NOTICIAS
16/12/2019 19:14 CET | Actualizado 16/12/2019 19:16 CET

Sanidad recomienda no consumir las cabezas de las gambas y los langostinos

Por su elevado nivel de cadmio.

EFE

Lo has hecho toda la vida pero dicen los expertos que mejor dejes de hacerlo. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (Aecosan) ha recomendado limitar el consumo de cabezas de gambas, langostinos y carabineros por sus elevados niveles de cadmio. Y más ahora que viene la Navidad.

Esta sustancia, tóxica en cantidades altas, y que no tiene ninguna función biológica en humanos ni animales, puede llegar a ocasionar problemas renales y hepáticos –es en riñones e hígado donde más se acumula– durante un tiempo estimado de 10-30 años, explica la entidad.

“Puede causar disfunción renal. También puede causar desmineralización de los huesos, bien de forma directa o indirectamente como resultado de la disfunción renal. Después de una prolongada y/o alta exposición, el daño tubular evoluciona de manera que se produce una disminución de la tasa de filtrado glomerular y puede llegar a provocar un fallo renal y, a largo plazo, cáncer”, afirma en su comunicado.

El problema es que las mayores dosis de cadmio en gambas y otros crustáceos se encuentra en sus vísceras, localizadas en su cabeza y que tan recurrentemente se consumen en aperitivos, comidas y cenas

“Por esta razón, la Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores (DGSANCO) de la Comisión Europea ha publicado en su página web una nota informativa sobre “Cadmio en crustáceos”, instando a los Estados miembros donde hay un consumo elevado de este marisco entero a hacer recomendaciones de consumo debido al elevado contenido de este metal pesado en ciertas partes del animal”.

No obstante, la AECOSAN no quiere generar alarma. Si su consumo es esporádico no es un problema, aunque insisten en que mejor evitar esta tendencia, especialmente en cantidades excesivas.