INTERNACIONAL
12/03/2019 14:08 CET | Actualizado 12/03/2019 19:13 CET

Crisis de Boeing: la UE suspende los vuelos del 737 MAX en su espacio aéreo

Se une a China, Australia y Singapur tras el accidente de Etiopía

AFP
Un avión Boeing en Washington

Crisis sin precedentes en Boeing. Dos accidentes mortales similares en menos de cinco meses dejan la reputación de la compañía Boeing en entredicho y a los investigadores y reguladores de seguridad de todo el mundo pendientes de determinar qué salió mal en el modelo 737 Max 8 y si es seguro volar.

Esto ha provocado que la Unión Europea haya decidido suspender los vuelos de este modelo en su espacio aéreo, según Reuters. La decisión en conjunto llega después de que lo aprobaran en sus territorios países como Francia, Reino Unido, Irlanda, Austria, Italia y Alemani.

De esa manera se unían a países como China, Singapur y Australia.

Tras recuperarse las cajas negras queda por saber si el avión estaba defectuoso, fue un error humano o algo completamente diferente lo que ha llevado a dos aviones iguales a dos accidentes muy similares y de fatales consecuencias.

Los investigadores tratan ahora de averiguar si ambos siniestros, el de Etiopía de este domingo y el de octubre en Indonesia que han provocado el fallecimiento de 346 personas, están relacionados, ya que ambas aeronaves se estrellaron tras el despegue y en circunstancias similares.

Mientras se desentrañan cuáles han sido las causas, al menos 20 aerolíneas en todo el mundo han optado por dejar en tierra sus naves 737 Max 8 hasta que se conozcan los motivos del siniestro de este domingo en Etiopía y que ha ocasionado 157 víctimas.

Reino Unido fue el primer país europeo que suspendía los vuelos del Boeing

El 737 Max jet de Boeing era la punta de lanza de la compañía en el mundo. Se vendía como una aeronave con bajo coste, un mínimo mantenimiento y con la capacidad de abarrotarla de pasajeros.

Compite directamente con el Airbus, su rival europeo de las aerolíneas comerciales

AFP
Aviones en el aeropuerto de Shangai (China)

Un avión perfecto para vuelos de gama media pero en el que se podrían maximizar beneficios, lo que ayudó al gigante aeroespacial con sede en Chicago a vender numerosas unidades y aumentar su presencia en China, Indonesia o Etiopía, sumando millones de dólares a las acciones de la compañía.

Es más, Boeing se jactó de que los pilotos no necesitaría entrenar en un simulador para operar con los 737 Max.

Pero este último accidente en Etiopía a los seis minutos de su despegue, el segundo siniestro en menos de cinco meses y de características similares al acaecido en Indonesia en octubre, amenaza con socavar la reputación de la empresa estadounidense ante las dudas que genera en cuanto a seguridad y confianza.

Dos españoles, entre los 157 muertos del accidente en Etiopía

Boeing muestra su "confianza"

Boeing ha defendido en mitad de esta tormenta la "plena confianza" de la compañía en la seguridad del 737 MAX y ha asegurado que la seguridad es "su prioridad número uno".

Así ha salido al paso el constructor aeronáutico en un comunicado, en el que señala que las agencias reguladoras y los clientes han tomado decisiones que "creen que son las más adecuadas para sus mercados domésticos".

"Continuaremos colaborando con ellos para asegurarnos de que tengan la información necesaria para tener confianza en la operación de sus flotas", ha añadido.

El vital mercado chino

Pero el bofetón mayor para la compañía, que es la mayor exportadora de manufacturas de Estados Unidos, es la decisión de China de dejar en tierra a toda la flota de 737 Max 8 hasta saber las causas de los dos accidentes.

Y es que de los 43.000 nuevos aviones que planea vender la empresa en los próximos 20 años, se espera que China adquiera al menos el 20 por ciento. De hecho, para consolidar las relaciones de Boeing con Pekín, la compañía ha construido una planta en el país asiático y es allí donde se terminan sus aviones.

Todo esto se produce en medio de una situación agitada entre China y Estados Unidos, inmersas ambos gobiernos en plenas negociaciones comerciales y con la Administración de Donald Trump dispuesta a mantener los aranceles a productos chinos si no se consigue un trato satisfactorio que equilibre la balanza comercial entre las dos potencias.

REUTERS
Boeing

APRENDE A USAR TU DINERO