POLÍTICA
21/05/2019 14:37 CEST | Actualizado 21/05/2019 18:02 CEST

La promoción XIII: el primer día de clase acaba en pelea de patio

Así ha arrancado la nueva legislatura: Batet y Cruz a los mandos, diputados presos, bronca en los juramentos y el fantasma Gaysper

¡Vuelta al cole! ¡Y vaya promoción! La XIII Legislatura ha echado a andar este martes coronando como presidentes del Congreso y del Senado a los parlamentarios socialistas catalanes Meritxell Batet y Manuel Cruz, respectivamente, y con el ‘trailer’ de los cuatro años que quedan por delante con el bronco momento de los juramentos protagonizado por los independentistas y los diputados de Vox.

Ha sido una intensa mañana en las dos Cámaras, con muchas imágenes potentes y marcadas por la presencia de los cinco parlamentarios presos, la llegada por primera vez en democracia de diputados de la ultraderecha (los 24 diputados de Vox), la puesta en marcha de una mayoría de izquierdas y el olor a las cercanas elecciones del 26-M. 

Se ha hecho efectiva a través de los votos la conocida como ‘operación dos tazas’. Tras el veto del Parlament a Miquel Iceta para presidir el Senado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decidió apostar el ‘doble’ y situar como tercera y cuarta autoridad del Estado a estos dos políticos del PSC -Batet y Cruz-, lo que supone una clara apuesta por la España federal y de encaje de Cataluña.

Los presos: protagonismo y camino de la suspensión

Mucha Cataluña este martes en las Cortes. Por segundo día han acudido al Congreso los diputados presos -a los que dio el permiso el Supremo-, pero previsiblemente será el último porque, como ha avanzado la vicepresidenta, Carmen Calvo, la Mesa los suspenderá en virtud del artículo 21.2 del Congreso al estar en prisión provisional y haber un auto de procesamiento en firme.

A las 10 horas llegaban a la Cámara Baja Oriol Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sànchez. Sus compañeros de grupo les han aplaudido de pie. Dentro, se han podido mover con total libertad, han charlado con otros diputados, se han saludado e, incluso, han utilizado teléfonos móviles.

Se ha visto una de las imágenes de la jornada: un frío saludo entre Junqueras y el presidente del Gobierno. Se ha producido al bajar del estrado tras una de las votaciones del líder de ERC, quien se ha acercado al presidente en funciones. No han hablado en un primer momento, aunque luego el diputado de Esquerra ha mantenido una breve charla con los titulares de Exteriores, Josep Borrell, y de Justicia, Dolores Delgado. Posteriormente, sí han cruzado unas breves palabras Sánchez y Junqueras. “Tenemos que hablar”, le ha dicho el independentista al jefe del Ejecutivo.

Al final de la jornada se han vivido momentos de tensión en la Cámara Baja por las fórmulas de acatamiento de la Constitución por parte de los independentistas. Estas frases han sido respondidas con un ruido duro por los golpes en los escaños principalmente de Vox. Junqueras ha utilizado esta expresión: por “compromiso republicano, como preso político y por imperativo legal, sí prometo”.

Ahí se ha tenido que estrenar Batet como jefa del Congreso, con el siguiente mensaje: “El espectáculo no debe ser el de los gritos y el de la falta de respeto, sino el de la fina inteligencia y el de la oratoria brillante y la defensa política. Lo otro rebaja a los representantes y ofende a los representados”. Además, ha frenado el intento de Albert Rivera -que hoy quería jugar a ser el líder de la oposición- de paralizar los juramentos y se ha puesto firme. 

 

 El truco de la ultraderecha y el contraatque de Gaysper

Y es que ha sido una mañana en la que los gestos se han medido y mirado al milímetro. De hecho, el primer saludo dentro del Hemiciclo de Sánchez al llegar ha sido con el líder de Vox, Santiago Abascal. ¿Por qué? Los diputados de ultraderecha son novatos, pero han utilizado algunos trucos. Hoy no había sitios asignados, por lo que han madrugado para ocupar los escaños en los que suele situarse el PSOE. Buscaban la foto. Sí ha estado más espabilado el socialista José Zaragoza, que se ha colado entre Abascal e Iván Espinosa de los Monteros.

La fórmula escogida para acatar la Constitución por Santiago Abascal ha sido: “Por España, sí juro”, frase que han seguido todos los ‘verdes’.

La ultraderecha quería llamar la atención, pero lo que se ha puesto de relieve es la entente de izquierdas que empieza a dominar la legislatura y con la que prevé sacar adelante la investidura Sánchez.

La Mesa del Congreso queda así repartida. Batet será la presidenta, mientras que las vicepresidencias recaen en Gloria Elizo (Unidas Podemos), Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE), Ana Pastor (PP) e Ignacio Prendes (Ciudadanos). Las secretarías han ido a manos de Sofía Hernanz (PSOE), Gerado Pisarello (Unidas Podemos), Adolfo Suárez Illana (PP) y Patricia Reyes (Cs). Es decir, mayoría progresista: cinco frente a cuatro. La diputada de Barcelona ha salido en segunda ronda quedándose a un escaño de la mayoría absoluta (ha logrado 175 papeletas gracias al PSOE, Unidas Podemos, PNV, CC, Compromís y ERC).

La Mesa del Senado va más allá incluso y tiene mayoría absoluta del PSOE tras la votación de este lunes. Además de Cruz como presidente de la Cámara Alta, en el órgano de gobierno estarán también por parte del PSOE Cristina Narbona, como vicepresidenta, Fernando Martínez y Olivia Delgado. Al PP le han correspondido dos puestos: Pío García Escudero y Rafael Hernando. El séptimo integrante es del PNV -Imanol Landa-.

¡Vaya mañana! Y hasta el Congreso ha volado contra la ultraderecha un fantasmita arcoiris convertido ya en todo un icono: Gaysper. Los diputados del PSOE Felipe Sicilia y Arnau Ramírez han llevado camisetas con este símbolo LGTBi. 

EFE
Photo gallery Arranca la XIII Legislatura (calentita, calentita...) See Gallery