INTERNACIONAL
02/10/2020 18:39 CEST

Estos son los factores de riesgo que hacen vulnerable a Trump frente al coronavirus

La edad, el peso, el sexo y la controvertida dieta del presidente estadounidense no juegan a su favor, pero va a contar con la mejor asistencia médica del país.

Getty Images

El sexo, la edad y el peso del presidente Donald Trump le convierten en una persona más propensa a desarrollar un cuadro grave de coronavirus y, según los datos nacionales, tiene un 4% de probabilidades de fallecer a causa de la Covid-19.

Sin embargo, ese porcentaje es un dato orientativo, ya que hay otros factores que pueden marcar la diferencia, como sus posibles comorbilidades, su actividad física y su alimentación.

Según un informe de la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos, una persona de entre 70 y 79 años con buena salud tiene un 4,6% de probabilidades de fallecer, independientemente de si es hombre o mujer. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el coronavirus ha demostrado tener mayor mortalidad entre hombres que entre mujeres.

David Spiegelhalter, experto en estadística de la Universidad de Cambridge, durante el pico de la pandemia situaba la tasa de mortalidad para un hombre blanco de 74 años en un 3% o 4%.

Ese riesgo, tras la experiencia que han adquirido los médicos durante estos meses, es “presumiblemente menor” ahora mismo.

Michael Head, catedrático de salud global de la Universidad de Southampton, advierte que una persona del perfil del presidente entra dentro de la categoría de persona vulnerable: “Tiene 74 años y sobrepeso”.

Según los datos publicados por uno de los médicos de la Casa Blanca en junio, Trump sufre obesidad, lo que triplica las probabilidades de que necesite ser hospitalizado, aseguran los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). 

Incluso para una persona sana de entre 65 y 74 años, el riesgo de mortalidad es 90 veces mayor que el de un joven sano de entre 18 y 29 años, indican los CDC.

Julian Tang, especialista en el sistema respiratorio de la Universidad de Leicester, asegura que aparte de su edad y su obesidad, hay “otras enfermedades crónicas que pueden facilitar un cuadro más grave de la Covid-19”. 

Sin embargo, Naveed Sattar, catedrático de medicina metabólica de la Universidad de Glasgow, señala que Trump no tiene enfermedades crónicas conocidas y lleva una vida relativamente activa (juega a golf y camina rápidamente), lo que podría minimizar la gravedad de su enfermedad.

Los datos de los CDC tampoco tienen en cuenta que el presidente va a recibir la mejor atención médica del país, pese a que los expertos recomiendan a sus médicos que no le traten de forma distinta a otros pacientes.

“Mi consejo es que no se desvíen del protocolo estándar, porque los errores se producen cuando intentas experimentar”, comenta Bharat Pankhania, catedrático de la Universidad de Exeter.

“No es momento para experimentos solo porque sea el presidente”, zanja.

Hay varios posibles tratamientos contra el coronavirus en fase de pruebas, pero Pankhania insiste en que el protocolo estándar es “vigilar y, si es necesario, actuar”. 

“El primer paso si hubiera que actuar es ponerle oxígeno, y en este caso podría beneficiarle el tratamiento con dexametasona”.

Los antiinflamatorios y el antiviral remdesivir son solo terapias aprobadas para pacientes hospitalizados.

 

Han colaborado en este artículo Kate Kelland, Ludwig Burger, Josephine Mason y Kevin Liffey.

 

Este artículo ha sido publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Famosos que han fallecido por coronavirus See Gallery

EL HUFFPOST PARA EVO