INTERNACIONAL
18/09/2019 19:57 CEST

Israel demanda a Madonna por su actuación en Eurovisión

Le exigen 390.000 euros en compensación por su proclama política en directo, con una bandera israelí y otra palestina

¿Te acuerdas de la actuación de Madonna en Eurovisión, este año? Puede que te vengan a la cabeza dos recuerdos de aquella noche: sus gallos (y eso que cobró por ellos un millón de euros) y que sacó la patita en lo político. La campaña BDS (boicot, desinversión, sanciones) de los palestinos no surtió efecto y la reina del pop viajó hasta Tel Aviv, pero al final de su actuación sacó a escena a dos bailarines que al volver la espalda a la cámara, sorpresa, mostraron en sus chaquetas sendas banderas de Israel y de Palestina, en plan hermanamiento. Ese gesto ahora le puede costar muy caro a la ambición rubia. 

Las autoridades de Israel ya avisaron en caliente de su enfado (por ambas cosas, la mala actuación y el posicionamiento), pero es ahora cuando se han decidido a pedirle cuentas económicas por aquello. Según informa la publicación Variety, la televisión pública israelí, organizadora del Festival de Eurovisión 2019, habría interpuesto una demanda contra Live Nation y Live Nation Israel, que son los representantes legales de Madonna en dicho país.

Le reclaman una compensación económica de 390.000 euros, esto es, poco más de un tercio de lo que cobró por su cameo de esa noche. Este caché fue abonado por un millonario de origen israelí que quiso llevar a la artista a Tel Aviv como fuera, como un golpe de efecto para lavar la imagen del país. Sin embargo, Madonna es Madonna y acaba haciendo lo que le da la gana, como quedó claro. Eso sí: mucho revuelo por un gesto que, en realidad, fue anodino y no compromete a nada, porque no hizo reivindicación alguna por el pueblo palestino. 

Los concursantes de Islandia, Hatari, sí fueron más allá y lucieron una estola con la bandera de Palestina. Antes de Eurovisión, ya eran conocidos por su compromiso con esta causa y hasta el último momento se especuló con que se iban a plantar como protesta contra Israel. Al final, los organizadores trataron de censurar la escena.  

ESPACIO ECO