¿Por qué el gasóleo es más caro que la gasolina?

En la última semana ha vuelto a subir un 2,2% hasta marcar un nuevo récord histórico.
Una mujer llena el depósito de su coche
Una mujer llena el depósito de su coche
Europa Press News via Getty Images

Por las nubes y a la espera de que las medidas del Gobierno surtan efecto. Los precios de los combustibles siguen disparados y, este jueves, se ha dado la vuelta a la situación habitual en las gasolineras: el gasóleo convencional ya es más caro que la gasolina de 95 octavos.

Según los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE) basados en los precios entre el 22 y el 28 de marzo, el diésel ha batido un nuevo récord y se mueve a una media de 1,837 euros por litro, tras una subida del 2,2% en la última semana.

Por su parte, la gasolina de 95, la menos cara, también ha aumentado sus costes pero mucho más levemente, un 0,3% en el mismo periodo, hasta situarse en un 1,818 euros por litro.

Según explican a Efe fuentes del sector, el precio del diésel en las estaciones de servicio presenta una alta dependencia de los precios del gasóleo refinado. Y en este mercado la invasión de Ucrania ha actuado de forma devastadora en el mercado de los combustibles, ya que la dependencia europea del gas ruso sigue siendo muy alta.

No es la dependencia de Rusia es la “tensión de los mercados”

Aunque la UE ya trabaja en un plan para “independizarse” de ella, Rusia sigue siendo uno de los principales exportadores del gasóleo refinado y las sanciones contra sus suministros han afectado a todo el mercado.

Curiosamente, añaden las mismas fuentes a EFE, este “no es el caso de España”, ya que hay una dependencia menor del gas ruso, “pero la tensión de los mercados internacionales nos afecta y por eso en algunas gasolineras se está viviendo un aumento de lo precios” más fuerte en el gasóleo que en la gasolina.

Además, apuntan a que los beneficios fiscales que recaen sobre el gasóleo suelen frenar el impacto en los consumidores de las altas cotizaciones internacionales, pero “en esta ocasión la subida del diésel se ha ‘comido’ la diferencia fiscal”.