ECONOMÍA
15/06/2020 20:59 CEST | Actualizado 15/06/2020 21:04 CEST

La dificultad de tramitar el ingreso mínimo: "Necesito ayuda para pedir la ayuda"

Los sindicatos consideran que “no será fácil la gestión del ingreso mínimo, ni que la ayuda llegue a todos los necesitados”.

Eugenio Marongiu via Getty Images

Es el primer día que los ciudadanos pueden tramitar el Ingreso Mínimo Vital, aprobado por el Gobierno socialista en pleno estado de alarma. El proceso no ha resultado sencillo para muchas personas y los sindicatos critican las prisas del Gobierno. 

Ya desde este lunes por la mañana el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, preveía que la gestión del ingreso mínimo vital , sea “bastante caótica” y ha pedido al Gobierno que deje “las prisas de lado” y empiece a “discutir a fondo cómo y de qué manera se dan estas prestaciones”

Álvarez, en una entrevista en Antena 3 ha exigido al Gobierno que tenga los “medios preparados para que nadie se quede fuera” y ha recordado las críticas del sindicato por “el proceso de elaboración” del decreto.

“Una medida de choque” que no llegará a todos

“Valoramos muy positivamente la ley”, ha indicado el secretario general de UGT pero ha insistido en que hubiese sido más oportuno aprobar inicialmente “una medida de choque” para afrontar las situaciones más urgentes con motivo del estado de alarma e impulsar posteriormente la ley. Ahora considera que “no será fácil la gestión del ingreso mínimo, ni que la ayuda llegue a todos los necesitados”.

Ante esta situación, ha expresado la voluntad del sindicato de proponer al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones la posibilidad de buscar algún instrumento para ayudar en la tramitación. “Son las personas que más lo necesitan y necesitan la solución de manera inmediata y con poca burocracia”, ha añadido. Asimismo, ha reprochado al Gobierno “la presión sobre los empleados públicos” del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y de Sepes. “El Gobierno no puede mantener esa tensión, llevan trabajando los fines de semana desde hace tres meses y aún no hemos acabado con el colapso de los Ertes, queda gente por cobrar”, ha concluído Álvarez.

“Un proceso complicado”

Ángel, un joven de 26 años que se quedó en paro con el estado de alarma tras encadenar trabajos precarios, no tiene ningún ingreso y se ha despertado este lunes para tramitar la solicitud. “Es complicado: te piden fotografías del DNI y no todo el mundo tiene escáner. Las fotos no pueden pesar más de cinco megas, así que tienes que cambiar en los ajustes la calidad de la foto, no todo el mundo sabe hacerlo”, cuenta. “Tampoco te reconoce los nombres largos de las fotos y te da error, sin indicarte cuál es error, yo lo he presupuesto porque me ha pasado otras veces aplicando a otras cosas”, añade. 

El joven se pregunta cómo lo haría su madre o su abuela si, para él, ya resulta complicado el proceso. “Te piden varios datos que no tienes por qué tener a mano o saber dónde solicitarlos, como el valor catastral y cosas así, parece que no te quieran dar la ayuda o al menos no ponértela fácil”, señala. ““Si a mí con 27 años y conocimiento de internet me ha costado, no me quiero imaginar a una familia vulnerable””, concluye. 

Como Ángel, han sido muchos los que han tratado de acceder a la tramitación este lunes y se han topado con los mismos problemas.