BLOGS
11/06/2013 08:42 CEST | Actualizado 10/08/2013 11:12 CEST

Ensalada de 'primavera'

Con la primavera llegan las temperaturas suaves y podemos empezar a plantar en nuestro huerto hortalizas que nos permitirán disfrutar de una ensalada 100 por 100 casera. Estamos en la época perfecta para empezar con los trabajos.

Con la primavera llegan las temperaturas suaves y podemos empezar a plantar en nuestro huerto hortalizas que nos permitirán disfrutar de una ensalada 100 por 100 casera.

Tradicionalmente marzo es el mes en el que comienza la siembra y en zonas con clima templado se pueden empezar a cultivar especies como tomate, berenjena, calabacín o pepino. Pero en las zonas de interior las heladas tardías pueden dañar los cultivos, como ha pasado este año, así que es mejor esperar a que llegue definitivamente el buen tiempo. Estamos en la época perfecta para empezar con los trabajos.

Huerto en cajas de fruta. Foto: Manuel Martin Vicente/Flickr.

Patata temprana. Es un tubérculo que necesita un terreno bastante mullido, para que pueda conseguir la humedad que requiere. Si plantas ahora la variedad temprana podrás recolectar tu cosecha entre julio y agosto. Aunque no es fácil cultivar patatas en macetas, merece la pena intentarlo, ver su floración y aprender.

Cultivo de patata. Foto: Flores y plantas/Flickr.

Si tienes patatas en casa de la variedad que quieres sembrar, déjalas hasta que tengan brotes de unos 3 cm., o también puedes comprar patatas de siembra preparadas para el cultivo.

Escoge una maceta con bastante altura, entre 40-60 cm. -cuanto mayor profundidad tenga, más patatas cosecharemos-. Coloca en la base piedras pequeñas a modo de drenaje, echa sustrato encima; coloca la patata con los brotes hacia arriba y echa otra capa de sustrato. A la semana verás los primeros brotes: cúbrelos otra vez y repite el proceso hasta tener la maceta casi cubierta.

Y muy importante: no te olvides de realizar el aporcado o realce (amontonar tierra a su alrededor) regularmente para proteger de la luz al tubérculo.

A las patatas les gusta el sol, pero el exceso de calor puede afectar el desarrollo de la planta y hay que tener cuidado con el riego excesivo porque se pudriría. Lo más recomendable es regarlas, dependiendo del clima, alrededor de tres veces por semana.

La recolección será después de haber florecido la planta; en el caso que nos ocupa, de variedad temprana, pasarán tres meses aproximadamente.

Primer ingrediente listo.

Tomate. Si la letanía "los tomates del super no tienen sabor" te lleva a apostar por cultivar esta fruta -sí, pregunta de Trivial, el tomate es una fruta- has de tener en cuenta que es imprescindible hacerlo en un sitio donde les dé mucho el sol.

Tomate. Foto: Hedwig Storch.

Para empezar por algo sencillo, apuesta por comprar planteles - semilla ya germinada - y plántalos en las jardineras de tu balcón.

Y en cuento a la variedad, puedes empezar por el tomate cherry, que aunque necesita los mismos cuidados que su hermano mayor, suele ser más fácil de cultivar por ser menos exigente en cuanto al espacio.

El contenedor deberá ser profundo, de unos 50 cm. o más y con un diámetro de 40 ó 50 cm. Las tomateras necesitan mucho sol en la parte aérea y humedad en las raíces y crece mejor en un lugar cálido y soleado. Respecto al riego, debe ser regular y mantener en la medida de lo posible la tierra húmeda ligeramente. Como cualquier otro cultivo tendrás que retirar las hojas secas y eliminar los pequeños brotes auxiliares que van saliendo para favorecer el crecimiento del tallo principal.

Tomate Cherry. Foto: Goldlocki.

¿A que apetece una ensalada con estos ingredientes tan sabrosos...? Pues busquemos alguna hortaliza para redondear el plato:

Lechuga. Cultivarlas en casa es relativamente fácil en cuanto a espacio y necesidades. Se pueden cultivar durante todo el año: solo hay que hacer semilleros y luego trasplantarlas a las macetas o jardineras cuando hayan crecido una altura de 8-9 cm. y tengan 4 ó 5 hojas.

Germinan rápido, pero para conseguir tener hojas bien desarrolladas hay que esperar unos meses. Y lo mejor es que no hace falta arrancarla para disfrutar de ellas, puedes preparar una ensalada con varias hojas recién cortadas y dejar que la planta siga creciendo.

Lechugas. Foto: fcastellanos/Flickr.

Escarola. Dicen de esta hortaliza que su sabor ligeramente amargo estimula el apetito. Al igual que la lechuga puedes utilizar semilleros y luego transplantar a maceta o jardinera. Existen dos variedades: la de verano, que se puede sembrar hasta junio y transplantar en julio; y la de invierno, hasta octubre para transplantar en noviembre.

Semillas de escarola. Foto: Juan Pablo Aqueveque/Flickr.

Zanahoria. Son fáciles de sembrar todo el año, aunque los meses de más frío y más calor no los soporta igual. La mejor época para la siembra es de marzo a mayo y de septiembre a octubre. Las zanahorias son raíces por lo que no necesitan trasplante: donde siembres la semilla será su lugar definitivo. Solo hay que plantar las semillas a 1-2 cm. de profundidad separadas entre ellas 9-12 cm.

Brotes de zanahoria. Foto: Toranks.

Si te animas a empezar a cultivar tu propio huerto, todavía estás a tiempo de hacerlo. Estudia tu espacio y la orientación de tu balcón o terraza ya que algunas requieren más horas de luz y riego que otras. ¡Buena cosecha!

Ensalada. Foto: Felipegil/Flickr.