Un diputado del PSOE deja a otro de Vox con esta cara en apenas unos segundos

"Llámenla mejor Agenda 1950".

La energía sigue estando a la orden del día en el Congreso de los Diputados, sobre todo porque es una cuestión que atañe, de lleno, al ciudadano de a pie, que ha visto multiplicada su factura de la luz en los últimos meses.

Algunos mandatarios apuestan por las energías renovables, como el actual Gobierno, y otros prefieren tomar el sendero de la nuclear, como Vox. Y aquí llega el debate y las diferencias entre los partidos, como ha ocurrido esta tarde en el Congreso, donde la tensión ha ido en aumento.

José María Figaredo, parlamentario por el grupo Vox y uno de los diputados más jóvenes del hemiciclo, ha empleado su turno de palabra para comentar las ventajas de la energía nuclear. También ha señalado que “Vox está estudiando la construcción de dos centrales nucleares de nuevo ciclo donde antes había solo una”.

En respuesta a la intervención de Figaredo, Germán Renau, diputado por el PSOE, ha comenzado su discurso diciendo que, aunque no le gusta “perder el tiempo con Vox”, ve preciso rebatir algunos de los aspectos señalados por su opositor.

De esta forma, Renau ha continuado el hilo de la conversación sobre renovables y energía nuclear y ha asegurado a Figaredo que, en el caso de las primeras, aquellas que se obtienen con recursos naturales, “el megavatio/hora cuesta menos de 30 euros y no se tarda 20 años en construir las centrales”.

El segundo detalle al que ha querido hacer referencia el parlamentario del PSOE es a la Agencia 2030 del Gobierno, ya que Vox ha creado la suya propia, a la que ha llamado Agenda España, y aquí ha venido el ‘bombazo’ que ha provocado este gesto de Figaredo: “Cámbienle el nombre, llámenla Agenda 1950, porque es donde nos quieren llevar con ella”.

Congreso

Una sesión en el Congreso atípica