Amanda Knatchbull, la mujer que rechazó al príncipe Carlos antes de su boda con Diana de Gales

Fue en el verano de 1979. Él tenía 31 años y ella, 22.

Era necesario que el príncipe Carlos se casase. En 1981 cuando contrajo matrimonio con Diana de Gales, el hijo mayor de la reina de Inglaterra, eterno heredero al trono, tenía ya 33 años. Sabía que tenía que pasar por el altar y, de hecho, había intentando antes casarse con otra mujer. No, no fue Camilla Parker. Fue su prima Amanda Knatchbull.

Lo detalla el historiador y biógrafo británico Robert Lacey en el libro Battle of Brothers: William and Harry: The Inside Story of a Family in Tumult . Según explica, el tío abuelo del príncipe Carlos, Lord Mountbatten, abuelo de Amanda, lo orquestó todo y presionó al heredero para que propusiese matrimonio a su nieta. Lo hizo en el verano de 1979. ”¿Serías mi esposa?”, le dijo. Su respuesta fue “no”.

“A lo largo de los años, los dos primos se habían hecho muy cercanos, desarrollando un respeto mutuo y una amistad que ha durado hasta el día de hoy. Pero cuando el príncipe Carlos hizo su propuesta en el verano de 1979, poco después del asesinato de Lord Mountbatten por el IRA, Amanda cortésmente lo rechazó”.

Lord Mountbatten murió junto a su mujer, Lady Brabourne, y su hermano menor, Nicholas. Amanda estaba conmocionada y además no sentían ninguna atracción por su primo.. “Habían pasado mucho tiempo juntos y en realidad la relación era demasiado estrecha. Eran como hermano y hermana”, se explica en el documental The Royal House of Windsor de Chanel 4.

Amanda Knatchbull, en una imagen de 1980.
Amanda Knatchbull, en una imagen de 1980.

A principios de 1974 Lord Mountbatten, al que también se conoce como tío Dickie, había empezado a mantener correspondencia con el príncipe Carlos (su ahijado y su sobrino nieto). Le ofrecía consejos sobre citas y la elección de su futura mujer. Le recomendó tener tantas aventuras amorosas como pudiese antes de sentar la cabeza, pero una vez que lo hiciese tenía que elegir una mujer atractiva y de carácter dulce, según recoge el libro THE FIRM: The Troubled Life of the House of Windsor. Para terminar su experiencia de soltero, le propuso un nombre: su nieta Amanda Knatchbull, en ese momento de 17 años.

Tardó cinco años en hacerle la propuesta, ella ya tenía 22 y él 31. Quiso hacérsela en el viaje a India, al que invitó a Amanda y a su abuelo, pero los padres de ambos se negaron. Felipe de Edimburgo no quería que su hijo fuese eclipsado por el tío Dickie, que había sido último virrey británico y primer gobernador general de la India. Lord Brabourne temía que la visita conjunta llamase la atención de los medios y pudiese arruinar la posible boda entre los primos, antes incluso de que el príncipe Carlos hiciese su propuesta.

La negativa de Amanda no tuvo nada que ver con la relación familiar de ambos. Lacey asegura que fue la mentalidad abierta de Amanda y su necesidad de independencia la que le llevó a decir no. Aquello sirvió para confirmar la eterna creencia del príncipe de que “casarse en la Casa de Windsor era un sacrificio que nadie debería hacer”, como asegura Jonathan Dimbleby, autor de la biografía del heredero.

Amanda, nacida en 1957, se casó finalmente con el novelista e inversor inmobiliario Charles Ellingworth en 1987. Tuvieron tres hijos:, Luke, Joseph y Louis. Con el paso de los años la relación de los Knatchbull y los Windsor continuó y Norton, hermano de Amanda, se convirtió en padrino del príncipe Guillermo. En 2016, Carlos de Inglaterra acompañó al altar a Alexandra, hija de Norton y sobrina de Amanda, en su boda con Thomas Cooper.

Los vestidos de Diana de Gales en los que se inspiran los 'looks' de 'The Crown'