Isabel II da un paso clave para la reconciliación con el príncipe Harry (pero sin Meghan)

La reina busca terminar con el enfrentamiento en la familia.
Isabel II y el príncipe Harry, en 2019
Isabel II y el príncipe Harry, en 2019

El nombre de la segunda hija de Meghan Markle y el príncipe Harry era toda una declaración de intenciones. La pequeña Lilibet Diana se llama así en homenaje a su abuela, Lady Di, y a su bisabuela, la reina Isabel II, a la gran parte de la familia llama Lilibet. Un apodo familiar que siempre utilizaba su marido, el duque de Edimburgo.

Un portavoz de Meghan y Harry ha confirmado que pidieron permiso a la reina para elegir el nombre, aunque una fuente cercana a Buckingham lo ha negado en la BBC. Según los medios británicos, la pareja quería tener un gesto de acercamiento con la familia real británica e Isabel II ha recogido el guante lanzado por su nieto. Se ha confirmado que los duques de Sussex ya han hablado por videollamada con la monarca II tras el nacimiento de su hija y la reina ha dado un paso más para poner fin al conflicto que se evidenció todavía más tras la entrevista de con Oprah Winfrey.

Al parecer, la reina ha invitado al príncipe Harry a una comida en el castillo de Windsor para charlar cara a cara. No estará Meghan Markle, ni los príncipes Guillermo y Carlos. El almuerzo probablemente se producirá a principios de julio, ya que está previsto que el duque de Sussex viaje a Reino Unido para participar en un homenaje a su madre.

El 1 de julio, el día que Diana de Gales habría cumplido 60 años, se inaugurará una estatua en su honor en los jardines de Kensington. En principio acudirán los príncipes Guillermo y Harry y el acto marcará el reencuentro entre los hijos del príncipe Carlos, cuya relación sigue siendo fría pese al pequeño acercamiento en el funeral de Felipe de Edimburgo.

Además del reencuentro con su hermano, el acto será probablemente la primera aparición pública del duque de Sussex tras el nacimiento de su hija, ya que tanto el como Markle han decidido tomarse una baja de alrededor de cuatro meses para pasar “tiempo de calidad” con la pequeña.

Lilibet Diana nació el pasado el pasado 4 de mayo en un hospital de Santa Barbara, la localidad de California donde reside la familia desde el pasado año. “Ella es más de lo que podríamos haber imaginado, y seguimos agradecidos por el amor y las oraciones que hemos sentido en todo el mundo”, dijeron Meghan y Harry en un comunicado.

Las felicitaciones por parte de la familia real británica no se hicieron esperar, aunque los tabloides británicos señalaron que Isabel II no publicó un mensaje de felicitación en Twitter hasta una hora y media después del anuncio del nacimiento de su nueva bisnieta. “Enfatizando el abismo que ahora existe entre los Sussex y el palacio”, escribió el Daily Mail.

El príncipe Carlos y Camilla Parker-Bowles, y los duques de Cambridge hicieron lo propio y compartieron imágenes del matrimonio con su primer hijo, Archie, para felicitarles por la llegada de Lilibet Diana. Está por ver si la comida entre la reina y el príncipe Harry consigue recortar la distancia que todavía es visible entre los Sussex y el resto de la familia.

Las mejores fotos de la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle