BLOGS
21/07/2019 09:53 CEST | Actualizado 21/07/2019 09:53 CEST

Cerveza de gazpacho, el último experimento de Cruzcampo

Además de malta de cebada, agua, lúpulo y levadura han empleado 36 kilos de tomate, 1 kilo de pepino, medio kilo de pimiento y una cabeza y media de ajo.

Todo comenzó con un meme. “Nos hicieron un montaje con una Cruzcampo de gazpacho llamada Cruzcampacho. Se viralizó, y nos hizo gracia. Como nos gustan los retos, decidimos buscar la manera de elaborar una cerveza que te recuerde al gazpacho. Ahora hemos hecho realidad el meme, y estamos orgullosos del resultado”, comenta el cervecero Juan Navarro.

En La Fábrica, la microcervecería urbana de Cruzcampo en Málaga, han elaborado 500 litros de prueba con el objetivo de testar la receta entre los consumidores de la ciudad. Para este primer lote -además de malta de cebada, agua, lúpulo y levadura- han empleado 36 kilos de tomate, 1 kilo de pepino, medio kilo de pimiento y una cabeza y media de ajo. También han omitido el aceite de oliva porque es incompatible con la producción de cerveza, ya que la grasa impide la correcta formación de espuma.

El resultado es una cerveza que huele a tomate y tiene un agradable gusto a gazpacho, sin olvidarnos de que estamos tomando una cerveza. Jorge Varela, cervecero responsable de la receta, nos lo cuenta en profundidad: “es una cerveza de color rojizo sin filtrar que presenta un amargor medio y un cuerpo ligero. Esta variedad tiene una espuma de color rojizo-anaranjado y en su sabor se pueden apreciar notas a tomate, pimiento y pepino, con un volumen en alcohol de un 4,8%. Una variedad que marida con entrantes, quesos tiernos, tortilla de patatas o boquerones fritos y que está pensada especialmente para cautivar los paladares de los amantes de una receta tan veraniega como el gazpacho”.

Este experimento de gazpacho cervecero compitió frente a otra cerveza con melocotón en una encuesta para dirimir a través de redes sociales cuál preferían los usuarios. El resultado fue adverso para la curiosa creación: un 36% de votos a favor frente al 64% que obtuvo la cerveza de melocotón y albaricoque. Sin embargo, ambas permanecerán disponibles hasta fin de verano en la microcervecería malagueña como ediciones limitadas durante el periodo estival. No está prevista su comercialización ni envasado fuera de las instalaciones del Soho.

Este experimento de gazpacho cervecero compitió frente a otra cerveza con melocotón en una encuesta para dirimir a través de redes sociales cuál preferían los usuarios.

Por extraño que parezca, la gazpacho beer de Cruzcampo no es la primera cerveza que emplea hortalizas en sus elaboraciones. Otras microcerveceras y productores artesanales ya han apostado con anterioridad por introducir zanahoria, alcachofas, chiles y un largo etcétera de ingredientes vegetales con dispar resultado en la bebida final. Lo seguro es que estos ensayos amplían las fronteras de lo que entendemos por cerveza y ofrecen conceptos novedosos y sugerentes.

Tanto la cerveza de gazpacho como la de melocotón son cervezas estaciones. Esta acción de Cruzcampo se cimenta sobre la idea de que cada estación del año trae consigo unas cervezas diferentes. Es en esta filosofía donde aparece el concepto de “cerveza de temporada”. Por ejemplo, en verano nos apetecen cervezas livianas y refrescantes debido a las altas temperaturas. En cambio, durante el invierno disfrutamos otros estilos más oscuros y alcohólicos. Cada vez más marcas tienen en cuenta la estacionalidad a la hora de dirigir su oferta cervecera.

 

Puedes visitar mi blog sobre cerveza y seguirme en Twitter, FacebookInstagram. Encuéntrame también en LinkedIn.

ESPACIO ECO