BLOGS
17/04/2014 09:42 CEST | Actualizado 16/06/2014 11:12 CEST

¿Es útil la mamografía que te haces todos los años?

Hace unas semanas se publicó en el British Medical Journal un estudio de la Universidad de Toronto con un hallazgo que pone en duda el uso de la mamografía como una herramienta de prevención, y por lo tanto, su indicación no cumpliría con el objetivo de reducir la mortalidad del cáncer de mama.

Todos los años las mujeres van al ginecólogo, y generalmente se hacen su examen clínico, y el Pap, la prueba de Papanicolaou. Y tú, ¿te haces la mamografía todos los años?

Ahora hay ciertas dudas sobre su uso.

Hace unas semanas se publicó un estudio realmente importante , con un hallazgo que pone en duda el uso de la mamografía como una herramienta de prevención, y por lo tanto, su indicación no cumpliría con el objetivo de reducir la mortalidad del cáncer de mama. Sería otras de las revoluciones médicas que contradicen la práctica de tantas décadas, y realmente nos hace reflexionar. Esta muy bien que te preguntes: ¿es útil la mamografía que me hago todos los años?

El cáncer de mama es una enfermedad en la que ciertas células normales y sanas de este órgano se vuelven anormales y se multiplican sin control ni orden para formar un tumor maligno (cáncer). La forma más frecuente de cáncer de mama se origina en las células que recubren los conductos que llevan la leche hasta el pezón llamado cáncer ductal. Otras formas de cáncer de mama se originan en las glándulas que producen la leche (cáncer lobulillar) o en otras partes de este órgano.

El cáncer mamario es una enfermedad frecuente. Se estima que 1 de cada 9 mujeres desarrollará este tipo de cáncer durante algún momento de su vida.

Después del cáncer de piel, el cáncer de mama es el cáncer más frecuentemente diagnosticado. Este cáncer puede ocurrir en hombres y mujeres, pero es muchísimo más común en las mujeres. En la actualidad, se estima que el 90-95% de los casos de cáncer mamario son esporádicos, o sea, que no hay una alteración genética que se hereda, y el 5-10% restante de los casos son hereditarios.

Ciertos tipos de cáncer de mama necesitan estrógenos y progesterona para crecer, o sea, estas hormonas femeninas promueven su crecimiento. La mayoría de los casos de cáncer de mama tienen receptores hormonales positivos (contienen receptores para las hormonas estrógeno y/o progesterona). Cuando el cáncer de mama expresa los receptores hormonales tienen un mejor comportamiento, y por ende, un mejor pronóstico.

Los genes ESR1 (gen de estrógeno, localizado en el brazo largo (q) del cromosoma 6: 6q25.1) y PGR (gen de la progesterona, localizado en el brazo largo (q) del cromosoma 11: 11q22-q23) tienen la información para sintetizar sus receptores hormonales que están presentes en la mayoría de los casos de cáncer de mama. El tamoxifeno, un medicamento ampliamente utilizado como parte del tratamiento, bloquea los receptores de estrógenos en el cáncer de mama e impide su crecimiento.

Hay algunos factores que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama, como el género (más frecuente en mujeres), edad (el riesgo aumenta con la edad), antecedentes personales (si la paciente ha tenido cáncer en una mama, tiene un mayor riesgo de desarrollar cáncer en la otra), antecedentes familiares (si la madre, hermana o hija fue diagnosticada con este tipo de cáncer, especialmente a una edad temprana, el riesgo aumenta), genes (ciertas alteraciones genéticas aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama y se pueden transmitir de padres/madres a hijos/as. Las mutaciones genéticas más comunes ocurren en los genes BRCA1, el que tiene la actriz Angelina Jolie , y BRCA2), exposición a la radiación, obesidad (por la producción excesiva de estrógenos a partir del tejido adiposo), menstruación temprana, menopausia tardía, terapia hormonal postmenopáusica (estrógenos y progesterona) y alcohol.

Al ser un cáncer tan frecuente, desde hace varias décadas, y es un procedimiento estándar en la actualidad, las mujeres a partir de los 40 o 50 años dependiendo de sus antecedentes clínicos realizan una mamografía anualmente. Este procedimiento es la exploración radiológica de ambas glándulas mamarias. El objetivo de un método de tamizaje ("screening") como este, es reducir la mortalidad en la población general, a partir de un diagnóstico y tratamiento precoz con cirugía, quimioterapia y terapia hormonal como el tamoxifeno.

El reciente artículo publicado la semana pasada en la revista British Medical Journal realizado en Canadá por Miller AB y colaboradores realmente pone en duda el uso de la mamografía como método de tamizaje ("screening").

Este equipo analizó durante 25 años a casi 90.000 mujeres de 40-59 años en 6 provincias de Canadá (Nova Scotia, Quebec, Ontario, Manitoba, Alberta, and British Columbia), las cuales fueron divididas al azar en 2 grupos. Un grupo compuesto por 44.925 mujeres que se sometió a exámenes clínicos mamarios y mamografías, en el cual se diagnosticaron 3.250 casos de cáncer de mama, y fallecieron 500 mujeres por esta causa. El otro grupo de 44.910 mujeres solo se sometió a la realización del examen clínico mamario, en el cual se diagnosticaron 3.133 casos de cáncer de mama, y fallecieron 505 mujeres por esta causa.

Los resultados demostraron que la mortalidad en ambos grupos fue igual, algo que sorprendió y conmocionó al mundo en los últimas semanas. Este trabajo también demostró que una de cada 424 mujeres que estaba en el grupo de las mamografías fue sometida de manera innecesaria al tratamiento quirúrgico, farmacológico y hasta radiante.

Este hallazgo abre una discusión muy válida sobre la utilización de la mamografía. Es muy probable que en el futuro se realicen más estudios científicos sobre este tema. Pero, un aspecto muy positivo que no puede pasar inadvertido es que este estudio demuestra que el examen mamario realizado por una enfermera entrenada es muy eficaz, y eso no es un tema menor.

La Sociedad Norteamericana del Cáncer ("American Cancer Society") comunicó recientemente que conformó un equipo de expertos para analizar todos los estudios científicos sobre la utilización de la mamografía, incluyendo el canadiense, y presentará una recomendación formal sobre este tema durante el transcurso de este año. Me imagino que en Europa tomarán un enfoque similar.

Por el momento, aunque estos resultados son significativos, todo seguirá igual y no se suspenderá la utilización de esta práctica hasta nuevo aviso por parte de la comunidad científica.

Te recomiendo que consultes a tu médico al respecto, y que por ahora aunque sea doloroso e incómodo, sigas haciendo esta radiografía especial.

APRENDE A USAR TU DINERO