TENDENCIAS
22/03/2021 16:05 CET

Rafuel: cómo un hombre de 65 años se ha convertido en 'influencer' gastronómico en Instagram

Tiene más de medio millón de seguidores y en abril sacará su primer libro de recetas.

Imagen facilitada por Rafuel
Rafuel, preparado para cocinar.

Es imposible entrar a Instagram y que no te salte a la cara una receta de un tipo de Winsconsin al que le ha dado por hacerse una hamburguesa triple, rebozarla con Doritos y freírla con aceite de coche. 

Afortunadamente, también te puede saltar un vídeo de Rafuel, un hombre de 65 años que ha creado una comunidad de más de medio millón de personas sólo en Instagram. 

Rafael Antonín (lo de Rafuel es porque se trabaja en el mundo del petróleo y los demás nombres “estaban pillaos”) es uno de los creadores de contenido foodie más seguidos de España. Ese éxito ha hecho que la editorial Planeta toque a su puerta y le haya propuesto publicar un libro llamado Mis mejores recetas, que saldrá en el mes de abril. 

Es el mayor de nueve hermanos y empezó a cultivar su amor por la cocina cuando acompañaba a su madre al mercado para llevarle los paquetes porque iba muy cargada: “Vas viendo producto y producto y al final un día estás cocinando”. Lo que Rafuel no esperaba era que a sus 65 años iba a estar cocinando para medio millón de personas. 

Este hombre de voz amable no es un recién llegado a las redes sociales. Hace años, cuando sus hijas empezaron a usarlas, él se dio cuenta de que eso era el futuro de la comunicación y decidió centrarse en potenciar su contenido. Como todo el mundo en esa época, empezó publicando fotos en Instagram y después empezó a hacer las recetas en vídeo.  

Y el éxito le llegó relativamente pronto: “Con los primeros vídeos empiezo a ver un movimiento espectacular de entrada”. Su contenido fue evolucionando al mismo tiempo que evolucionaban las herramientas de Instagram: primero vídeos de 10 segundos y luego de un minuto. 

Rafuel plasmó su espíritu empresarial en su perfil de Instagram y se percató de un detalle que le sirvió para relanzar del todo su cuenta: “En 2014 la gente iba sin datos por la calle porque las compañías daban muy pocos datos y me pasé al vídeo de 30 segundos”.

Los consumidores habituales de esta red social saben que los vídeos de un minuto se cortan, con el engorro que supone tener que volver a verlos de nuevo en otra ventana. Algo que no pasa si esos vídeos son de medio minuto: “Empecé a hacer un vídeo muy sencillo de 30 segundos de cocina casera y ahí empiezo a subir de seguidores”. 

“Mis recetas son de productos de mercado, de productos que tenemos en casa y que podemos tener en la nevera, nada sofisticados y siempre con maquinaria de la que se pueda tener en casa, como la minipimer. No usamos ni abatidores, ni de envasados al vacío ni cosas que en las casas normales no hay”, explica. 

Pero ojo porque detrás de su éxito no está el azar. Rafuel tiene controlado qué receta y qué tipo de producto puede funcionar según el día del mes, el día de la semana y el tiempo que hace: “A primeros de mes puedes poner unas gambas pero el día 15 mucha gente no tiene dinero para hacerlo, pon una receta más económica. Un día que estás a siete bajo cero no puedes poner un gazpacho, pon una fondue de queso si quieres triunfar. Es importante hacer una buena receta para el tiempo que hace”. 

El día de la semana también es importante: “Después de un domingo que la gente hace arroces, que todo el mundo ha comido y ha bebido un poquito más de la cuenta te levantas el lunes y dices ‘voy a hacer un poquito de dieta’ y comes algo de pasta más suave”. 

Cuando ya tiene la receta elegida y los ingredientes seleccionados empieza el rodaje, que suele durar unos 30 minutos. De ahí se queda con las escenas “más vistosas”, las junta todas y las comenta. Una vez publicado en Instagram se dedica a responder a todas las preguntas que le hacen sus seguidores: “Es un trabajo pero yo creo que si la gente te comenta hay que contestarle porque ha gastado su tiempo en contestarte y es bueno que haya una comunidad activa”. 

“Para mí es más importante la comunidad que tengo que la que está fuera y es importante que esa comunidad esté contenta. Si yo hago una receta, les gusta, preguntan algo y yo no contesto es que es de tontos seguir esta cuenta”, señala. 

Todo este éxito culmina en un libro titulado Rafuel, mis mejores recetas en el que se recopilan varios de sus platos estrella. Un proyecto que surgió durante el confinamiento, donde empezó a apuntar por primera vez todas sus recetas, que iban a ser “más sencillas para que las pueda hacer más gente”. 

Después del confinamiento llegó Planeta y le compró esas recetas. En un primer momento fue reacio a lo del libro “porque en un mundo digital qué hace el papel porque si quiero hacer una consulta de los libros que tengo la hago por Google que es más rápida” pero finalmente aceptó porque reconoce que  “siempre hace ilusión” porque “los del papel también tienen que vivir”. 

Pero no se puede tener a alguien como Rafuel al teléfono y no preguntarle por una de las cuestiones que dividen a la sociedad española: la tortilla de patatas con o sin cebolla. Y como buen influencer no se moja: “Si hay alguien que la quiere sin cebolla la hago sin cebolla. No hay que hacer sufrir nunca a nadie.  Si vamos a pasar un rato bien comiendo, si a alguien no le va la cebolla no poniendo no pasa nada. Adapto la receta a que todo el mundo que se siente en mi mesa disfrute, no tiene ningún sentido sentar a alguien en tu mesa y hacerle sufrir”. 

Eso sí, si es para él se la hace con cebolla.

Photo gallery Top 25 Traveller's Choice Restaurantes del Mundo See Gallery

EL HUFFPOST PARA MEETIC