Hay un truco para que el guacamole se conserve verde y fresco

Ya no pasará nada por prepararlo la noche anterior.

Abrir la nevera, sacar un aguacate abierto y encontrarlo de un color distinto al que tenía cuando lo guardamos es algo muy habitual. Una vez abierto, el aguacate se oxida y adquiere un tono negro que lo hace de todo menos apetecible. Y lo mismo que ocurre con el aguacate, ocurre con el guacamole. Cualquier posibilidad de prepararlo con antelación queda a priori anulada.

No tiene por qué ser así. Hay un método infalible para que el guacamole se conserve verde y fresco en la nevera, incluso si se ha preparado la noche anterior. Sólo se necesita agua y seguir estos pasos:

  • Echar la salsa en un tarro, a poder ser hermético.
  • Cubrirla con una capa de agua tibia.
  • Tapar el tarro con su propia tapa o con papel film.
  • Conservar en la nevera.

El agua ejerce de escudo protector y evita que el oxígeno entre en contacto con la mezcla, de manera que no se produzca la temida oxidación. Y lo bueno es que la mezcla no pierde cremosidad.

Siguiendo este truco, el guacamole se conserva perfectamente fresco durante tres días. Lo único que hay que hacer para comerlo es retirar el agua con cuidado y ya estaría listo.

Recetas con aguacate