INTERNACIONAL
30/05/2020 18:29 CEST | Actualizado 01/06/2020 11:26 CEST

Las protestas por la muerte de George Floyd fuerzan un despliegue policial sin precedentes en EEUU

El gobernador de Minnesota moviliza a la Guardia Nacional del estado para contener la ira social.

Nueve minutos estuvo con su rodilla sobre el cuello de George Floyd. Suficientes para, según las primeras investigaciones de la Fiscalía, acabar con la vida de este hombre de raza negra de Minneapolis (Minnesota) cuya muerte ha levantado una oleada de ira social en todo Estados Unidos 

De nada ha servido la detención del agente, Derek Chauvin, que usó una brutalidad extrema para reducir y detener a Floyd tras acusarle de usar un billete de 20 dólares falso en un supermercado. 

Ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia del pueblo afroamericano, harto de ver cada semana uno o varios casos de brutalidad policial contra personas de raza negra. 

Las protestas, que comenzaron en Minneapolis, se han acabado extendiendo por todo el país bajo el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) surgido en 2013 tras la absolución de un hombre blanco acusado de matar de un disparo al joven negro Trayvon Martin

Photo gallery Protestas contra el racismo en EEUU See Gallery

Así, hemos podido ver disturbios y quema de mobiliario urbano en lugares a ambos lados del país como Oakland (California) y Atlanta (Georgia). Pero también en Nueva York, Washington, Detroit, Houston y Charlotte. 

De nada sirvió en Minneapolis el toque de queda decretado por el gobernador del Estado, Tim Walz, que comenzó a las 20:00 horas del viernes por la noche y que, presumiblemente, duraba hasta las 6:00 de la mañana. 

La imagen de control y blindaje de las calles que las autoridades habían mostrado a lo largo del día se desmoronó en minutos. La protesta se trasladó a otra comisaría de Policía cercana, creció en número, y todo empezó de nuevo.

Empezaron los destrozos, los saqueos y los incendios. Con la comisaría rodeada por la protesta y los policías encerrados en sus dominios incapaces de hacer cumplir el toque de queda, decenas de personas saquearon los negocios cercanos, uno a uno, excepto los marcados en las tapias de madera como “propiedad afroamericana”.

Imágenes que han provocado que Walz haya anunciado este sábado la movilización de la Guardia Nacional estatal, una decisión sin precedentes en los 164 años de historia de este cuerpo en el estado.

“Ya no se trata del asesinato de George Floyd, sino de un ataque a la sociedad civil”

La situación en Minneapolis “ya no se trata del asesinato de George Floyd, sino de un ataque a la sociedad civil”, ha descrito el gobernador. “Se trata de que impere el miedo y se trata de provocar la disrupción en nuestras grandes ciudades”.

En este sentido, el máximo responsable de la Guardia Nacional de Minnesota, Jon Jensen, ha confirmado el despliegue aproximado de 2.500 efectivos en las calles de Minneapolis, la ciudad más poblada del estado, y donde se encuentran ya desplegados más de 2.000 agentes ante la posibilidad de nuevos disturbios.

En el centro de Atlanta, cerca de las oficinas principales de la cadena de televisión CNN, grupos de manifestantes rompieron escaparates de comercios y se enfrentaron con los agentes antidisturbios, que los repelieron con gases lacrimógenos.

Algunos manifestantes lanzaron piedras contra el edificio de CNN e incluso lo vandalizaron con pintadas y, en medio de la confusión, varios vehículos de la Policía que estaban en el lugar también fueron blanco de las piedras y otros objetos contundentes, y varios de ellos fueron incendiados.

En Los Ángeles, después de horas de protestas en las calles del centro se produjeron enfrentamientos entre la policía y grupos de manifestantes, que cerraron calles y destrozaron vehículos. Según la policía, que previamente había pedido a los comercios cerrar sus puertas y a los residentes permanecer en sus casas, al menos dos agentes resultaron heridos en los incidentes.

Cerca de allí, en Oakland, un agente federal murió y otro resultó herido por disparos de arma de fuego en un incidente bajo investigación ocurrido durante las protestas. Más de 7.500 personas se juntaron este sábado por la noche en esta ciudad. 

 

También se tiene constancia de otra víctima mortal durante las protestas en la ciudad de Detroit, donde un joven de 19 años falleció también por arma de fuego. El incidente, todavía bajo investigación, ocurrió en torno a las 23.30 horas del sábado, después de que el conductor de un vehículo comenzara a disparar contra una multitud de manifestantes, informa ‘The Detroit News’.

En Nueva York las protestas se centraron sobre todo en Brooklyn y Manhattan, donde al grito de “la vida de los negros no importa”, se produjeron también enfrentamientos con las fuerzas del orden que se saldaron con decenas de detenciones.

Las acciones más violentas tuvieron lugar en Brooklyn, con tres epicentros, en Prospect Heighs ante el Barclays Center, en el barrio de Clinton Hill y en el cercano Ford Green Park, donde los participantes quemaron un vehículo policial. 

También en Washington, la capital, una manifestación frente a la Casa Blanca que comenzó siendo pacífica, con un mitin, derivó en escaramuzas con los policías y agentes del Servicio Secreto y el lanzamiento de piedras y otros objetos contra la mansión presidencial.

Los manifestantes en más de una ocasión derribaron algunas de las barricadas instaladas frente a la Casa Blanca y la policía practicó varias detenciones.

Según imágenes tomadas de los incidentes, los manifestantes, muchos de ellos luciendo mascarillas como protección contra el coronavirus, coreaban “no puedo respirar”, uno de los lemas de estas protestas en referencia a los ruegos de Floyd a Chovin para que retirara la rodilla de su cuello.

También se han producido protestas, en algunos casos también violentas, en Charlotte (Carolina del Norte), en Houston y Dallas (Texas), y Denver (Colorado), entre otras ciudades.

La respuesta de Trump: unos tuits

La respuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no ha podido ser otra y desde otro lugar: Twitter. 

Ante las protestas frente a la Casa Blanca, Trump escribió lo siguiente: 

“Los llamados ‘manifestantes’ dirigidos profesionalmente en la Casa Blanca tenían poco que ver con la memoria de George Floyd. Estaban allí solo para causar problemas. El Servicio Secreto (encargado de la seguridad en la Casa Blanca) los manejó fácilmente. Esta noche, entiendo, hay NOCHE DE MAGA (Make America Great Again, el lema electoral de Trump) en la CASA BLANCA???”.

En otro mensaje remarcó que los participantes en las protestas son “Grupos Organizados que no tienen nada que ver con George Floyd. ¡Triste!”.

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST