BLOGS
24/10/2018 07:15 CEST | Actualizado 24/10/2018 07:15 CEST

Autopsia diplomática

EFE
El príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman.

Mucho me temo que la cosa va a quedar en nada. Ahora, que con los pelos de punta y las tripas revueltas por los truculentos detalles que nos van contando gota a gota, clamamos por la justicia, por la ruptura de relaciones, por la libertad de expresión ante todo, no tenemos la cabeza clara para concluir que, a la vuelta de unos días, la vida seguirá igual. Con una persona menos; con otro periodista silenciado. Pero igual.

Los que a regañadientes han reconocido que está muy mal lo que se ha hecho con este pobre hombre (sin mencionar la palabra asesinato), los que han pedido tibiamente una investigación (ONU incluida), y hasta los que han detenido a un puñado de actores secundarios de la horrible película, marearán unos días más los papeles y luego, aquí paz y después gloria, como se suele decir.

Y si se encuentran despedazado al infortunado Jamal Khashoggi, nos contarán que es el resultado de la autopsia que gratuitamente le hicieron para ahorrar trabajo a los turcos. Eso sí, una autopsia muy diplomática. Lo de menos es que el muerto estuviera vivo durante la disección, y que sonara una alegre música para tapar el siniestro ruido de la sierra que al parecer usaron en la faena.

Pienso en el periodista Jamal Khashoggi y en si su sacrificio puede quedar impune. Si ha sido inútil.

Tampoco importa mucho que fuera en un consulado de un país extranjero, aunque igual si lo hubieran pensado un poco, si no se hubieran creído absolutamente a salvo (que es lo que da el dinero, la sensación de invencibilidad), lo hubieran hecho con más cuidado. Aunque el resultado fuera el mismo. Un periodista menos, una voz silenciada.

Y hablando de voces, no he escuchado ninguna, NINGUNA, que se haya planteado la ruptura de relaciones con Arabia Saudí. Que sí, que vamos a investigar, que si se demuestra, habría que imponer sanciones, que no está clara la relación del príncipe heredero, que igual fue cosa de un descerebrado al que se le fueron la mano y la sierra...

Pero no por eso vamos a dejar de ser amigos, que luego nos sube la gasolina o se nos van al cuerno sustanciosos contratos para vender armas, hacer barcos, o trenes, o carreteras, o nos quedamos sin los petrodólares precisos que traen los jeques a Marbella para que este asqueroso mundo siga adelante. Y sí, estoy pensando en los miles de hogares que viven gracias a ello, y en los puestos de trabajo que pueden desaparecer. Pero también pienso en el periodista Jamal Khashoggi y en si su sacrificio puede quedar impune. Si ha sido inútil.

Nada que no se pueda solucionar con un tironcito de orejas, un par de desgraciados en la cárcel, un sustancioso contrato o una rebajita en el barril de petróleo...

Y no sé si quiero vivir en este mundo de muerte donde las autopsias, por ser diplomáticas, pierden el tinte de siniestralidad y se convierten en cosas que pasan en la vida. Circunstancias, y nada que no se pueda solucionar con un tironcito de orejas, un par de desgraciados en la cárcel (si no ahorcados, que en Arabia tienen la cuerda muy larga y la pena de muerte goza de buena salud), un sustancioso contrato y hasta puede que una rebajita en el barril de petróleo, por las molestias causadas.

Mientras, seguimos aceptando pulpo como animal de compañía y relaciones diplomáticas intocables con Arabia Saudí.

Este post se publicó originalmente en el blog de la autora.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs