POLÍTICA
27/12/2019 13:51 CET | Actualizado 27/12/2019 14:50 CET

El Gobierno defiende la independencia de la Abogacía del Estado

El contenido del dictamen que emitirán los letrados sobre Oriol Junqueras es la llave para que Sánchez desbloquee la investidura con la abstención de ERC.

EFE
La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, en la rueda de prensa del Consejo de Ministros.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha defendido este viernes la independencia de la Abogacía del Estado, que tiene hasta el 2 de enero para posicionarse sobre la sentencia de la Justicia europea que reconoce la inmunidad de Oriol Junqueras. Aunque el organismo que dirige Consuelo Castro sigue la estela del Gobierno, este decidirá “con criterios técnicos”, según ha contado la portavoz.

Los letrados están estudiando, según la ministra, “el cambio doctrinal” que supone el reconocimiento de que el líder independentista debió haber abandonado la prisión preventiva en la que se encontraba para recoger su acta de eurodiputado al encontrarse bajo el paraguas de la inmunidad parlamentaria. Así, la portavoz ha preservado la autonomía de este organismo dependiente del Ministerio de Justicia.

El contenido del documento que la Abogacía debe remitir al Supremo es la llave para que ERC decida si se abstiene o no en la investidura del líder socialista, Pedro Sánchez. Celaá ha repetido en varias ocasiones durante la comparecencia que desconoce la posición que mantendrán los funcionarios del Estado. “Solo puedo decir que en las dos resoluciones anteriores se mostró favorable a la salida de Junqueras”, ha zanjado. 

“Los tiempos de la Abogacía, los decide la Abogacía. Y esperemos que la respuesta pueda llegar lo antes posible”, ha dicho la portavoz del Gobierno en funciones, quien ha asegurado que “no hay opción b” en caso de que las negociaciones con ERC fracasen. Unas conversaciones que el Gobierno asegura que no se han roto. “Están en curso”, ha zanjado Celaá.

Celaá ha aprovechado para hacer balance de la gestión el Gobierno socialista que se formó tras la moción de censura que derribó a Mariano Rajoy en junio de 2018. Y ha sacado pecho por la exhumación del dictador Franco, la mayor oferta de empleo público desde 2008 y la presentación de varios planes y proyectos ejecutivos que el Gobierno no ha podido implementar dada su situación de interinidad.

Es la primera vez en 15 años que no es el presidente del Gobierno quien comparece en la última rueda de prensa del año. Sánchez ha roto este viernes esa “tradición” que instauró el expresidente Zapatero. Algo que, según fuentes de La Moncloa, se debe a que el presidente en funciones se encuentra volcado en las negociaciones con ERC.

La oposición: “Que Sánchez saque las manos de la Abogacía”

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso —y lideresa in pectore de los naranjas—, Inés Arrimadas, ha acusado este viernes a Sánchez de querer ejercer como abogado de Junqueras. Además, le ha pedido que saque “sus manos de la Abogacía del Estado y deje trabajar a los profesionales en base a los criterios técnicos y no políticos”.

La sospecha de la posible injerencia del Gobierno en la Abogacía también preocupa al líder del PP, Pablo Casado. El popular ha recalcado que “el problema” es que el organismo depende jerárquicamente de Sánchez”. Y ha expresado su confianza en que la Abogacía del Estado “no sucumba” a las “presiones” en el caso de Oriol Junqueras.

Photo gallery Primer Consejo de Ministros de Sánchez See Gallery