Un congresista de Perú acusa a un diputado de Podemos de injerencia y abre una crisis diplomática

La presidenta del Congreso de Perú se habría expresado en términos ofensivos sobre el Gobierno de Castillo. Ahora, un diputado de UP se ve envuelto en la polémica.
Imagen de archivo del Congreso de Perú.
Imagen de archivo del Congreso de Perú.
CARLOS GARCIA GRANTHON / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO / Europa Press

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de Perú, Ernesto Bustamente, ha acusado al diputado de Podemos Antón Gómez Reino de haber mantenido una actitud de “maltrato e intromisión” durante la visita institucional de autoridades peruanas en España a principios de diciembre.

A través de un oficio remitido al titular de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de Diputados de España, Pau Marí-Klose, Bustamante criticó con vehemencia a Gómez-Reino por acusar “falsamente” a la presidenta del Congreso peruano, María del Carmen Alva, de haber pedido a los diputados españoles que se pronuncien sobre la “ilegitimidad” del Gobierno de Pedro Castillo.

Esto en medio de la polémica desatada en Perú después de que una investigación periodística revelara presuntas expresiones ofensivas de Alva hacia Castillo durante su gira por España a principios de diciembre.

En el documento, Bustamente detalla que Gómez-Reino “expresó juicios valorativos en tono agresivo y contencioso” durante la intervención de Alva y que, tras la visita, el diputado español “atacó” a la presidenta del Congreso con varias “falsedades”.

“Estamos demasiado habituados a que determinadas no acepten los resultados democráticos, pero que vayan a otros países a criticar de forma abierta es inaudito”

- Antón Gómez Reino

El último viernes, sin querer entrar en muchos detalles, el diputado de Podemos declaró a TV Perú que Alva había dado una declaración inusual, “francamente preocupante e impactante” por expresar “términos de cuestionamiento democrático” en su país. “Estamos demasiado habituados a que haya determinadas élites en Europa y América Latina que no acepten los resultados democráticos, pero que vayan a otros países a criticar de forma abierta, y criticar es una palabra amable en este caso, creo que es inaudito”, relató el diputado.

Medios de comunicación peruanos han recopilado testimonios de diferentes políticos españoles que reconocen que la presidenta del Congreso efectivamente se refirió al Gobierno de Castillo como “ilegítimo”.

Según Bustamente, sin embargo, lo que hizo en el encuentro la presidenta del Congreso fue “explicar la tensa situación política interna” de Perú “para beneficio y conocimiento de los colegas españoles presentes”. “Si el diputado Gómez-Reino tiene problemas de audición o de comprensión de lenguaje, ello no lo autoriza a mentir”, sentencia el congresista.

Además, condena que, después de la reunión, el diputado español haya presentando una iniciativa al Congreso de los Diputados en aras a instar a su país a expresar una posición de apoyo a la gestión de Castillo.

Según el texto que compartió en redes sociales el mismo Gómez-Reino, esta proposición no de ley pretende que la cámara de diputados emprenda “todas las acciones políticas y diplomáticas a su alcance para apoyar la institucionalidad democrática en Perú y promover públicamente el respeto a la voluntad popular expresada democráticamente en las urnas”.

Esta propuesta, según Bustamente, ratifica la intención del diputado de “entrometerse en temas internos del Perú” y de tratar al país sudamericano “cual si fuese una colonia y no una nación soberana e independiente”.

“Es un asunto muy delicado”

Ante ello, el parlamentario del partido fujimorista Fuerza Popular advirtió a su homólogo español de que, de aprobarse la iniciativa, sería una “transgresión al derecho internacional y a las normas del buen comportamiento entre países amigos”.

“Verá usted que —además de dañarse seriamente las relaciones entre los parlamentos de España y Perú— quizá corresponda luego a los peruanos pronunciarnos mediáticamente sobre temas como Cataluña, el País Vasco, la realeza de España o hasta Gibraltar”, amenazó.

A raíz de la controversia generada por esta reunión en Madrid, el ministerio de Relaciones Exteriores de Perú informó este domingo en un comunicado que ha solicitado “información oficial” a su Embajada en España y aseguró que actuará bajo el principio de transparencia y dará cuenta de lo sucedido.

Por su parte, la primera ministra de Perú, Mirtha Vásquez, ha dicho que las supuestas declaraciones de Alva suponen “un asunto muy delicado”, si bien ha destacado que “hay varias versiones” de lo sucedido y ha apostado por “ser cautelosos” e investigar el incidente.

“Consideramos que es un asunto muy delicado, porque estamos hablando sobre la presidenta de, nada menos, un poder del Estado que estaría generando declaraciones en contra de una democracia”, ha resaltado la primera ministra en unas declaraciones concedidas a la cadena Canal N.

Así, Vásquez ha confirmado que se ha pedido “información oficial por intermedio de la Cancillería”.