NOTICIAS
11/02/2021 13:49 CET | Actualizado 12/02/2021 09:31 CET

El diario 'Le Monde' no puede ser más claro sobre el Zendal: lo define como nunca antes se había hecho

Dedica un amplio artículo a contar su polémica construcción.

Getty Images
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

El Hospital Isabel Zendal, el proyecto estrella de Isabel Díaz Ayuso, ha conseguido algo que difícilmente puede ser discutido: traspasar fronteras. Su construcción, rodeada de polémica, ha provocado que varios medios de comunicación extranjeros se hayan fijado en él, para bien y para mal. El último ha sido el diario francés Le Monde, que le ha dedicado un amplísimo reportaje.

El periódico explica que este hospital es “el símbolo de la polémica estrategia de lucha contra la pandemia de la capital de España” y lo define de una forma curiosa: “Una especie de hospital de campaña de lujo”.

Le Monde subraya que el Zendal “no es un centro hospitalario como los demás”, pero matiza que “no tiene vocación de serlo”. Relata que el edificio tiene unas enormes campanas extractoras que limpian el aire 14 veces por hora para bajar al máximo la carga viral. 

“Sin embargo, lo más llamativo es la alineación de las camas, sin la privacidad habitual de las habitaciones de un hospital, sin la soledad también, a menudo difícil de soportar para los enfermos, de Covid-19”, se lee en el texto.

El diario francés recoge el testimonio de algunos sanitarios que trabajan allí y están contentos. Por ejemplo, Ana Rodríguez, de 24 años, destaca que “todo está digitalizado”, tienen “una visión general de los enfermos” y “cuando uno de ellos se desatura de repente, como suele ser el caso de esta enfermedad, siempre hay alguien que te avisa”.

“Además, quienes estén en suficiente forma pueden caminar por los pasillos, conversar, o incluso jugar al ajedrez en las mesas instaladas”, dice el rotativo.

“Nuestro objetivo es aliviar al máximo los hospitales de los pacientes de Covid para que puedan retomar su actividad normal y que las personas con otras patologías ya no tengan el miedo de acudir a los centros sanitarios, como vemos ahora, con los riesgos que esto supone para ellos”, dice en el artículo Javier Marco, director médico del Zendal.

Pese a ello, Le Monde subraya que los puntos negativos del Zendal “también son numerosos”. Una enfermera que prefiere permanecer en el anonimato dice que “la falta de privacidad molesta a los pacientes que no son lo suficientemente autónomos para llegar a los baños y molesta a quienes están presenciando el agravamiento de uno de sus vecinos del ’bloque”.

“Por otro lado, los 1.300 sanitarios son todos voluntarios o en ’contratos Covid”, dice el artículo, que destaca que muchas veces los enfermos se niegan a ir a ese hospital “ya sea porque está demasiado lejos, o porque la mala prensa que acompañó a su inauguración los ha desanimado”.

Le Monde dice que el Zendal fue presentado por la Comunidad de Madrid como “una hazaña” pero que para la oposición es simplemente “una costosa herramienta de propaganda política” que sirve “para ocultar las brechas abiertas por la debilidad de las restricciones impuestas desde junio de 2020 para controlar la epidemia”.

El periódico señala que, a diferencia de la primera ola, ahora es la Comunidad Valenciana la más golpeada por el virus. “Valencia tuvo que transformar las salas de parto en unidades de cuidados intensivos, y el Hospital General de Alicante usó su cafetería e incluso su capilla”, dice.

“En Madrid, donde la variante británica representa casi el 50% de los casos nuevos, el Zendal debe evitar que suceda eso”, subraya.

Photo gallery Isabel Díaz Ayuso haciendo cosas See Gallery

NUEVOS TIEMPOS