Esperanza Aguirre maniobró con Villarejo para que se archivara la causa contra ella por aparcar mal en Madrid

'El País' publica nuevos audios: "A ti te preguntará qué diligencia crees que hay que hacer (...) Bueno, si a mí me quieres hacer un favor, no pidas ninguna”.
La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.
La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.
EUROPA PRESS/EDUARDO PARRA

Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid, maniobró con el comisario José Manuel Villarejo para que la ayudara a que la Justicia archivara una causa contra ella. Y la persona que intermedió para que no fuera acusada fue el juez decano de Madrid, José Luis González Armengol. Así lo ha publicado este lunes El País siguiendo la serie de audios sobre corrupción.

En 2014, cuando Aguirre aspiraba a ser candidata del PP a la alcaldía de Madrid, aparcó su coche en pleno carril bus de la Gran Vía de la capital para sacar dinero en un cajero. Dos agentes de movilidad intentaron multarla, pero ella salió huyendo y golpeó la moto de uno de los agentes, que la denunciaron. La Justicia abrió una causa, pero el juez consideró que no se la podía juzgar por un delito, sino que aquello, de ser, era una falta.

Sin embargo, la asociación Transparencia y Justicia recurrió para que Aguirre fuese juzgada por un delito de desobediencia. Tras esta asociación estaba Villarejo, quien reconoce en los audios que se lo había pedido desde la dirección nacional del PP. Finalmente, la Audiencia Provincial de Madrid ordenó al juez que investigara a la expresidenta de la Comunidad de Madrid.

El 11 de septiembre de 2014 Aguirre consiguió reunirse con Villarejo para pedirle que desactive la acusación contra ella. Una reunión que se produce por la mediación, precisamente, de Armengol.

“A ti te preguntará qué diligencia crees que hay que hacer. Bueno, si a mí me quieres hacer un favor, no pidas ninguna”, se escucha pedir a Aguirre en uno de los audios publicados por El País. “Eso cuenta con ello”, asegura el excomisario. “Yo no lo recurriré”, afirma Villarejo cuando Aguirre le pide que no haya un recurso contra ella. “Vamos a hacerlo que parezca que los abogados míos son muy torpes”, añade este.

Además, según el diario, es el propio Villarejo quien explica que es la dirección nacional del PP la que le pidió que “baje los humos” a Aguirre presionando en la causa judicial.

“A mi en un momento me dicen que hay que bajarle los humos a esta mujer”, apunta el excomisario, que no da el nombre a la expresidenta madrileña de la persona que ha solicitado sus servicios: “Permíteme que en eso sea un poco discreto”, responde ante la pregunta de Aguirre.

Así, el excomisario señala que a pesar de lo que pide la dirección nacional él hará lo que le convenga a Aguirre por lealtad al juez Armengol. Este, presente, pide que no diga a sus abogados que él está detrás. “Esto no existe, esto no existe”, responde Villarejo.

Y así fue. El excomisario dejó de presionar para que se recurriera y el caso finalmente se archivó. Aguirre llegó a presentarse sin sospecha alguna a las elecciones a la alcaldía de Madrid de 2015, que Manuela Carmena terminó gobernando.