Elías Bendodo, el poder del ‘número tres’

Así es el nuevo coordinador general del Partido Popular
|
Bendodo
Bendodo
Europa Press News via Getty Images

Se ata bien fuerte las zapatillas deportivas. Ropa ajustada de running. Respira hondo y sale a correr. Siempre que puede cerca del mar. Muy cerca. Pero no deja la mente en blanco. Entonces, a Elías Bendodo le empiezan a surgir ideas, planes, actos, organigramas, titulares, ceses y estrategias. Todo en esa soledad acelerada y de combustión vital.

Bendodo es desde el pasado fin de semana el coordinador general del Partido Popular. Llega al tartán más difícil de la política nacional: Madrid. Y lo hace, nada más y nada menos, como ‘número tres’ del partido, por detrás de Alberto Núñez Feijóo y Cuca Gamarra. Puro poder, precisamente una palabra que le gusta y que ejerce desde que se levanta hasta que se acuesta.

El malagueño es el hombre por el que pasa todo en la política andaluza, como consejero de Presidencia y mano derecha de Juanma Moreno. Para muchos es el auténtico ‘cerebro’ de la Junta, el hombre de las sombras, el que maneja los resortes. Un alto dirigente del PP lo deja así de claro: “Moreno era el poli bueno y Bendodo, el malo”. Y dejará los aires barrocos del Palacio de San Telmo para luchar en el asfalto capitalino.

Moreno y Bendodo
Moreno y Bendodo
Europa Press News via Getty Images

En su círculo más cercano lo describen así: “Hay que destacar su capacidad para llevar numerosos asuntos a la vez. Hemos tenido momentos muy difíciles en la legislatura pero nunca lo hemos visto desbordado. Es más, los momentos de dificultad son para él un acicate, al contrario de lo que nos ocurre a la mayoría de la gente”.

Un estrecho colaborador comenta: “Elías escucha a su equipo y no le gusta que le regalen el oído, ni que le halaguen gratuitamente. Prefiere la sinceridad, le guste o no”. “Al mismo tiempo, destaca como estratega. Tiene mucho olfato político. Ve la tercera o cuarta jugada cuando los demás estamos en el primer movimiento”, apostilla, para dibujarlo en un plano más personal: “En cuanto al trato, es impecable. Cuida mucho a su equipo y le gusta que haya buena relación entre nosotros”.

A Bendodo, de familia sefardí, siempre le apasionó la política y se afilió a Nueva Generaciones. En esa época conocería a Juanma Moreno, con el que se convirtió en uña y carne. Una amistad personal y política inquebrantable desde la época de Derecho. El popular se ha forjado en la política local, en la que creció como concejal en el ayuntamiento de Málaga desde el año 2000. Su gran salto llegaría en 2011, con 37 años, cuando fue nombrado presidente de la Diputación, un órgano con mucho poder y desde el que impulsó proyectos como el Caminito del Rey. Su amigo lo llamaría, tras las elecciones de 2018 en Andalucía, para ser el hombre fuerte de la Junta, en coalición con Cs y con el apoyo externo de Vox. De hecho, el hoy coordinador general del PP fue pieza calve para el pacto con los naranjas y la ultraderecha.

Bendodo
Bendodo
Europa Press News via Getty Images

Un diputado del PP que lo conoce desde hace muchos años habla de esta manera sobre él: “Es un tío muy inteligente, le gusta mucho planificar, tiene las ideas muy claras. Su obsesión siempre es ganar. Para él, el fin justifica los medios”. “Moreno pierde a su mano derecha en el Gobierno andaluz, en el día a día, pero le conviene tenerlo en el cuadro de mando de Génova”, añade.

También pone en valor que él ha hecho que hayan funcionado las relaciones con Ciudadanos: “Capacidad de negociación”. Y advierte este dirigente: “Elías viene a mandar, pero Feijóo también le ha puesto un contrapeso con Miguel Tellado, como vicesecretario de Organización. No sólo se hará lo que digas Elías, porque Miguel tiene conocimiento y la confianza absoluta del nuevo líder”, agrega sobre el nuevo organigrama popular. A lo que añade sobre el malagueño: “Es una persona distante, lo pone todo en cuarentena. Se nota quién le cae bien… y al que le cae mal lo nota”.

Un miembro de la anterior dirección de Pablo Casado deja su opinión: “Hace un control muy férreo de las estructuras. En toda Andalucía. Era el negociador con la anterior cúpula. Controlaba él el tema, no Loles López. Tiene un poder muy importante en el sur. Le hace el trabajo más sucio a Moreno. Ahora entre él y Tellado controlarán de facto el partido. Gamarra estará más en medios. Ellos llevarán el día a día del partido, sin dudarlo”.

Bendodo ya está dejando ver su estilo durante estos días en varias entrevistas, marcando distancia con la etapa de Pablo Casado: ”Ahora hay una nueva dirección, con más experiencia que la anterior, con una idea clara de partido y de España, que sabe lo que quiere, que tiene un proyecto serio y ganador en la cabeza que será una clara alternativa al Gobierno de Sánchez”.

Con esto en mente sobre su nueva etapa: “Mi tarea va a ser engrasar la maquinaria del partido en los distintos territorios para elegir candidatos ganadores. En eso vamos a trabajar desde ya. Quedan congresos regionales y elecciones municipales y autonómicas y no podemos perder ni un minuto”.

Feijóo, Gamarra y Bendodo
Feijóo, Gamarra y Bendodo
Europa Press News via Getty Images

Bendodo ahora se enfrentará también a un importante frente judicial: el PSOE ha presentado una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción por “prevaricación” por cuatro mil contratos exprés durante la primera parte de la pandemia y se apunta directamente al todavía consejero de Presidencia.

Cuando se pregunta por Bendodo en el PSOE andaluz se cambia la cara y no salen halagos precisamente. Fuentes del socialismo andaluz lo tachan así: “Es el muñidor del juego sucio del PP de Moreno Bonilla. Es intrigante, pero un tipo listo, con mucho colmillo. Se sabe mover bien en la distancia corta. Es el auténtico hacedor de la cara b y de la estrategia del PP aquí. Es el Rasputín de San Telmo”. “Siempre juega entre bambalinas y ha estado pilotando desde el primer momento el pacto de Vox”, agregan. Además, destacan que ha sido “la cara de la confrontación” con el PSOE.

También destacan en el socialismo andaluz su ambición: “Ha intentado poner una pica en Flandes, coger cuotas de poder delegado, pero quiere ejercerlo”. “Ambicioso”, insisten en varias ocasiones desde el PSOE-A, donde también lo califican de “corredor de fondo”. Y le afean: “Es un trilero de la política, se dedicó a soltar bulos, medias verdades, se inventó cajas fuertes del PSOE. Nunca más se supo. Tiene un estilo bastante chusco y agresivo”. Con otro aspecto relevante para el PSOE: la obsesión del malagueño por los medios de comunicación. Sobre esto dicen: “Canal Sur es droga dura, peor que el Telemadrid de Esperanza Aguirre. Auténtica manipulación”.

Bendodo ya ha puesto rumbo a Madrid. El lugar favorito del poder. Y eso le gusta. A lo mejor en la capital invita a algunos dirigentes a sus arroces, que suele hacer para su familia. Y con delantal de Masterchef.

XX Congreso Nacional del Partido Popular

El PP construye su nueva etapa en Sevilla