INTERNACIONAL
29/06/2018 13:50 CEST | Actualizado 29/06/2018 15:27 CEST

Guía para entender el acuerdo migratorio de la UE

5 claves que resumen el pacto cerrado por la reunión del Consejo Europeo celebrada este jueves.

La canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo austriaco, Sebastian Kurtz.
AFP
La canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo austriaco, Sebastian Kurtz.

Como ocurre últimamente con las políticas de la Unión Europea, había muchas esperanzas en la cumbre de este jueves y viernes en lo que a materia migratoria se refiere y lo que se ha acordado es humo. Sí, humo. El acuerdo 'in extremis' alcanzado entre los todavía 28 es voluntario. Y ante esta característica, la duda que surge es evidente: si cuando hubo un plan obligatorio para los Estados miembro de acoger a 160.000 refugiados el resultado fue nefasto, ¿por qué iban a hacerlo ahora si es algo que dependerá de cada uno?

Prueba de hasta qué punto la solución queda en un limbo es que, horas después de anunciarse formalmente el acuerdo —a las 4.34 de la madrugada—, el presidente francés, Emmanuel Macron, ya estaba estaba mirando a otro lado: "Francia no es un país de primera línea y son estos los que deben decidir si abren centros de internamiento".

REUTERS
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Las sensaciones en el seno europeo son encontradas. Mientras el presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani, ha asegurado que el acuerdo es "un buen resultado inicial", otros líderes como el español Pedro Sánchez ha asegurado que "no es el mejor". Por el contrario, notablemente satisfechos han quedado los Gobiernos de Italia, "ya no estamos solos", ha dicho el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y de Austria.

Estas son las claves de un pacto que no ha dejado indiferente a nadie.

1.- Centros "controlados"

Una de las propuestas clave pasa por la creación voluntaria de "centros controlados" para migrantes en los países de la UE, donde tendría lugar una selección de las personas socorridas en el mar, entre aquellos que pueden obtener el asilo y los que deben ser devueltos a sus países de origen.

El reparto de los refugiados, aquellos que obtuvieron la protección internacional, se hará también en base voluntaria a la espera de que se reformen las reglas europeas de asilo, una medida celebrada por los países del Este, reacios a acoger refugiados en la última crisis migratoria.

2.- Mayor protección de fronteras y cooperación con los países de origen y tránsito

Esto es, principalmente, con África.

Los mandatarios urgen a las instituciones comunitarias a "explorar rápidamente el concepto de plataformas regionales de desembarco", en cooperación con terceros países, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Estas plataformas situadas fuera de la UE, adonde se trasladarían los barcos socorridos en el mar como una medida para impedir las peligrosas travesías del Mediterráneo, también se encargarían de diferenciar a los migrantes, "respetando plenamente el derecho internacional".

Este tipo de instalación, que podría instalarse en el Norte de África, representaría una respuesta a crisis como las del Aquarius y el Lifeline, barcos con migrantes a bordo que desembarcaron en otros países después de que Italia les cerrara sus puertos. Marruecos rechazó el jueves acogerlas en su suelo.

Los europeos priorizan así la protección de sus fronteras ante los migrantes en una cumbre que debía inicialmente lograr un "consenso" sobre la nueva política de asilo conocida como Reglamento de Dublín, cuya reforma intentan sacar adelante desde hace más de dos años.

3.- Respaldo a España

AFP
Sánchez y Merkel este martes.

Tal y como ya había adelantado la canciller alemana, Angela Merkel, al presidente español, Pedro Sánchez, en vista del reciente aumento de los flujos en el Mediterráneo occidental, la UE apoyará, con medios financieros y de otra índole, todas las iniciativas que emprendan los Estados miembros, especialmente España, y los países de origen y tránsito, en particular Marruecos, para impedir la migración ilegal

4.- La reforma del Reglamento de Dublín, más adelante

Esta legislación europea establece que el país europeo que un migrante pisa en primer lugar es el responsable de gestionar su solicitud de protección internacional, algo insostenible para los países mediterráneos que reclaman la solidaridad de sus socios.

Los líderes reconocen así la necesidad de llegar a un consenso en base a "un equilibrio de responsabilidad y solidaridad" e invita al Consejo de la UE, cuya presidencia semestral ejercerá el gobierno conservador de Austria a partir de julio, a "proseguir los trabajos con vistas a concluirlos lo antes posible".

5.- Refuerzo del acuerdo UE-Turquía

"Se necesitan más esfuerzos para aplicar la declaración" para evitar así "nuevos cruces desde Turquía y detener los flujos". Se pone, de nuevo, el foco en la contención de la migración en origen. "El Acuerdo de readmisión UE-Turquía y los acuerdos bilaterales de readmisión deben aplicarse completamente de forma no discriminatoria con respecto a todos los Estados miembros".