POLÍTICA
20/06/2018 08:09 CEST | Actualizado 20/06/2018 10:40 CEST

¿Qué tiene de bueno y qué de malo cada uno de los candidatos a suceder a Rajoy?

Examinamos a los aspirantes a liderar el PP.

EL HUFFPOST

El PP entra en un terreno desconocido. El dedazo ya es cosa del pasado. Ahora arranca la guerra interna (y de cara los medios) entre los aspirantes a suceder a Mariano Rajoy. Por ahora, seis han dado el paso adelante mientras que el gran favorito, Alberto Núñez Feijóo, ha renunciado a la pelea.

El PP estrena un nuevo sistema para elegir al líder: el 5 de julio los militantes votarán a su candidato favorito y a los compromisarios que irán al congreso. Los dos aspirantes más votados irán a una segunda vuelta, en la que solo votarán los delegados los días 20 y 21 de julio. Pero cuidado esa elección podría salvarse en la primera ronda si uno de los combatientes logra más del 50% de votos, gana en la mitad de las circunscripciones y superar en 15 puntos al siguiente.

Es hora de hablar de los 'concursantes' en el Gran Hermano del PP. ¿Cuáles son sus puntos fuertes? ¿Y los débiles?

SORAYA SÁENZ DE SANTAMARÍA

GTRES

Fortalezas: La exvicepresidenta del Gobierno vende su experiencia de gestión, el hecho de ser la alumna más aplicada del Gobierno. Es la más popular de todos los aspirantes, en el sentido de que era el miembro del antiguo Ejecutivo mejor valorado por los ciudadanos en las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas. También con sus 47 años representa a una nueva generación y no tiene manchas relacionadas con la corrupción ("En mi puta vida he cobrado un sobre", ha llegado a decir). En su entorno siempre explican que se crece con los grandes problemas y retos. Otros puntos: tiene buena relación con los medios de comunicación. Y ha reivindicado que es una oportunidad "real" ahora para la igualdad si se elige a una mujer. Fuentes del PP que la apoyan esperan que dé la sorpresa entre la militancia.

Debilidades: Su apoyo en el PP siempre se ha puesto en duda. Muchos en el partido piensan que solo se ha centrado en el Gobierno y que nunca ha apoyado en público al Partido Popular en momentos difíciles con los casos de corrupción. Siempre se escudaba tras la mesa del Consejo de Ministros. Además, sus detractores inciden en que lleva el sello "marianista", por lo que no representa cambio. Sectores del partido critican su lado tecnócrata y la falta de política y comunicación. Su gestión del tema catalán le ha valido también reproches internos. Su duelo con Cospedal le ha propiciado muchos enemigos internos, aunque ella también ha ido tejiendo una red de complicidades con algunos barones importantes: Alfonso Alonso (País Vasco) o Juanma Moreno (Andalucía).

MARÍA DOLORES DE COSPEDAL

EFE

Fortalezas: Ella es una mujer de partido "a las duras y las maduras", siempre se ha partido la cara por el PP -palabras textuales de ella-. La secretaria general defiende ante los suyos que lo ha hecho todo por el partido, en momentos tan polémicos como la "indemnización en diferido" de Luis Bárcenas. Además, pone sobre la mesa que ha sido capaz de ganar elecciones en Castilla-La Mancha, histórico bastión del PSOE. "Ganar, ganar, ganar" y "victoria, victoria, victoria" promete en esta carrera.

Debilidades: Es 'pata negra' del PP, pero precisamente esos casos de corrupción también han manchado su imagen. Algunos se plantean: una buena presidenta del PP, ¿pero una buena candidata para la Presidencia del Gobierno?. Su popularidad es inferior a la de Santamaría en las encuestas del CIS. También en el último congreso del PP se evidenció un fuerte malestar interno por su afán por acumular cargos: era ministra de Defensa, secretaria general del PP y presidenta del PP de Castilla-La Mancha. Algunos pueden pensar que su candidatura puede dividir al partido por su lucha con Santamaría y opten por una tercera vía. Además, en el imaginario colectivo está que se presenta para frenar a la exvicepresidenta. Y en todas las coversaciones sobre ella aparece su marido y sus negocios, algo que a ella le ofende especialmente.

PABLO CASADO

EFE

Fortalezas: A falta de Feijóo, Casado se presenta como pegamento entre las distintas familias del Partido Popular (una tercera vía). Ha formado parte del equipo de Rajoy en Génova estos años, pero sigue manteniendo un estrecho vínculo con José María Aznar y Esperanza Aguirre. Tiene un perfil que puede atraer a jóvenes votantes de centro-derecha que ahora optan por Ciudadanos. Y representa la renovación generacional: 37 años. Además, es muy querido en las potentes estructuras de Madrid y Castilla y León. Vende además ideas fuertes en el PP como la familia o ser del ala liberal.

Debilidades: Está al borde la imputación. Su imagen ha perdido brillo en pocas semanas por las sospechas sobre su máster y su licenciatura. La jueza ya ha pedido a la Mesa del Congreso que acredite su condición de aforado ante la posibilidad de que se le investigue formalmente. Él ha dicho que todo fue legal, pero la Justicia tiene el caso entre sus manos.

JOSÉ MANUEL GARCÍA-MARGALLO

EFE

Fortalezas: Se presenta a la carrera como el candidato con el discurso más radical "contra" Sáenz de Santamaría. Votarle es como decir 'no' tajantemente a la exvicepresidenta. Además, vende su reputación como exministro de Asuntos Exteriores. También hace gala de ser directo, de no callarse. Se ha lanzado a la piscina mediáticamente también (la televisión ya es su segunda casa). Algunos históricos del PP podrían apoyarle para no mancharse en la guerra Cospedal vs. Santamaría y dice que lo importante es un debate de ideas ahora.

Debilidades: Precisamente su 'antisorayismo', lanzarse a la carrera para evitar la llegada de la exvicepresidenta. La sensación que recorre en el PP es que hace falta que llegue una nueva generación para hacer frente a Ciudadanos, algo que a sus 73 años no representa precisamente Margallo.

JOSÉ RAMÓN GARCÍA-HERNÁNDEZ

EFE

Fortalezas: Aunque el gran público no lo conoce, no había evento en el PP de Rajoy en el que no estuviera él. Este diputado y diplomático era un referente en temas inteernacionales. Conoce bien el partido... y lo conocen bien en las estructuras de poder. Además, es el representante en la carrera del "humanismo católico". Arrancará algunos votos por ahí.

Debilidades: No es un candidato muy conocido entre las bases. No tiene tirón mediático y su candidatura, a pesar de ser la primera en aparecer, se desinfla cada segundo que pasa por la llegada de aspirantes con renombre.

JOSÉ LUIS BAYO

ARCHIVO

Fortalezas: El expresidente de NNGG del PP valenciano es un auténtico desconocido, por lo que se presenta como el "candidato de las bases". Se venderá como el sueño de un militante periférico contra el establishment. Su cartel: tiene "las manos limpias" y es la "regeneración".

Debilidades: Pues precisamente lo mismo. Es un desconocido, no tiene apoyos, es una aventura misteriosa para el PP, no tiene experiencia de gestión. ¿Se puede permitir el PP entregarse a alguien del que no conocían ni su nombre? Además, ya intentó el liderazgo del PPCV sin apenas respaldo y denunció el congreso regional del año pasado ante la Justicia.

NOTICIA PATROCINADA