BLOGS
30/04/2018 07:35 CEST | Actualizado 30/04/2018 07:35 CEST

¿Cómo elegir un buen psicólogo?

Wokandapix

En el siglo XXI cada vez es más común en nuestra sociedad el decidir acudirá un profesional de la salud mental para que nos ayude a gestionar situaciones de nuestra vida que no sabemos cómo afrontar.

Parece que por fin está cambiando la vieja concepción de que al psicólogo solamente van las personas con enfermedades mentales y por fin, nos animamos a pedir ayuda para aprender a gestionar nuestros estados emocionales.

Aún así, la decisión no es nada fácil de tomar. Solamente los valientes consiguen dar el paso final y pedir cita en un psicólogo.

¿Cómo elegir un buen profesional?

La pena es que muchas veces, ante el desconocimiento general de la psicología, optamos por perfiles profesionales que no llevan a cabo las terapias validadas para nuestros problemas.

Es un auténtico drama que una persona tome la decisión de acudir a una consulta psicológica y no reciba la ayuda que se merece.

Llevo años ejerciendo como psicólogo en Madrid, y cada día, llegan a mi consulta más pacientes con problemáticas que tienen un tratamiento validado, pero a pesar de haber pasado por varios profesionales, descubro, aún con sorpresa, que no les han enseñado las técnicas que han demostrado ser eficaces para gestionar sus problemas.

Por ello quiero elaborar una pequeña guía para aquellas personas que estén pensando en pedir ayuda con el fin de ahorrarles tiempo, sufrimiento y dinero.

  1. Huye de las promesas imposibles. No te engañes, un proceso terapéutico requiere de esfuerzo. Se trata de algo en lo que tenemos que participar activamente para ir cambiando nuestras reacciones emocionales. Por ello, desconfía de aquellos enfoques que hablan de cambios mágicos sin hacer esfuerzos.
  2. Busca enfoques con validez científica. Al igual que en la medicina, la psicología realiza estudios controlados para evaluar la eficacia de las técnicas que utiliza. Por ello, es recomendable si quieres resolver las dificultades que asoman tu vida, que busques a alguien con formación en terapias validadas científicamente.
  3. Busca un profesional con acreditación sanitaria para poder ejercer. Es obligatorio por ley para los psicológicos tener una formación especifica en psicología clínica para estar acreditados para ejercer. Pero otros profesionales que realizan "terapias" sin ni siquiera poseer el título de psicólogo, no están regulados ni por sanidad ni por ningún colegio oficial. Nuestra salud mental es muy importante, por ello, tenemos que ponerla en las mejores manos. Así nos ahorraremos disgustos.
  4. Huye de profesionales que te digan lo que tienes que hacer. El papel del psicólogo es empoderarte. Es decir, enseñarte las técnicas necesarias para manejar estados emocionales para hacerte más libre. Nunca jamás deberían decirte lo que tienes que hacer. Las elecciones que hagas en tu vida deben ser cosa tuya.
  5. Elige a alguien con el que conectes y estés cómodo. Un proceso terapéutico requiere que te abras emocionalmente al terapeuta. Por ello, es muy recomendable que tengas una buena alianza terapéutica con el profesional. Que confíes en él. No podemos conectar con todo el mundo, por ello mi consejo es que elijas un profesional con el que estés cómodo.

Si sigues estos cinco pasos, la probabilidad de que des con alguien que realmente te ayude y promocione un cambio significativo en tu vida se incrementan. No obstante, siempre nos puede pasar que no encontremos al profesional adecuado a la primera, pero no desistas. Hay psicólogos buenísimos ejerciendo.

Como recomendación final, animarte a que si no estás a gusto con algún aspecto de tu vida, des el paso y pidas ayuda a un buen psicólogo. Puede suponer un cambio radical en tu vida.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA ENDESA