el presidente estadounidense anunciara el fin de los ejercicios militares conjuntos, una vieja exigencia del régimen norcoreano, que siempre consideró esas maniobras como un ensayo para una posible invasión de su territorio.

Kono ha dicho que Japón entendía que esta interrupción de los ejercicios militares era contingente con los pasos de Corea del Norte hacia una desnuclearización.

Estados Unidos tiene unos 30.000 soldados desplegados de manera permanente en Corea del Sur para proteger a su aliado ante la amenaza del Norte, que la invadió en 1950 dando lugar a la Guerra de Corea, que duró hasta 1953 y terminó con un armisticio y no un tratado de paz.

EL HUFFPOST CON ROYAL CANIN