INTERNACIONAL
02/07/2020 16:18 CEST | Actualizado 02/07/2020 20:40 CEST

El FBI detiene a Ghislaine Maxwell, exnovia de Jeffrey Epstein

Huída desde hace más de un año, es sospechosa de complicidad con el magnate en la trama de abusos a menores.

Después de varios meses de búsqueda, el FBI ha dado con la británica Ghislaine Maxwell. La mujer, de 58 años y expareja del magnate neoyorquino Jeffrey Epstein, que se suicidó en la cárcel el pasado agosto, ha sido detenida en New Hampshire (EEUU) por presunta complicidad en los delitos sexuales con menores que llevó a cabo su pareja durante varios años.

Maxwell, prófuga de la justicia desde el arresto del magnate neoyorquino hace casi un año, ha sido acusada por parte de muchas de las víctimas de Epstein y se enfrenta a seis delitos por “reclutar, mantener, hospedar y traficar” menores para el multimillonario.

Dos fuentes de las fuerzas del orden dijeron al programa News 4 New York que el arresto se habría producido en el estado de New Hampshire bajo cargos de conspiración con Epstein para abusar sexualmente de menores. Está previsto que la acusada comparezca en un tribunal a lo largo del día.

Epstein llevaba apenas un mes en una cárcel de Nueva York acusado de crear una red de tráfico sexual de menores cuando se ahorcó en su celda en agosto de 2019. El suicidio obligó a cerrar el proceso penal contra él, pero se mantienen abiertas otras investigaciones por la vía civil. 

Davidoff Studios Photography via Getty Images
De izquierda a derecha, Donald Trump, Melania Trump, Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell en una imagen de 2000.

Varias de las víctimas que sufrieron abusos por parte del magnate revelaron que Maxwell desempeñó un papel clave a la hora de reclutar a las menores. “Ghislaine controlaba a las chicas. Era como la madame”, afirmó Sarah Ransome, una de las víctimas, en declaraciones a la BBC.

La ahora detenida viajaba de forma frecuente en el avión privado de Epstein, bautizado Lolita Express, en vuelos a la isla privada que el magnate poseía en las Islas Vírgenes y a la que en alguna ocasión se refirió como ‘Isla orgía’ o ‘Isla del pecado’.

Maxwell siempre ha negado cualquier tipo de responsabilidad y no ha sido acusada penalmente. Sin embargo, en los últimos años, ha llegado a acuerdos de confidencialidad con dos víctimas del magante.

Niñas de 14 años

Epstein “urdió un plan en el que las niñas a las que victimizaba reclutaban a otras” que sufrirían también abusos, sostuvo el fiscal Geoffrey Berman en su escrito de acusación, y en general “explotó a niñas que eran vulnerables al abuso, las atrajo con pagos en efectivo e intensificó su conducta para incluir actos sexuales, a menudo en su residencia” de Nueva York.

Davidoff Studios Photography via Getty Images
Ghislaine Maxwell, Jeffrey Epstein y el cantante Michael Bolton, en el año 2000.

En el texto de la imputación se indicaba que las menores eran captadas bajo la idea de darle “masajes” a Epstein y en su residencia este o sus socios les decían que se desnudaran completa o parcialmente para ello. Después el magnate “intensificaba la naturaleza y alcance del contacto físico” hasta los actos sexuales.

Por cada encuentr,o las niñas recibían cientos de dólares, y si traían a una nueva potencial víctima ambas recibían pagos extra en efectivo, alegó la Fiscalía sobre las menores, con edades tan cortas como 14 años.

Epstein y Maxwell tejieron lazos de amistad con influyentes figuras como el actual presidente de EEUU, Donald Trump; el expresidente Bill Clinton o el príncipe Andrés de Inglaterra.