POLÍTICA
01/02/2020 11:22 CET | Actualizado 02/02/2020 13:55 CET

Pere Aragonès, el ‘republicano’ que acaricia la Presidencia de la Generalitat

Así es el vicepresidente catalán y favorito de Junqueras para luchar contra Junts

EFE
Aragonès

Exterior día. Un adolescente de 16 años toca a la puerta de la sede de ERC en Pineda del Mar (Barcelona) en 1998. En Cataluña ejerce entonces sus plenos poderes Jordi Pujol (CiU) y en La Moncloa un eufórico José María Aznar marca un nuevo ritmo conservador a la política. Aires del Majestic. Pero el chico, de familia empresarial y con un abuelo alcalde durante el franquismo, tiene claro que sus simpatías son republicanas y de izquierdas. Nombre y apellidos le preguntan: Pere Aragonès i Garcia.

Se vuelca en las Joventuts de Esquerra. Hace amigos, se divierte, le apasiona la política cada día más. Organiza actividades junto a sus compañeros a lo largo de Cataluña. Y un día se trata de una conferencia de historia con un ponente llamado Oriol Junqueras. Conectan. Lo que no saben en este momento es cómo marcará sus vidas posteriormente y el futuro de ERC y de Cataluña.

Dos décadas después, 2020. Salto en el tiempo de esta película biográfica: Pere Aragonès es el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña mientras Junqueras está en la cárcel de Lledoners condenado a 13 años de prisión por sedición y malversación por su “dominio” del procés.

Y todo a las puertas de unas elecciones catalanas, anunciadas sin fecha por Quim Torra (Junts). El pupilo ahora es el favorito para ser el candidato de ERC en esa cita con las urnas, con el visto bueno del maestro. Todavía no se han convocado las primarias, pero es la opción mejor vista entre los cuadros del partido. El otro hipotético aspirante, Roger Torrent, acaba de decir que no dará el paso.

Conoció a Junqueras organizando una charla para las juventudes de ERC

La legislatura en Cataluña está muerta. Torra no perdona lo que pasó el pasado lunes con sus socios de Gobierno de ERC. La Mesa del Parlament, presidida por el ‘republicano’ Roger Torrent, acataba la decisión de la JEC y del Tribunal Supremo de dejarle sin escaño. Una imagen vale más que mil palabras: el presidente dando un discurso defendiéndose en el Parque de la Ciudadela y Aragonès en primera fila sin aplaudir y sin levantarse desde su escaño.

EFE
Pere Aragonès y Quim Torra en el Pleno del Parlament

 

La hoja de ruta de Torra: convocar elecciones, pero no fijar la fecha hasta que no se aprueben los presupuestos en el Parlament. ERC no puede romper la baraja ya que las cuentas han sido precisamente diseñadas desde la Consellería de Economía que también dirige Aragonès. Le toca esperar al de Esquerra para su intento de comerse a Junts.

Y es que a tenor de las encuestas, ERC es la gran favorita para ganar las elecciones. Sería la primera vez que lo lograra desde el restablecimiento de la democracia. El último sondeo del CEO (el CIS catalán) da los republicanos la primera posición, con entre 38 y 39 escaños, por encima de Junts (29-31). Detrás quedarían: PSC (24-25), Cs (14-16), Catalunya En Comú-Podemos (11-13), CUP (9-10), PP (4-5) y Vox (0-2).

Eso sí, muchos en la política catalana recuerdan que los sondeos siempre benefician a Esquerra y luego Junts, heredero de la antigua Convergència, hace buenas campañas, tiene un buen techo electoral y juega muy bien su baza del exilio de Carles Puigdemont. Ya se vio en las elecciones tras el 155 cuando al final Junts logró tener más diputados de Esquerra pese a las encuestas.

Ha habido una guerra interna soterrada entre Aragonès y Torrent por ser el candidato y sucesor de Junqueras

 

Pero hoy por hoy ERC es la que mejor cotiza en las casas de apuestas. Y Pere Aragonès podría convertirse en el primer presidente de Esquerra de la Generalitat desde 1978. Es el favorito para encabezar la papeleta electoral, con el visto bueno desde la cárcel de Oriol Junqueras. El otro eterno aspirante entre rumores y movimientos en la sombra era Roger Torrent. El primero representa la vía pragmática diseñada por Junqueras, mientras que el segundo está en un estilo más duro. El presidente del Parlament ha desistitdo y este mismo viernes incluso decía que podría apoyar a Aragonès “si él decide dar el paso y la militancia lo avala”.

EFE
Aragonès y Junqueras

Una palabra que repiten muchos en ERC cuando se les pregunta por Aragonès: “pragmático”. Sus más cercanos también dicen que es una persona muy reflexiva, dialogante, íntegra, trabajadora. Un recambio generacional -tiene 38 años y se convirtió en 2018 en el vicepresidente más joven de la historia de Cataluña-, pero sostienen en Esquerra que está muy preparado y es un hombre de Gobierno. Fue secretario de Economía de Junqueras durante la época del procés, luego se quedó -no fue cesado por el 155- y nombrado posteriormente vicepresidente por Quim Torra en el nuevo Govern.

Los suyos lo definen como trabajador, íntegro y trabajador

 

No tienen tan buena imagen en Junts per Catalunya sobre sus movimientos políticos. En la reunión el pasado lunes entre Torra y sus más íntimos en la Casa dels Canonges se llegó a poner hasta sobre la mesa la posibilidad de cortarle la cabeza como vicepresidente en venganza de lo que había hecho ERC en la Mesa del Parlament. Al final se optó por la decisión de las elecciones en diferido. Así lo define a El HuffPost un alto cargo de Junts cercano al president: “Siempre ha trabajado para que le unjan sucesor. Lo de la independencia le importa menos”. Una radiografía como si fuera un personaje de House of cards, una de las series precisamente que le fascinan (a la par queThe Crown y Sherlock).

La política catalana es una serie que cambia en minutos. Ahora se piensa en esas elecciones. Pero podría llegar antes otro giro: que el Supremo inhabilitara de manera firme a Torra. Entonces, según la ley de Presidencia, el puesto pasaría automáticamente a Aragonés de manera interina y el Parlament debería iniciar un plazo de diez días para buscar a un aspirante a la investidura.

En Junts dicen que siempre ha trabajado para que le unjan sucesor y que la independencia le importa menos

Hay cargos en Junts que también señalan que, frente a Torra o Torrent, Aragonès está moviéndose con mucho cuidado para no tener ningún tipo de problema judicial y no estropear su carrera hacia el Olimpo. Y también políticamente: su reacción a la fallida decisión del Gobierno de posponer la mesa de diálogo fue más rebajada y diplomática que el comunicado emitido luego por ERC y las palabras de Sergi Sabrià.

Torrent y Aragonès presentan los presupuestos catalanes

¿Y cómo es su relación con el Gobierno central? Aragonès mantiene contacto directo con La Moncloa. Charla mucho y se reúne de vez en cuando con la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. Incluso en la anterior legislatura tenían los dos, junto a Elsa Artadi, un grupo de Whatsapp llamado Coordinación BCN-Madrid. El vicepresidente catalán también se envía mensajes con el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El feeling de Aragonès con los socialistas es bueno. En Ferraz lo prefieren de presidente, por representar la vía pragmática, por delante de Torra o el candidato que ponga Junts, que va a representar la línea agresiva y maximalista sobre la autodeterminación. Fuentes del PSC lo retratan así: “Discreto, aplicado y educado”.

Los socialistas lo prefieren como president y lo califican de educado, discreto y aplicado

Además, el perfil de Aragonès no asusta al mundo empresarial catalán. Desde que llegó Junqueras a la consellería de Economía, y con él dentro de su equipo más cercano, se buscó relajar cualquier miedo a los republicanos en estos temas. Carácter social, pero ninguna locura. Así lo retrata un diputado del PDeCAT: “Viene de un entorno familiar empresarial, su mujer es de JNC y asociada al PDeCAT, tiene un perfil, hoy por hoy, más bien convergente”.

En esa carrera por las elecciones no sabe a quién tendrá como máximo competidor por Junts. Torra, al estar condenado, no puede competir. Se abre entonces un abanico de contrincantes, con Laura Borràs a la cabeza en las encuestas. Aunque hasta todavía podría volver a ser ‘número uno’ Carles Puigdemont, que no despeja las dudas. Los antiguos convergentes también barajan nombres como Damià Calvet, Jordi Puigneró y Elsa Atadi. Ojo: a partir del 23 de febrero también ya sería elegible Artur Mas al acabar la pena de inhabilitación por el 9-N.

Lo que sí está claro es que Aragonès lleva preparándose para esta misión toda su vida, más de la mitad la ha pasado dentro de ERC. En su currículum: es licenciado en Derecho por la Universidad Oberta de Catalunya y máster en Historia Económica por la Universidad de Barcelona. Fue concejal de Pineda, se ha bregado en las juventudes de partido, actualmente es coordinador nacional de ERC y fue secretario de Economía con Junqueras en la última etapa. Esa sensación la reafirma una diputado de Esquerra de esta forma: “Gran capacidad de gestión y una persona apta para abordar situaciones conflictivas políticamente por su forma de racionalizarlas”.

A pesar de ser de ERC, muchos creen que tiene un perfil 'convergente'

Se abren tiempos inciertos en Cataluña. Una de las cosas que más duele en ERC estos días es que Junts les acuse de no ser leales a la causa independentista, parte también de la estrategia de Torra de presentarse como los adalides del soberanismo frente a una Esquerra vendida al PSOE. Una cita con las urnas con un calendario endiablado, ya que podrían ser en mayo -coincidiendo con la tramitación de los presupuestos en el Congreso, donde ERC tiene la llave-. Y en el aire pesa la posibilidad de Esquerra optara después de los comicios por un tripartito con PSC y los ‘comunes’.

En mitad de este monumental culebrón entre flashes, intenta escaparse cuando puede, menos de las que le gustaría, a pasear con su perra en la montaña y cuidar del huerto de su casa. Pero la política siempre gana. O no: la misma pasión pone celebrando los goles de Messi. Porque Aragonès es culé, culé, culé.