INTERNACIONAL
28/08/2018 11:03 CEST | Actualizado 28/08/2018 11:47 CEST

¿Por qué la ciudad alemana de Chemnitz está siendo escenario de violentas protestas xenófobas?

Alemania revive los fantasmas de la xenofobia en el estado federado de Sajonia.

AFP
Manifestación de la extrema derecha en la ciudad alemana de Chemnitz.

La ultraderecha ha tomado las calles de la ciudad alemana de Chemnitz, en el este del país, considerada bastión de la extrema derecha y neonazis. Lo ha hecho durante dos días consecutivos, domingo y lunes, lanzándose "a la caza del extranjero" por las calles de la ciudad. Esta es la manera con la que al menos 800 xenófobos quieren "vengar" la muerte de un ciudadano alemán de origen cubano que murió acuchillado la madrugada del pasado domingo.

La grave situación que se ha generado ha vuelto a hacer que Alemania reviva los fantasmas de su pasado en este estado federado de Sajonia, donde el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) fue el más votado en las últimas elecciones presidenciales. En esta misma región nació Patriotas Europeos contra la islamización de Occidente (PEGIDA), un movimiento xenófobo que consiguió reunir en la ciudad de Dresde a 20.000 personas para pedir "deportaciones masivas inmediatas" en la celebración de su primer año de vida en 2015.

El Gobierno de Angela Merkel ha mostrado ya su preocupación ante lo que ha calificado de "intolerable incitación xenófoba". Pero, ¿cuándo empezó todo? ¿qué está pasando exactamente?

El desencadenante: la muerte de un alemán

AFP
Manifestación de la extrema derecha en la ciudad alemana Chemnitz.

La madrugada del sábado al domingo murió asesinado un ciudadano alemán de 35 años que se había visto implicado en lo que fuentes policiales han tildado de "pelea verbal" en las fiestas de la ciudad.

En la disputa se vieron involucradas varias personas más, de diversas procedencias y nacionalidades, entre ellos un sirio y un iraquí, de 23 y 22 años respectivamente, detenidos el lunes como presuntos autores materiales de la muerte a cuchilladas del hombre y a los que se imputa homicidio.

Fue entonces cuando se creó una convocatoria a través de las redes sociales entre los hooligans y neonazis de la ciudad para concentrarse en un punto determinado de la ciudad para mostrar "a los extranjeros quién manda aquí".

La "cacería" del domingo

EFE
Manifestantes de la extrema derecha prenden bengalas en Chemnitz.

A la cita acudieron 800 ultraderechistas, entre los que se encontraban unos 50 neonazis identificados por las fuerzas policiales como "violentos" —según ha explicado la portavoz policial Sonja Penzel—, que "comandaron" al resto mientras ignoraban las órdenes de dispersarse de las fuerzas de seguridad desplegadas por el centro de Chemnitz.

El lugar elegido no fue uno cualquiera: optaron por concentrarse en la estatua de Karl Marx, el símbolo de Chemnitz, que en tiempos de la Alemania comunista se llamó Karl-Marx Stadt. La prensa alemana también recoge la presencia en esta "cacería" de neonazis violentos y simpatizantes de Kaotic, un grupo de hooligans del club de fútbol local Chemnitz FC, los ultraderechistas NS Boys (New Society Boys), identificados por el servicio secreto interno como responsables de enfrentamientos recientes con inmigrantes.

Frente a ellos se convocó una marcha contra la xenofobia, en la misma estatua de Karl Marx. Pese al fuerte contingente policial hubo lanzamiento de botellas y objetos pirotécnicos entre ambos bandos, así como algunos heridos —cuya cifra no ha concretado la Policía—, hasta que finalmente se logró controlar la situación.

Lunes: más "cacerías"

La historia se ha repetido este lunes, cuando han vuelto a darse enfrentamientos entre ultraderechistas y militantes antifascistas en el centro de la ciudad alemana de Chemnitz. Al menos seis personas han resultado heridas y, según ha adelantado la policía, es probable que esta cifra aumente ya que ha certificado el lanzamiento de petardos y objetos contundentes. Participantes en las manifestaciones han denunciado un "ambiente agresivo".

Lo que dicen los políticos del país

El diputado de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) Markus Frohnmaier ha llamado abiertamente a los ciudadanos a través de su cuenta de Twitter a tomarse la Justicia por su mano.

El portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, ha condenado, por su parte, cualquier tipo de "acoso" contra extranjeros y ha declarado que "en Alemania no hay espacio para tomarse la Justicia por su mano, para grupos que quieren propagar el odio en las calles, para la intolerancia y para el extremismo".

"Lo que sabemos es que en Chemnitz una persona fue asesinada y eso es terrible", ha señalado el portavoz gubernamental, al tiempo que subrayaba que corresponde a la Policía esclarecer lo ocurrido, como corresponde a un Estado de derecho cuando tiene lugar un delito.

ESPACIO ECO