31/05/2019 14:17 CEST | Actualizado 24/06/2019 18:38 CEST

Haz este sencillo test para saber si consumes el calcio que necesitas

30.000 usuarios ya lo han hecho y el 70% de ellos no llega a las cantidades diarias recomendadas. La buena noticia es que dos de cada tres lo han corregido con alimentos con mayor contenido en calcio como la leche.

El cuerpo humano es una mina con muchos minerales entre los que sobresale uno: el calcio. De él depende que las neuronas, hormonas y músculos del cuerpo funcionen bien y que disfrutemos de un esqueleto sano toda la vida. Es un seguro para la salud y por eso es importante que cada persona conozca si toma el calcio diario que necesita.

¿Cómo resolver la duda? Ahora podemos averiguarlo con el calciómetro, una calculadora online que valora la ingesta de alimentos con calcio que el usuario declara y dice si se alcanzan o no las cantidades diarias recomendadas.

El HuffPost

Hasta ahora más de 30.000 personas lo han empleado y el resultado ha sido que el 70% no toma el que debería. Hecho el diagnóstico, lo importante es encontrar una solución. El 60% ya la ha buscado y ha incorporado a su dieta alimentos con mayor contenido en calcio como la leche.

El calciómetro no engaña y, de hecho, los datos que arroja van en la misma línea de otras investigaciones que apuntan que ocho de cada diez españoles no ingiere la cantidad de calcio y vitamina D que el cuerpo precisa, y entre las mujeres la ingesta es insuficiente en el 100% de los casos. 

El informe La leche como vehículo de salud para la población elaborado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) explica que el déficit de calcio en la dieta de millones de personas es un problema con múltiples repercusiones personales, familiares y sanitarias. El efecto más inmediato se manifiesta en la salud ósea. Perderla supone una disminución de la autonomía personal y de la vitalidad. La osteoporosis, que en España sufren dos millones y medio de personas, es una de las epidemias que vive el mundo desarrollado. Y lo más importante: ayudar a evitarla está al alcance de la mano. 

Y tú, ¿cuánto calcio necesitas al día?

El consumo en la dieta del calcio diario recomendado es la mejor prevención para garantizar que el esqueleto de los niños alcanza su pico de masa ósea y para prevenir su pérdida. Las necesidades cambian con la edad. El cuerpo de los adolescentes, en pleno desarrollo, necesita unos 1.300 mg de calcio al día, las mujeres de entre 20 y 30 años deberían ingerir unos 1.000 mg diarios y las embarazadas unos 1.200 mg. El objetivo está claro, pero ¿cómo hacerlo? Según los especialistas, la leche es la mejor fuente dietética de este mineral en cantidad y calidad. Tomando tres o más raciones diarias se ingiere el calcio necesario; su composición en vitaminas, proteínas y fósforo favorece su absorción en mejor media que otros alimentos. 

El calcio ingerido, mayoritariamente a través de la leche y de los productos lácteos, se asocia con un mejor estado de salud e incluso puede suponer una ayuda para la prevención de algunas patologías, como la diabetes tipo 2, la diabetes gestacional o ciertos tipos de cáncer.

 

La naturaleza nos ha proporcionado la leche como fuente natural de calcio y, sin embargo, muchas personas han disminuido su consumo porque piensan que puede obtenerse de otras fuentes dietéticas. Es un mito, el cuerpo asimila peor el calcio que proviene de otros alimentos, como señalan las sociedades científicas: “Aunque algunos de origen vegetal, como los cereales, las frutas, los frutos secos, las legumbres y las verduras y hortalizas pueden suponer una fuente adicional de calcio dietético, su biodisponibilidad es reducida”.

La leche sí es un alimento saludable

La leche es un alimento muy completo nutricionalmente que ayuda a preservar la salud. Según las sociedades de nutrición, “el calcio ingerido a través de la leche se asocia con un menor riesgo de diabetes tipo 2 y de diabetes gestacional en mujeres embarazadas”. También puede ayudar en la prevención de ciertos tipos de cáncer y “en el caso de las mujeres postmenopáusicas, la ingesta de calcio y vitamina D en combinación con la actividad física puede considerarse una medida preventiva para tratar la osteoporosis”. En el supermercado puede comprarse, además, enriquecida con calcio para alcanzar más fácilmente la cantidad diaria de este mineral que recomiendan los nutricionistas. En un solo vaso las leches enriquecidas aportan más cantidad de calcio y vitaminas D y K, que contribuyen a su correcta absorción y fijación en el hueso.

Abrir la nevera para beber un vaso de leche es la fuente más eficiente para proporcionarle al cuerpo el calcio diario que necesita. Es insustituible. Otras fuentes, como los suplementos en pastillas, “en ningún caso deben sustituir a los alimentos ricos en calcio y vitamina D”, dicen en su informe los nutricionistas.

Conservar la salud ósea es tan fácil como echar mano del calciómetro, la herramienta online para chequear cómo anda de calcio nuestra dieta, y recurrir a la alternativa más natural, barata y sin efectos secundarios que existe para protegerla: la leche.