POLÍTICA
23/06/2021 09:37 CEST

Campo: "Esto no ha salido gratis. Hay una condena y un respeto absoluto al Supremo"

El ministro de Justicia "anima" a Puigdemont a que regrese para ser juzgado mientras la vicepresidenta Calvo recuerda que "la amnistía no existe en ninguna democracia".

Mañana de resaca tras la concesión, ayer, del indulto a los nueve políticos presos por el procés catalán. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, han hecho ronda radiofónica para explicar la medida. Insisten en las ideas del presidente Sánchez: es una medida de gracia tomada por el bien general. 

Campo, en la Cadena SER, ha defendido que “el interés general es la clave de los indultos” y por eso están convencidos del paso dado. Destaca “la sensación de que hemos puesto un granito de arena para que la convivencia en este país funcione mejor”, dice. Frente a la derecha que sostiene que los independentistas se han ido de rositas, Campo replica: “Esto no ha salido gratis. Hay una condena y un respeto absoluto al Tribunal Supremo. Estamos hablando de personas que han cumplido tres años y casi ocho meses de prisión y a quienes se le mantiene la inhabilitación”.

También ha explicado que, “tras constatar las últimas informaciones” y valorar las “actitudes”, se añadió una “matización en la condicionalidad de Oriol Junqueras”. Se refiere a que el Consejo de Ministros subió, durante su reunión de ayer, la condicionalidad al líder de ERC de 4 a 6 años. “La individualización es siempre matizable”, sostiene. 

Campo ha incidido ante Àngels Barceló en que estos perdones parciales son reversibles, “pero se condiciona a que se cometa un delito. El tribunal dirá entonces y se sumaría la pena pendiente”. “Hay una condena y respeto al Supremo y luego hay un tiempo para la política. Son personas que han cumplido casi cuatro años de cárcel y se mantiene una inhabilitación”, recuerda. 

“Puedo entender que haya ciudadanía que no lo entienda. De hecho, siempre hay una parte de cada uno de los informes pone: ¿Qué ocurriría si dijéramos que no? La inacción la puedo entender. Fue muy grave lo que ocurrió en septiembre y octubre en Cataluña. Lo que se rompió no fue la unidad de España sino la convivencia y la obligación de un Gobierno es restaurarla porque esa es la esencia de la Constitución y del pacto del 78″, enfatiza. Y remacha: Hay unos métodos, reglas y formas. Se puede hablar de todo dentro de la legalidad”.

Sobre los recursos anunciados por PP y Ciudadanos ante el Supremo, que deben ser admitidos o legitimados, el ministro afirma: “No lo sé si podrán, no tengo una bola de cristal. Dejemos que el Supremo se pronuncie, que seguro que acertará”. 

Y al expresident catalán, Carles Puigdemont, le “anima” a que retorne desde Bélgica “para que sea juzgado”. “Los indultos no le afectan en absoluto”, avisa. Del independentismo espera “que sean conscientes del esfuerzo que se hace desde la convivencia” y sobre el refrendo pactado, que “lo que se haga debe hacerse dentro de la legalidad y dentro de la legalidad solo cabe lo que cabe”.

Espero una buena actitud para el diálogo y a partir de ahí, hay un campo de entendimiento, pero hay que tener buena voluntad. Esto no se hace solo por las nueve personas, se hace por las ciudadanía en la que ve en ellos representación política. Creo que ese es el referente”, dice, sobre los primeros efectos de los indultos, publicados ya hoy en el BOE. 

No existe

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha defendido por su parte los indultos frente a la amnistía, que considera que “no existe en ninguna democracia”. “La amnistía no es posible en nuestro país ni en ninguna democracia, porque la amnistía borra el delito, lo que significa que el poder judicial no existe”, ha dicho en una entrevista de Rac1 recogida por Europa Press.

En cambio, sí ha defendido reformar el Código Penal en esta legislatura “porque hay tipos penales que hay que actualizar conforme a parámetros europeos”, ha dicho, en referencia al delito de sedición.

Calvo ha confiado en que, tras la excarcelación de los presos del 1-O, los políticos catalanes podrán trabajar junto al Gobierno por el interés general “desde la libertad de todos y sin que nadie tenga que renunciar” a sus ideas.

En ese contexto, ha asegurado que la reunión del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, con el del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se celebrará en una fecha “inminente”, como paso previo a la mesa de diálogo entre ambos ejecutivos.

En esa reunión, prevé que ambos presidentes hablen de cooperación y de lealtad institucional, en sus palabras: “Nosotros somos también el gobierno de Catalunya. No hemos practicado la política de la negación de Cataluña”. Sobre la decisión de la justicia europea de restaurar cautelarmente la inmunidad de Puigdemont como europarlamentario, ha afirmado que su situación y la de los exconsellers Clara Ponsatí y Toni Comín “está todavía sin terminar, en el sentido de que está sometida a una revisión”.

Photo gallery Las imágenes de la protesta independentista contra Sánchez por los indultos See Gallery

NUEVOS TIEMPOS